Muy concurrido el último adiós a Alfonso Acosta Bendek

1108

Los numerosos familiares, amigos, empleados de las distintas empresas que fundó y toda una legión de admiradores, incluidos veteranos políticos. 

Por Rafael Sarmiento Coley

En medio de las sinceras escenas de dolor de sus hijos, sobrinos, nietos y bisnietos, más toda una constelación de amigos y admiradores de todas las capas sociales de Barranquilla y Sitionuevo, su tierra natal, fue despedido este sábado en el cementerio Jardines de la Eternidad, el médico veterinario Alfonso Acosta Bendek, quien  falleció este viernes 7 de abril, Día de Barranquilla, a la edad de 91 años, y deja un admirable legado de obras y realizaciones.

2 Nasly, Alonso e Iveth - copia (2)

Nazli Dávila de Acosta, Alonso Acosta Osío y la periodista Iveth Salazar.

Casado con la distinguida dama barranquillera Eugenia Osío de Acosta Bendek (ya fallecida), tuvieron siete hijos: Guillermo, Juan José, Daniel, Alonso, Carmen, Luis Fernando y Miguel Ángel Acosta Osío.

En una eucaristía concelebrada, los tres sacerdotes hicieron amplios elogios de la vida y obra del consagrado jefe de familia y empresario. Reconocieron su generosidad, su bajo perfil, su inmodificable conducta de ayudar sin que nadie se enterara lo que hizo su mano derecha. La izquierda se quedaba ignorante de todo.

“Fue un abuelo especial”: Andrés Acosta Dávila

4 Andrés hijo de Alonso Acosta sepelio (1)

Andrés Acosta Dávila, nieto del desaparecido visionario de la ganadería y la educación en el campo de la salud, Alfonso Acosta Bendek, cuando pronunciaba sus emotivas palabras para despedir al abuelo inolvidable.

Del mismo modo lo destacó su nieto Andrés Acosta, uno de los primeros oradores durante el oficio religioso en la capilla de Jardines de La Eternidad. Destacó Andrés, hijo del excongresista y expresidente para América Latina del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Alfonso Acosta Osío y de su esposa Nazli Dávila, que su abuelo “fue un hombre que sabía distribuir el tiempo como el mejor de los relojeros, para atender sus múltiples tareas como incansable visionario de los negocios y la educación superior enfocada exclusivamente hacia la medicina y la investigación médica; y le quedaba tiempo para departir un rato con amigos, para darle afecto a sus hijos mediante continuas reuniones, y en especial, sentir el calor de sus nietos y bisnietos con quienes se reunía con  mucha frecuencia”.

3 Alfonso Acosta sepelio (3)

Los hijos del difunto Alfonso Acosta Bendek, Alonso y Luis Fernando y Carmen y su esposo José Lama, los sacerdotes que presidieron la liturgia, en uno de los minutos finales del último adios al inolvidable don Alfonso.

Según Andrés, quien sacó la vena política de su padre Alonso (exconcejal de Barranquilla y exrepresentante a la Cámara), Alonso Aocts Osío, y de su tío-abuelo, Gabriel Acosta Bendek, “lo que siempre llevaré en mi mente y en mi corazón son las sabias palabras que siempre nos repetía el querendón abuelo Alfonso: ‘Por muy grande que sea la discordia o el distanciamiento con un miembro de la familia, jamás permitas que personas ajenas al núcleo de nuestra sangre, intervenga, porque con toda seguridad no lo hará de buena fe, sino en busca de satisfacer sus oscuros interés personales”.

Agregó que “siempre nos inculcó la unión entre hermanos, primos y sobrinos. Que la familia sea una sola, primero es la familia, después los amigos”.

Y todo lo que predicaba lo practicaba. Era el hombre de los detalles, aún a su avanzada edad. Siempre estaba pendiente de los cumpleaños de todos los miembros de la familia. Era el ser más desprevenido. Cuando se presentaba alguna discordia entre hermanos por cualquier cosa nimia, él trataba de persuadirlos para que superaran ese conflicto “porque lo primero es la familia”.

5 Alfonso Acosta sepelio (2)

Alfonso Acosta Bendek, paz en su tumba.

