Alci Acosta: “mi padre soñaba con que yo fuera futbolista”

978

Luciano Acosta guardaba la esperanza de salir de la pobreza a través de la práctica del fútbol de uno de sus dos hijos: Alfredo o Alci.

Por: Francisco Figueroa Turcios

Alci Acosta

Alci Acosta, pasión por el Junior

Luciano Acosta compartía el tiempo entre fabricar tacones para zapatos de mujer, y la dirigencia deportiva. Su pasión era el fútbol.  Sus dos hijos, Alfredo y Alcibiades (Alci), lo ayudaban a la labor de fabricar tacones para zapatos.

“Mi hermano Alfredo y yo teníamos que ayudar a mi padre a hacer los tacones. Luciano salía a Barranquilla a las 4 de la tarde con su saquito de tacones al barrio San José, se los vendía a un señor que se llamaba Fermín Candanoza. Regresaba como tipo 7 de la noche y nos traía la comida, éramos cinco, esa vaina fue dura”, recuerda Alci Acosta.

Pese a la pobreza en que vivía, de lo que se ganaba de la venta de los tacones para zapatos de mujer, el padre de los Acosta ahorró dinero para cumplir el sueño de tener su propio club de fútbol. Lo llamó Ricaurte y tenía dos categorías: infantil y pre-juvenil. Guardaba la esperanza de que el fútbol fuera el vehículo para salir de la pobreza, por  lo que motivaba a Alfredo y a Alci a practicar este deporte.

Alci Acosta

Alci Acosta y  Francisco Figueroa Turcios

“Antes el fútbol se jugaba con dos defensas, tres mediocampistas y cinco delanteros. Siempre me gustó jugar de mediocampista creativo. La verdad, el fútbol no era mi pasión, sino la música, lo practicaba para no defraudar a mi padre, que se desvivía por este deporte”, confiesa Alci Acosta.

Luciano, padre de Alci Acosta, tenía una gran visión sobre el proyecto del fútbol. “Mi papá nos llevaba a Barranquilla a jugar contra equipos tradicionales como el Scotland y el Nariño”, acota Alci.

Si Alci Acosta hubiera escogido como profesión el fútbol,  los problemas de respiración lo hubieran marginado de la práctica de este deporte.  “Desde pequeño tuve problemas de respiración por lo que solo alcanzaba jugar medio tiempo”, reconoce el cantante Alci Acosta.

Los domingos, cuando Junior jugaba en el estadio Romelio Martínez, Luciano llevaba a sus hijos para motivarlos  su pasión por el fútbol y por el club barranquillero.”Yo vi jugar a Heleno De Freitas, Rigoberto ‘Memuerde’ García  y Lancaster de León, que influenciaron mi pasión por el Junior”, señala el soledeño Alci Acosta.

Sobre la actual situación de Junior, Alci Acosta tiene su reflexión: “Deplorable el nivel futbolístico del Junior. Luego que de ver a jugar tantas estrellas en el Junior, hoy al club llegan futbolistas de un nivel muy pobre. Junior debe copiar el modelo del club Atlético Nacional, que es orgullo para todos los colombianos por sus actuaciones a nivel internacional”, reseña Alci Acosta, cuyo libreto no era ser futbolista, sino un gran cantante de boleros.

Y el escritor de ese nuevo libreto no es otro que el hoy desaparecido compositor barranquillero Cristobal Sanjuán. Bolerista de una lírica sensual y sencilla. Todos los boleros que el inmortal bolerista barranquillero puso en la voz del joven Alci Acosta, fueron de inmediato éxito regional y nacional. Después ya el cantante soledeño, quien había comenzado de crooner en la orquesta del también soledeño Francisco ‘Pacho’ Galán Blanco, se fue solo por el sendero sonriente de su vida triunfal como cantante, con lo cual pudo cumplirle a su padre que él sería el primero en convertirse “en el goleador de la casa”. Claro que no le explicó al viejo Luciano no sería con los guayos, sino con los micrófonos y el piano.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados