Se fue Tin, el Gran Martin Elías

1853

Tuvo su sueño, quería ser como su padre, pero con un sello propio, y en su efímero caminar en el folclor logró muchas cosas, principalmente conquistó a su generación.

Por Estela Monterrosa

22homenaje_a_martin_elias_parque_de_la_leyenda_vallenata_41

Todos de amarillo en la plaza Alfonso López de Valledupar, rindiendo el último homenaje a Martin Elías. Foto Julio Castaño de El Universal.

Hoy domingo 16 de abril  en la Plaza Alfonso López de Valledupar como las Mariposas amarillas de Mauricio Babilonia, los seguidores del Gran Martín Elías Díaz Maestre se posaron en la plaza, para rendir el último homenaje al joven cantante, heredero de una dinastía talentosa del rico folclor vallenato. Su temprana muerte en el universo mágico del Caribe colombiano ha unido corazones y sentimientos, y los seguidores y amantes de esta maravillosa música vernácula como es el vallenato, han expresado de forma muy diciente el dolor que sienten ante la prematura partida de su ídolo musical.

IMG_20170414_201556

Martin Elías y su familia. Su esposa Dayana Jaimes, su hija Paula y Martín Elías Jr. Foto tomada de Instagram.

Y es que seguidores o no del Gran Martín Elías, es imposible no acongojarse y sentir tristeza y un inmenso e inexplicable dolor ante la partida hacia el cielo de la joven y brillante figura del canto vallenato del Macondo Garciamarquiano, donde cada estrofa cantada por Martin Elías llega hasta lo más profundo del corazón. Toda Colombia, esa que vibra con la paz en el alma, la que canta  las historias vallenatas, hoy rinde tributo y expresa de todas las formas, ese sentimiento mezcla de dolor y admiración ante la ida de su ídolo al mundo celestial y aquel que no es fanático y amante del vallenato, también lo siente, porque este fue un joven de esta generación que creía en la familia, en los valores y en la ayuda al prójimo.matin_elias

Por eso todos los cantantes y compositores vallenatos y músicos de la vieja estirpe, lo consideraban su hijo, y quizás como los habitantes de Macondo, pensaban que aquel era un mal sueño y esperaban verlo cuando se levantara de allí, pero no, en el realismo terrenal eso no iba a suceder, porque el cantor se ha ido. En el Parque de la Leyenda Vallenata, en la tarima Colacho Mendoza, uno a uno fueron pasando sus colegas cantantes y compositores, y unidos por el dolor, solidarios con el público y la familia del cantante, interpretaron con un profundo respeto y un enorme sentimiento, todas esas canciones que hicieron popular al Gran Martín Elías y otras que representaban la herencia musical que le dejó su padre.

martin elias

El cielo se confabuló con el homenaje y se coloreó también. Foto:Rubén Guzmán V

Allí en Valledupar llovió, salió el sol, el cielo se coloreó de naranja, luego de amarillo y el público no se movía, le cantaba y avivaba a su cantante, en las caras se veían expresiones de dolor y es que esta joven figura no sabía, no tenía la percepción de lo que significa para sus seguidores. Los homenajes en la radio, en las diferentes ciudades del país, en el exterior, en los conciertos, en los jugadores de fútbol, ha sido tan grande que no existen palabras para llegar a describirlo, se puede decir grandioso, o utilizar todos los grados superlativos, que no llegan a describir lo que hemos vivido y sentido desde el Jueves Santo en cuanto al sentimiento que produce este acontecimiento triste.

44homenaje_a_martin_elias_parque_de_la_leyenda_vallenata_39

Así como esta mujer del público que no pudo contener las lágrimas, así sucedía con los asistentes al homenaje. Foto: Julio Castaño.

No sabemos el por qué, ni el para qué Suceden estas tragedias, menos cuando el que parte hacia la eternidad era una persona llena de muchísimas cualidades, pero un propósito debe existir, y un legado debe continuar. Este es el folclor de nuestra tierra macondiana y eterna, la de las historias que hacen las mágicas canciones vallenatas, la de los juglares que componen en sus canciones nuestras historia de amores y desengaños, de costumbres del campo, del día a día de nuestros pueblos, de la felicidad,  y del optimismo. Hoy ante la partida de esta nobel figura, las generaciones mayores y las nuevas generaciones, se unen para animarse una a otra y para fortalecer el género vallenato que ha quedado cojo ante la partida de uno de sus baluartes.homenaje_a_martin_elias_parque_de_la_leyenda_vallenata_42

Martín Elías  ya está en el  cielo, Y estoy segura que con Diomedes,  El Cacique, ya están cantando esas canciones hermosas que grabaron ambos  hace dos años. A veces el mundo es incomprensible porque suceden cosas como esta, y uno cree que es un sueño, pero no, es la pura realidad y como todos, el Gran Martín tuvo su sueño, pero  su sueño fue fugaz porque Dios lo necesitaba,  como nos necesita a todos en su momento.

Descanse en Paz y en los brazos del resucitado el joven cantor, y las Mariposas Amarillas del paisaje terrenal, te lleven el mensaje al paisaje celestial del amor y la admiración que aquí en la tierra te profesan tus admiradores, tus seguidores, tu familia y los colombianos.

Habrá Martin Elías para siempre, por su inmensa calidad musical y su alma buena.

img-20170416-wa0057

Dayana Jaimes, esposa de Martín Elías, llora frente al féretro. Foto: Jairo Cassiani tomada de Zona Cero.

Compartir.

Acerca del Autor

Estela Monterrosa

Educadora de pre-escolar, con vocación de periodista. Barranquillera y Chacharera, con grandes metas, educando una nueva generación. Móvil 3017319564

Los comentarios están cerrados