Paloma Valencia: pura ‘sangre azul’

2148

Nació en Popayán, Cauca, es hija de Ignacio Valencia López y Dorotea Laserna.

Por: Efraín Peñate Rodríguez

Paloma Valencia

Paloma Valencia

Es nieta de Guillermo León Valencia, presidente de Colombia entre los años 1962 y 1966, y de Mario Laserna Pinzón fundador de la Universidad de los Andes. Además, prima del exministro del Interior, Aurelio Iragorri Valencia. Está casada con Tomás  Rodríguez  Barraquer.

Paloma Valencia, a través de su cuenta en la red social  propuso un referendo para dividir el departamento del Cauca en dos partes, una para los mestizos y otra para los indígenas. La senadora defendió su propuesta invocando la posibilidad que da la constitución de 1991 para crear entidades territoriales indígenas. De igual modo en sus mensajes puso como ejemplo el caso de Antioquia, que en su momento dio espacio a la creación del departamento de Caldas.

De Paloma Valencia se pone en evidencia en escritos que como  analista y columnista de importantes medios de comunicación en Colombia,  obtuvo una gran influencia dentro de la opinión pública nacional, dadas sus posturas críticas frente al gobierno de Juan Manuel Santos, y ya que ha sido amiga cercana deÁlvaro Uribe Vélez, éste le propuso hacer parte de su lista cerrada al Senado para las pasadas Elecciones Legislativas 2014 por el Centro Democrático ocupando el tercer renglón en dicha lista, consiguiendo su Curul de  Senadora de la República para el período 2014-2018.

498993_1Paloma Valencia ya dentro del Centro Democrático  se ha opuesto a varias iniciativas lideradas por el Gobierno Santos, como la Eliminación de la reelección presidencial, el Acto Legislativo para la Paz, y la reducción al 15% del umbral para el Plebiscito por la Paz. También ha sido una férrea opositora al proceso de paz  adelantado con la  guerrilla de las Farc  y al manejo de la economía que ha desarrollado el Gobierno Santos.

En sus intervenciones publicas apela a un estilo encendido, casi “Gaitanista”, que riñe con el fundamento de su nombre: «Paloma». Es el verbo agresivo, con la explosión de la contienda política como opositora del actual Gobierno.

La tierra caucana ofrece el visible contraste de ser en su mismo territorio albergue para potentados núcleos familiares, como el que Paloma Valencia representa, en contraste con la deplorable miseria de los Indios Tsiripus, escasos aborígenes sobrevivientes, en vista  de la eliminación de  nativos que habitaron la región, hasta cuando llegó Sebastian de Belalcázar y sus secuaces a eliminar Paeces, Guambianos, Aviramas, Totoroes, Polindaras, Paniquitaes, Coconucos, Patías, Bojoles, Chapanchicas, Sindaguas, Timbas, Jamundíes y Cholos.

Nutridos grupos de los sobrevivientes Tsiripus obligados a una vida nómada en plena selva, acampan en sitios donde no pueden encender fuego para preparar alimentos, pues el humo los delata a los criminales “raspachines”  de coca y apelan por tanto a una vida tarzanesca, posándose en las ramas de árboles donde solo alcanzan a comer mango (Biche o  Maduro). Nada que contenga proteína.

Como se puede presumir, nada apuesta a que sea Paloma la redentora de esta situación de miseria entre la población mayoritariamente aborigen y mestiza, pues su vocería esta encaminada íntegramente a plegarse a las orientaciones del jefe político de su movimiento, Alvaro Úribe Vélez.

 Paloma Valencia aplica notoria vehemencia y  ardor en sus participaciones dentro del congreso o  donde quiera que  deba exponer su criterio.

Compartir.

Acerca del Autor

Tu Cháchara

Los comentarios están cerrados