“Envejecer con dignidad” un mito que discrimina

1061
Se ha hecho parte del paisaje segregar a quien llega a la tercera edad.

Por Soledad Leal 

Yo, que no soy feminista, y me fastidio con los discursos feministas, me pregunto ¿por qué todos estos movimientos tan escandalosos se quedan callados ante el “matoneo” horrible que se hace en las redes contra mujeres como Cher, Madonna, Amparo Grisales?, y muchas otras que no “envejecen dignamente”.

No hay nada digno en ponerse viejo. El cuerpo duele, la cabeza anda más rápido que las piernas, no se puede trasnochar impunemente, y se añoran las energías de antaño. Todo lo que uno se inventa para excusar todas esas vainas, es puro cuento, Claro, que es muy <<Jarto>> sentir que el cuerpo se deteriora y que a uno le duelen músculos que antes no sabía que existían.

Apoyo irrestrictamente a Cher a sus 72 años, a Amparo con sus 60 y algo, a Madonna, y a toda las que me muestren que han sido capaces de ganarle la batalla a esa vejez que obliga a bajarse de los tacones y a sentarse después de cada pieza de baile. Si tienen la plata, el tiempo, las cirugías, y la disciplina para lograr verse y actuar como si fueran jovencitas, ¡no le veo ningún problema!

¿Dónde andan las mismas críticas a Donald Trump, su joven Melanie y su ridículo copete? ¿O a Woody Allen, el incestuoso Director de Cine? ¿O al Nobel Salman Rushdie?, quien lleva 3 matrimonios con verdaderas pollitas, Y salen tranquilamente con sus panzas arrugadas en cualquier playa del mundo al lado de sus fabulosas Barbies, y no hay escándalo alguno. ¿Dónde están las feministas? El diablo me tienta a decir que escondidas, envidiando a las fabulosas Barbies….

¡Porque lo que molesta de Cher y su desnudez, es que se ve fabulosa! Lo que molesta de nuestra Amparo es su desfachatez, y lo que molesta de Madonna es su reafirmación de que sigue vigente a pesar de….

No entiendo cuál es la bulla de desnudarse a los 60, 70, 80 o el día que se muera. Si el argumento es “la dignidad” lo que estamos escondiendo en el lenguaje es el miedo a mirarnos las arrugas, la celulitis, las carencias, y las nostalgias. Porque hay que tener mucha dignidad y entereza para aceptarse con un cuerpo diferente al que tuvimos más de la mitad de nuestra vida y aun así poder exhibirlo sin complejos. A mí que me digan quién escribió esas reglas de ¡“cómo envejecer dignamente”!

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados