Los smartphones gama alta, en vía de extinción

768

Están llegando a un punto de estandarización, haciendo que el único aspecto a tener en cuenta sea el precio. 

Por Gabriel Moncada Figueroa

Hace no muchos años en esta galaxia los computadores estaban compitiendo por ser el preferido entre sus clientes. Entre los aspectos que influían, y aún lo siguen haciendo, estaban las características técnicas de potencia. Sin embargo, ese aspecto cambió, ahora se han segmentado en la era pos PC con los de máxima potencia y los que son más fáciles de portar.

Hoy en día hay un factor clave adicional, que es el diseño del hardware y el software que está influenciando realmente la opción de compra como nunca antes se había visto. Este fenómeno tiene sus causas: la diferenciación en su apartado técnico, en el que solo es realmente considerado para aquellos profesionales que por cuestiones de tiempo necesitan que sus procesos sean lo más rápidos posibles, y para aquellos viajeros o ejecutivos que se pasan en constante movilidad con su portátil, puesto que entre menos peso, mucho mejor. Por ello la mayoría de clientes que no se detienen a analizar este tipo de requisitos, se inclinan a observar la estética del producto, porque como ya lo he hablado en otros artículos los dispositivos se han convertido en un accesorio más que debes llevar a la moda.

Y así mismo está pasando con los smartphones. La diferencia que hay entre un celular sacado este año con uno del 2012 es abismal, pero no tanto con uno del 2014 y eso se debe a que los procesadores están llegando a su límite, debido al tamaño en el que son construidos y a la electrónica que se maneja en su interior. Es por ello que la estrategia que han hecho para que tengamos casi por obligación que actualizar nuestros smartphones está en el software, diseño y en la capacidad de almacenamiento. Si queremos que nuestras aplicaciones corran perfectamente e integren todas las funcionalidades, es necesario tener el último software y para almacenar estas aplicaciones que cada día son más pesadas que por su potencia se necesita mayor capacidad de almacenamiento.

Con todo esto, el reto más grande sin duda será diferenciarse porque no podrán justificar cobrar más del doble, con características que no sobrepasan por mucho a las gamas inferiores, así que todo girará en torno al ecosistema creado, como bien lo ha sabido hacer Apple, Google y que aún falta que lo mejore Samsung. Para que el celular se convierta en el mando universal que tanto esperamos.

El que más tiene potencial de lograrlo sin lugar a dudas es Google, porque su software está implementado en casi todos los smartphones del mundo y es compatible con los iPhone, a su vez posee productos propios como el Google Pixel, el Chromecast, Google Assistant y muchos otros, que se implementan fácilmente en los dispositivos que usamos.

Así que la tendencia será la siguiente: smartphones más bonitos con un mejor aprovechamiento de los marcos, como lo ha hecho el Xiami Mi Mix, Galaxy S8 y el LG G6, nuevas funcionalidades en las cámaras y un software más sólido y con atractivos únicos para fidelizar a los clientes. Aunque han hecho un esfuerzo importante en complementar la experiencia con relojes y cascos para realidad aumentada, sabemos que aún no están del todo maduros para que sean un factor clave de diferenciación.

Compartir.

Acerca del Autor

Gabriel Moncada Figueroa

Freelance Ingeniero Industrial trabajando con @lachacharaco. Apasionado por el Marketing y el mejoramiento de las empresas. Twitter: G9MF

Los comentarios están cerrados