El bolívar cae a sus mínimos históricos frente al peso colombiano

1271

La cotización de la moneda venezolana en la zona fronteriza enfrenta una vertiginosa caída frente a la divisa nacional asediada por la agudización de la crisis política y la errática política fiscal del gobierno de Maduro.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

Esta semana el bolívar abrió en sus mínimos históricos frente al peso colombiano, en lo que parece un reflejo de la agudización de la crisis social y la errática política fiscal que lleva a cabo el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En Maicao, emblemático termómetro de la cotización entre ambas monedas, el cambio este lunes 24 de abril estaba en promedio en 0,65 pesos por cada bolívar, frente a los 0,80 que se cotizaba la semana anterior. En otro punto fronterizo caracterizado por su intercambio comercial binacional desde hace décadas, Cúcuta, la cotización según la página Dollar Today, estaba a 0,56 pesos por cada unidad monetaria del vecino país.

Los billetes venezolanos "están llegando en sacos" a Maicao,, según los comerciantes.

Los billetes venezolanos “están llegando en sacos” a Maicao,, según los comerciantes.

José Luzardo, comerciante de la calle 12 de Maicao, dijo que la cotización se ha venido derrumbando en los últimos días debido al temor que se ha venido reflejando entre los comerciantes para recibir los bolívares.

Entrevistado por Lachachara.co, Luzardo dijo que no creen que por ahora la situación se revierta ya que hay mucha abundancia de bolívares en efectivo en Maicao. “Los billetes llegan por sacos”, señaló para explicar las razones de la continua baja de la moneda venezolana. La cotización que estaba manejando para el momento de la entrevista era de 0.75 pesos por bolívar para aquellos que querían comprar con pesos la divisa venezolana. “Y creo que va a seguir bajando”, agregó.

A pesar de la carestía del peso frente al bolívar, se ha incrementado en los últimos días el flujo de personas particulares que acuden hasta Maicao desde Venezuela para proveerse de productos básicos prácticamente inexistentes en el vecino país. “Vienen muchos venezolanos a comprar víveres como aceite, arroz, azúcar y productos como crema dental y jabón”, señaló Luzardo.

La carestía del peso frente al bolívar está reduciendo el flujo comercial con el vecino país.

La carestía del peso frente al bolívar está reduciendo el flujo comercial con el vecino país.

Otro comerciante entrevistado por nuestro portal, explicó que para los venezolanos que acuden a comprar pesos la cotización es todavía menor. Por cada bolívar que quieren vender en Maicao, le estaban pagando sólo 50 centavos de peso. Para aquellos que querían bolívares por transferencias a cuentas bancarias en Venezuela, le estaban pagando 0,70 centavos de peso por cada bolívar. En otras palabras, si el interesado quería consignar en una cuenta en Venezuela 1 millón de bolívares, debía entregar al agente cambiario 700 mil pesos.

El gobierno venezolano ha tratado de enfrentar la continua baja de su moneda frente al peso con medidas como la inhabilitación del billete de 100 bolívares, el pasado mes de diciembre; pero fuertes protestas por la abrupta medida que dejaron al menos cinco fallecidos en distintas zonas de Venezuela, obligaron al gobierno a echar la medida hacia atrás, con prórrogas mensuales que ya en abril cumplen su quinto mes.

Cuando Maduro intentó sacar de circulación el billete de 100 bolívares, se produjeron fuertes protestas.

Cuando Maduro intentó sacar de circulación el billete de 100 bolívares, se produjeron fuertes protestas.

Otro impedimento que ha tenido Maduro para retirar de circulación el billete de 100 bolívares, es la lentitud del cambio de cono monetario, que incluiría papel moneda con denominaciones de 500, 1.000, 5.000, 10.000 y 20.000. La casi nula disponibilidad de los nuevos billetes ha hecho tan imprescindible el viejo billete de 100, que según el propio Banco Central, han tenido que recurrir a nuevas impresiones del mismo, para enfrentar una creciente necesidad de efectivo estimulada por la galopante inflación interna.

También comenzó a aplicar un tipo de cambio oficial fronterizo, que en enero comenzó con una paridad de cuatro pesos por cada bolívar, solo dirigido a personas residenciadas en los estados fronterizos de Venezuela, especialmente Zulia y Táchira. Sin embargo, la escasez de dólares que tiene el gobierno venezolano, así como la presión del mercado negro ante una creciente inestabilidad económica y política, hizo inviables las operaciones a las pocas semanas de haberse iniciado.

Por la crisis política venezolana, los comerciantes fronterizos creen que el bolívar seguirá bajando.

Por la crisis política venezolana, los comerciantes fronterizos creen que el bolívar seguirá bajando.

Para los comerciantes fronterizos en la zona de La Guajira colombiana no son buenas noticias. La carestía del peso frente al bolívar ha reducido dramáticamente el flujo de grandes compradores en lo que ha sido durante décadas su mercado natural y más lucrativo: Venezuela.

Además de los compradores que acuden a Maicao de forma particular a adquirir productos de primera necesidad, están los contrabandistas de combustibles y otros bienes del vecino país; quienes, tras vender sus mercancías en pesos, adquieren productos en Maicao para llevarlos en su retorno a Venezuela.

La profundización de la crisis política en el vecino país en las últimas tres semanas, a juicio de los cambiadores y comerciantes, ha ralentizado aún más el flujo comercial entre ambos países. “Todo está parado, y la tendencia es que siga así”, dijo un comerciante en el mercado principal de Maicao.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados