La Salsa no puede morir

2205

Crónica desde Puerto Rico, una de las capitales mundiales del género y donde también nació su mayor amenaza: el reguetón.

Por YK Jesurum

Soy barranquillera, nacida y criada en el barrio Recreo, hija de un melómano salsero, quien me inculcó el amor y el disfrute por este género nacido a finales de los 60’s y que lleva este nombre por la mezcla de ingredientes que lo componen: son cubano, música caribeña, jazz, entre otros ritmos.

Algunos artistas de la talla de Tito Puente aseguran que lo que hoy llamamos Salsa se viene tocando desde los años 30 a través de la música cubana, el mambo, chachachá, guaguancó, guaracha. Lo cierto es que la influencia de los puertorriqueños en New York, escenario global de la música latina, hizo dar un giro a estas tradiciones, otorgándoles un sello que hasta hoy es la voz latente del Caribe para el mundo: la Salsa.

Parece descabellado pensar en algo parecido a la muerte de un género que nos identificó incluso en la Gran Manzana a lo largo del siglo XX, pero así como en la actualidad no hay muchas orquestas dedicadas a interpretar los sonidos que dieron origen a la Salsa, puede suceder que en unos años, si no se pasa de modo responsable la tradición salsera a nuevas generaciones, ésta sucumba y se aloje en el más bello de los recuerdos, inmortalizada en mil canciones, pero sin producciones nuevas que la trasciendan en los años venideros.

Puerto Rico – Día Nacional de la Salsa – Marzo de 2017

Por sorpresas de la vida y solicitud de uno de mis clientes (El Rey de Roa), me encontré viajando a Puerto Rico para asistir y colaborar en el cubrimiento del evento más importante de salsa en la bella isla, “El Día Nacional de la Salsa”, el cual ha reunido por décadas a los mejores exponentes del género a nivel mundial, empezando por los nacidos en Borinquen, tierra del edén que irradia cultura musical en cada esquina.

No fue hasta llegar ahí y respirar ese aroma que pude experimentar en carne propia la preocupación y el compromiso por su conservación, y es que esto fue lo que más pude palpar a mi llegada: pude vivir que no es solo un género musical, es toda una cultura para reconocer, comunicar y amar.

Hablo de cultura de la salsa, y esto lo puede saber aquel que disfruta un pregón, una clave, la melodía de un son cubano, aquel que sus pies lo guían a manifestar y a vivir el espíritu natural que además llevamos en nuestros genes y que identifica a los latinos, a los que saben mucho de historia sobre esta música y al bailador que se enfrenta con su llana verdad en una pista donde el protagonista es él mismo, su pareja y la melodía que lo impulsa a disfrutar. Esto que nosotros vivimos así, lo presencié en los rincones de la ‘Isla del encanto’; en el hablar popular, en los hábitos de vida, en la gastronomía, en la forma de moverse, de ser. Lo que vive el trojero, el bordillero, el coleccionista, el picotero, se vive sin más ni menos las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana.

Podría resumirlo en una frase: La salsa está en el aire. Basta con comerse un mofongo, un arroz con habichuelas, la variedad de mariscos y pescados que proporciona la geografía de la isla, tomarse un “Mavi” o unas Medallas en cualquier chinchorro (bares tradicionales de los pueblos, abiertos todos los días de la semana), caminar por El viejo San Juan o tropezarse con la amabilidad natural de cualquier lugareño, para saber de qué estoy hablando.

Grandes músicos juegan a tocar en el chinchorro Brisas del Plata, como quien no quiere la cosa.

Grandes músicos juegan a tocar en el chinchorro Brisas del Plata, como quien no quiere la cosa.

A través del esfuerzo de muchos jóvenes y adultos, pude percibir una gran necesidad de legitimar la importancia de la Salsa en nuestros tiempos, así como la tuvo en el de los grandes: Héctor Lavoe, Celia Cruz, Ismael Rivera, Willie Colón, Frankie Ruiz, Cheo Feliciano y muchos más.

“El reguetón ha hecho mucho daño”

Fue una frase que me impactó y que se la escuché a grandes músicos y reconocidos conocedores de la música de Puerto Rico. Lo paradójico es que en ese mismo nido donde nació la Salsa está el germen del reguetón. Muy a pesar del respeto por los géneros y los gustos personales, en Puerto Rico hay una lucha de supervivencia ante lo emergente en temas musicales, lo cual parece ser una piedra de tropiezo para el paso limpio de la Salsa a nuevas generaciones.

Rueda de Prensa – San Juan de Puerto Rico

La z93 es la emisora que organiza el “Día Nacional de la Salsa”, dirigido por el conocido Búho Loco, quien hace parte de la nómina de la estación radial desde 1981 y quien recibe su apodo por ser inicialmente un locutor nocturno. Él organizó como actividad previa al gran evento una rueda de prensa para los periodistas nacionales e internacionales interesados en cubrirlo.

Por mi parte, y valorando la trascendencia del evento, me impactó que no encontré entre los asistentes ningún medio grande o conocido, eran periodistas de medios online, portales privados de salsas, clubes y algunos medios escritos; no quiero con esto quitar la importancia de todos los colegas que con gran esfuerzo estaban ahí para dar a conocer en sus países tremendo espectáculo. Solo que para ser el Día Nacional de la Salsa, se echó en falta el cubrimiento de la prensa nacional. Entre los artistas invitados se encontraban Andy Montañez, Don Perigñón, Carlos de Castro, Orquesta Macabeo, Víctor Rivera, Luisito Carrión, todos ellos invitados para el Día nacional de la Salsa.

Una rueda de prensa a todo lujo, con grandes exponentes de la Salsa.

Una rueda de prensa a todo lujo, con grandes exponentes de la Salsa.

La Salsa como otros géneros está en tiempos de guerra, los periodistas alzaron sus micrófonos para manifestar el poco apoyo que según ellos se les está dando a los nuevos artistas; sin embargo, dentro de la nómina había dos exponentes jóvenes con propuestas magnificas y de gran calidad como lo es la orquesta Macabeo, que desde su style hasta la propuesta musical refresca la escena mundial de la Salsa; así también Carlos de Castro, músico graduado de la universidad de Puerto Rico, con experiencia desde los seis años y que hoy tiene en su haber como solista tres producciones de gran calidad.

En tiempos difíciles los pequeños pasos suelen ser invisibles para los inconformes, escuché decir.

Entrevistas y experiencias con Salseros en la Isla

Durante mi estadía pude apreciar la presentación de grandes artistas, estuve viendo en vivo a la Sonora Ponceña, quien despertó toda clase de recuerdos, me impresionó ver la osadía de su director, Papo Luca, cofundador junto a su padre, el gran Quique Luca Caraballo, considerado por Rubén Blades el mejor pianista del mundo y que en su experiencia musical tiene colaboraciones con artistas como Willie Colon, Bobby Valentín, Celia Cruz, Johnny Pacheco, Gloria Estefan, entre otros. Con la serenidad de la experiencia, Papo Luca hizo gozar y bailar junto a su orquesta al público del lugar, para mí eso sonaba igualito al CD.

También tuve la oportunidad de ver a Herman Olivera, ex-vocalista de la Fania, acompañado de un joven músico, Carlos Oscar Cepero, un trombonista majestuoso que conocí en la inauguración del Museo de la Salsa, iniciativa del mayor coleccionista de Puerto Rico: Robert Padilla, el mismo que ha invertido su vida y recursos para proporcionarle al mundo un lugar emblemático con los recuerdos inmortales de la Salsa.

La sorpresa de la noche fue cuando Fredy Rivera, bajista del Gran Combo, se montó en tarima sin previo aviso para acompañar a la orquesta.

Una escena más joven se vivió en el Latin Root, (Discoteca en San Juan de Puerto Rico) en donde artistas como Manolito Rodríguez, ex vocalista de la Sonora Ponceña y que con tan solo 30 años lidera su propio proyecto musical, tocando el timbal y cantando a la vez; a quien también tuve la oportunidad de ver en entrevista por Omar Chía, fundador del Club de la Salsa Internacional, fiel amigo de la defensa, conocedor, amante y comprometido con la larga vida que un verdadero salsero sueña para el género. Lleva 15 años cubriendo el Día nacional de la Salsa en Puerto Rico, ha entrevistado a los grandes, quienes reconociendo su amor y labor periodística acceden a pasar un tiempo entre amigos como él mágicamente les llama.

También se presentó Juan José Hernández, compositor del éxito interpretado por el Gran Combo de Puerto Rico, ‘Arroz con habichuelas’, ganador de Grammy – Tropical Field – Best Salsa Álbum, y compositor también de ‘El conteo regresivo’, del tan aclamando Gilberto Santa Rosa.

Willito Otero, Juan Valdez, Michelle Brava, entre otros grandes y jóvenes talentos, expusieron con elegancia Salsa de calidad.  Dentro del público se encontraban el grupo Niche, Freddy Rivera del Gran Combo de Puerto Rico, Roberto Roena, para no decir más.

Cada día era mejor que el anterior, hasta llegar al tan anhelado 19 de marzo, la fecha que me tenía ahí, plantada en una de las tierras más hermosas que mis pies viajeros han visitado, entre la logística del evento y las políticas para los periodistas se fue la primera parte de la mañana.  Los convocados fueron Orquesta Macabeo, Juan Pablo Díaz, Luisito Carrión, Don Perignón Morales y la Puertorriqueña, Grupo Niche de Colombia, Andy Montañez, Víctor Manuel, José Alberto “El Canario” de Republica Dominicana, El Gran Combo De Puerto Rico, Orquesta del Día Nacional, de Luis García; Carlos De Castro, Camilo Azuquita, Guillo Rivera y la princesa de la Salsa, La India.

Los periodistas teníamos dos canciones para obtener imágenes y después la ronda de preguntas. El tema recurrente era el de las nuevas oportunidades, tema  tocado una y otra vez, hasta el cansancio, y hablo de forma literal, a lo que dio fin, sin improvisar y con la verdad de le experiencia, Rafael Ithier Natal, músico, arreglista, compositor y pianista puertorriqueño, fundador, director y propietario del Gran Combo de Puerto Rico, quien respondió: “La gente cree que el Gran Combo se hizo en un año, y llevamos 55, hemos pasado por momentos de éxitos y de fracaso, pero hemos sido perseverantes en el oficio que escogimos para vivir, hemos contado con apoyo y estoy seguro que si estos nuevos muchachos cuentan con el mismo apoyo podrán seguir adelante”.

Roberto Ithier, el Gran Combo de Puerto Rico

Y sí, el apoyo y el trabajo es mutuo, tanto del público, los promotores, las emisoras y los mismos artistas para trabajar con excelencia en la producción de piezas que lleven en alto y mantengan la esencia de la Salsa, todos lo que intervienen en el proceso son responsables y autores para que la Salsa viva, ¡viva y no muera jamás!

La mayor conclusión de esta gran aventura se propició el 20 de marzo, en el chinchorro Brisas del Plata, de Papote, amigo y parte de la cultura salsera de la isla. La cita era para celebrar el cumplimiento del Día nacional de la Salsa, coincidió con el partido de béisbol entre Puerto Rico y Holanda, banderines boricuas por todos lados,  la mayoría de los artistas antes mencionados vestidos con la camisetas de Puerto Rico apoyando a su equipo, un sancocho cocinándose a lo lejos, periodistas del mundo anonadados con la naturalidad del ambiente, música a todo timbal, las nuevas generaciones se fusionaron con las leyendas en un solo cantar, horas de música, improvisación, cariño, risas, cada quién puso lo que tenía y todo fue suficiente. Ganó Puerto Rico y la noche no pudo ser mejor.  Este último día me dejo el sabor refrescante de que, aunque hay que trabajar, la Salsa está viva y con un corazón así, por ahora seguro no va a morir.

Galería

Compartir.

Acerca del Autor

admincha

Los comentarios están cerrados