Al sepelio en Jardines de la Eternidad este sábado acudieron numerosas personas de distintos sectores de la sociedad barranquillera. Estuvo el Gobernador del Atlántico Eduardo Verano De la Rosa, el dirigente del Partido Liberal en el Atlántico Antonio Vallejo, el exgobernador atlanticense José Antonio Segebre Berardinelli; los esposos Darío Tarud Jaar y Nadime Esper de Tarud, quienes han quedado al frente del Grupo Libertad (radio y prensa), tras el lamentable fallecimiento del inolvidable creador de ese emporio de las comunicaciones, don Roberto Esper Rebaje.

Definitivamente fue un nutrido y merecido homenaje a un verdadero visionario, creador de empresas que forjaron riqueza buena, sana, como la ganadería, que fue su pasión y su principal éxito, pero también descolló en el campo académico como vital y dinámico impulsor del Hospital Universitario Metropolintano, la Fundación Universidad Metropolitana, Arriendos del Norte y las agremiaciones seccionales y nacionales de la Lonja, a las cuales contribuyó con su experiencia, dinamismo y conocimiento, a darles categoría e importancia.

Nacido  en Sitionuevo, Magdalena, (municipio frente a Barranquilla a orillas del Río Magdalena), Alfonso Acosta Bendek desde muy joven, luego de culminar sus estudios de medicina veterinaria, empezó a descollar con sorprendente éxito en numerosos frentes de trabajo. Fue ganadero desde joven. Fue el creador y primer director de la Fundación Hospital Universitario Metropolitano;  Fundación Acosta Bendek, Universidad Metropolitana; Arriendos del Norte; Corporación Colegio Inmobiliario de Barranquilla; Asociación Nacional de Lonjas (Asolonja), y durante varios años fue miembro de la junta directiva de la Cooperativa Industrial Lechera de la Costa (Coolechera).

Alfonso Acosta Bendek era miembro de una distinguida familia que mucho le ha aportado a Barranquilla, al Atlántico, a la Costa Caribe y al país. Su hermano Gabriel Acosta Bendek, ya fallecido, fue un prestante ganadero costeño y consagrado político conservador, por varios años miembro del Senado de la República.

Su otro hermano, Jacobo Acosta Bendek, fue uno de los más influyentes directores de la Corporación Eléctrica de la Costa Caribe (Corelca), entidad que él convirtió en el principal motor para impulsar el desarrollo regional, pues lideró, enormes proyectos de beneficio regional. Durante su gestión, Corelca se convirtió en la empresa modelo del Caribe colombiano y punto de encuentro regional, tarea que prosiguió con magníficos resultados su sucesor, Álvaro Osorio Carbonell.

Su hermano Eduardo Acosta Bendek, fue por muchos años el eficiente director científico del Hospital Metropolitano y de la Universidad Metropolitana. Fue un médico científico que descubrió el mosquito que se reproducía en la ciénaga de la Virgen en inmediaciones de Cartagena. Este anofeles, al picar a los pescadores o moradores cercanos a aquel cuerpo de agua, producía una hernia testicular en los hombres. Dicha hernia producía un crecimiento exagerado de los testículos, por lo cual a quienes padecía esta enfermedad les decían ´potrosos´.

Los descubrimientos de Eduardo Acosta Bendek condujeron a alertar a las autoridades sanitarias nacionales, que llevaron a cabo una drástica y continua fumigación que permitió erradicar el mosquito causante de dicho mal.

Siempre un 7

Alfonso Acosta Bendek estaba signado por el número 7. Nació el 7 del mes 7 de 1927. Murió el 7 de abril. Tuvo 7 hijos.

El excongresista y actual Presidente para América Latina del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Alonso Acosta Osío, uno de los hijos menores del fallecido Alfonso Acosta Bendek, recordó a su padre como “un hombre bondadoso y muy afable con todo el mundo. Siempre fue un adicto al trabajo. Con impresionante energía se desempeñaba con admirable maestría en todos los frentes que debía atender. Le gustaba afrontar retos. Y siempre salía de ellos bien librados”.

Luis Fernando Acosta Osío, también uno de los hijos menores, aseguró, en medio de su profundo dolor, que don Alfonso Acosta Bendek “fue un padre amoroso, que nos enseñó principios y deberes, y la responsabilidad para desempeñarnos en cualquier frente laboral”. Paz en su tumba, y valor y temple para sus familiares.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados