Agresión a mujer en cine del Centro Comercial Buenavista

89972

Los hechos se registraron en las salas de cine de Cine Colombia.

Por: Melissa Ochoa

En dificultades se vio el emblemático Centro Comercial Buenavista tras negarse a responder de inmediato con un sistema de seguridad adecuado para enfrentar la agresión de un hombre extraño hacia dos mujeres dentro de una de las salas de cine de Cine Colombia, ante la mirada de un público estupefacto que cada día se insensibiliza más ante la falta de seguridad ciudadana para las mujeres y que ve los actos rápidos y furiosos de los hombres como gestos normales de sociedad.

Cuando de hablar de héroes se trata, pocos y pocas son las personas que obran en favor de las víctimas y como si fuera poco es muy poca la certeza de que cuenten con un respaldo, por eso y más razones de apoyo a continuación la carta textual de la persona agredida, y a través de este medio de comunicación instamos al Centro Comercial implicado y al Cine citado a no pasar desapercibidos el acoso a a la mujer, que hoy por hoy es la peor de las películas de terror para todas, y no puede ser una realidad aceptada #NiUnaMenos #NoMás #MujeresConPoder

Citado textualmente del perfil de la persona agredida:

Narraré los hechos sucedidos en el Centro Comercial Buenavista Barranquilla en la función de F&F8 de 6:10 p.m.
Antes de iniciar la función estando ya sentada, un hombre delante del asiento de mi hermana empieza a gritarle.
Sin saber qué sucedía le pregunto a ella “¿qué ocurre?”. Ella me responde que “un señor cercano a mi silla estaba usando su celular con exceso de luz en la pantalla; entonces le pedí muy gentilmente que bajara el celular para que su luz no me siguiera molestando. Era tan fuerte dicha luz, que mis ojos empezaron a lagrimear”.
Al temer una reacción agresiva del hombre, la jovencita víctima del inadecuado uso del celular en una sala de cine, le pide disculpas al maníatico.
El señor seguía gritando, un amigo suyo en la fila se pone de pie y le pregunta “¿qué carajos pasa'”. El hombre, como un perrito dócil que teme al amo, se calma y se sienta.
Sin embargo, se queda con un torugo en la garganta, que lo expulsa al sentarse con un grito que lo retrata de cuerpo entero como un ser anormal y atormentado:  nos dice “¡cara de vergas!” y empieza su pareja a calmarlo.
Yo quedé alterada. Durante la película, la joven víctima de este atropello me calma y hasta olvido el incidente.
Termina la película y el hombre, al encender las luces, empieza a hacerme gestos vulgares con la lengua.
A este punto, todo se salía de color.
Las personas que están implicadas son personas que incluso podrían clasificarse a simple vista como estrato 5 ó 6, y sin embargo, había pedido que llamaran a seguridad sin nadie que hiciera eco en la sala.
Al empezar a gritar: “¡Llamen a seguridad!” es cuando, ante el escándalo, llaman al vigilante.
Al estar con el guardia con apellido en su uniforme Barros, me dice que le haga el gesto y digo “¿Es necesario?” Y me dice que sí…Le hago el gesto (¿era necesario?) y entonces accede a acompañarme, le señalo a la persona y el vigilante solo le dice: “Señor, ¿porqué le faltó el respeto a la señora?”, a lo que responde el hombre en cuestión: “Es que ella me estaba molestando”.
En este momento, ya todo el centro comercial se estaba empezando a enterar, razón por la que le pregunto a la compañera tipo que por qué actúa así. Y me dice: “Es tu culpa por darle cuerda”. Y cierra con: “él es así,pero es mío”, luego lo arrastra para llevárselo.

Fui a buscar al guardia para no dejarlo ir, pero se había ido… ¡El vigilante me había dejado sola! Sin saber si la persona se devuelve a molestarme o golpearme, o algo.
A estas alturas me acerco a una empleada del cine y le muestro la boleta para ver si me pueden dar el nombre de quien compró la de adelante, para actuar,y me dicen que no…Pido que me llamen al vigilante y él vuelve con 3 hombres uniformados y con radio en mano, diciendo que no podían hacer nada, que no es ningún delito tipificado, que no había razón para retenerlo, que no me podían dar el nombre de la persona, que bajara la voz, todas las mujeres a mi alrededor incluida una señora que me decía que me calmara, que no había pasado nada (su argumento era que ella es psicóloga), me miraban ignorando la situación y solo un hombre desconocido se acercó y me pidió que lo señalara y que le parecía mentira que nadie hubiera hecho nada.
Aún no salgo de la conmoción y solo veo la cara de ese hombre faltándome el respeto y haciéndome gestos vulgares con su lengua y que una sala llena de gente y un séquito de empleados del centro comercial y cine, sin que nadie, nadie, actuara.

La situación termina en: yo rodeada de 5 hombres como si hubiera cometido una infracción…el vigilante pidiéndome mi cédula para un reporte.
No sé qué hacer, a quién recurrir; me siento vulnerada como mujer,como ciudadana, como ser humano… ¿Cómo puede gente ir por el mundo violentando y todos estar manos abajo? Es decir, los miembros de la seguridad del Buena Vista y Cine Colombia, en vez de verificar la falta del desadaptado social que de manera insinuante y morbosa nos sacaba la lengua delante de todos los demás espectadores, victimiza a las dos mujeres agredidas por un enfermo sexual, que, desde luego, es un peligro inminente para la sociedad. Cosa que no cabe en la cabeza de los guardias de seguridad del Centro Comercial que no son capaces de colaborarles a las víctimas de un claro atentado contra el derecho constitucional de toda persona, máxime si es mujer, a no ser molestada en lugares públicos, ni mucho menos con insinuaciones sexuales.
@cinecolombia #centrocomercialbuenavista
#buenavistabarranquilla #cinecolombia Mujeres Con Poder Estudios de Género en América Latina Mujeres salvando el mundo Mujeres que Sanan.

Las mujeres con poder no están solas

Olga L. Martínez es la mujer que denuncia ésta agresión, es Administradora de Empresas y ha trabajado fomentando proyectos sociales y culturales que rescatan el valor de la mujer en el espacio público y quiso utilizar este medio de comunicación para visibilizar el tipo de violencia por la que se vio afectada e instar al Centro Comercial y al empresa Cine Colombia a responder por su falta de seguridad y protección en su actual sistema, tanto ella como la ciudadanía que le ha brindado apoyo en sus redes sociales esperan una pronta respuesta.

Olga Martinez

Olga L. Martinez Alfaro, una mujer con poder que no está sola.

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Melissa Ochoa

Comunicadora Social y Periodista, egresada de la Universidad del Norte. Ha trabajado y colaborado con diversos medios de comunicación de la llamada nueva generación "alternativa digital" como: Lachachara.co; su primera casa periodistica y escuela, Sentir Positivo; Plataforma Canibal, entre otros. Así mismo con medios tradicionales como el Diario La Libertad, locución radial como parte del équipo periodistico y comercial de Rock Star Producciones en la ciudad de Pereira, Risaralda y La Cháchara Radio en UniAutónoma FM Estereo 94.1 Su más recienten proyecto personal fue la creación de su propia agencia creativa M8A. Apasionada por e el periodismo cultural ha forjado una joven y prometedora carrera en esa área tiendo la oportunidad de trabajar como jefa de prensa para importantes figuras nacionales ccomo Cesar Bertel, Acuarelista Colombiano y la Escritora y Consultora de Proyectos de Vida Dora Restrepo.

10 comentarios

  1. Gloria González el

    Qué tristeza que estas cosas sucedan y la gente se indolente. En cuanto a los teatros de Cine Colombia Buenavista, hace mucho dejé de ir allá pues siempre hay eventos similares al de hoy, y siempre protagonizados por gente estrato 6. Además, la soledad en las salas es tétrica.

  2. por que no dicen las cosas como son.si fuera si poor que no se dirigio ensegida a los guarda de segurida,si no que espro que se termiena la pelicula para formar su problema.y dejar ir segun ella el culpable ,ademas ninguno esa noche.la unica que estaba con el escandalo era ella sicho por los mismos visitantes de cine colombia.no le da pena .

  3. Guillermo Ching el

    Amarillismo en su máximo esplendor. Exagerada redacción, carente de toda objetividad y cargada de victimización. Desde el primer párrafo se nota la “imparcialidad” en la “noticia”. Recordemos que como comunicadores sociales debemos desprendernos sentimentalmente de la la misma y evitar dar nuestro punto de vista, a menos que sea una columna de opinión.

  4. Hector Rivera el

    Lamento decirte que así es la gente de Barranquilla. No les importa el otro. Todos son unos groseros, mal educados. Es la consecuencia de falta de educación.

  5. El problema está en que primero la gente no respeta en una sala de cine con la luz apagada que hace sacando el celular para mirar Que? Si la película va a comenzar pues respete todos los que estamos ahí queremos ver tranquilos la función. Hay personas que no tienen en el mínimo respeto por los demás. Segundo fuera de victimizar o no, Que se creen los hombres los dueños del mundo que son los únicos que tienen derecho. Y las personas alrededor en cualquier situación que no son capaces de auxiliar a los demás. Dios hasta donde hemos llegado. Por eso estamos en esta sociedad pobre corrompida por el yoicismo y el amor al dinero.

  6. La verdad poco o.nada tiene q ver con que seas mujer, a veces cometemos el error de nosotras mismas victimizarnos por ser “mujeres”. Nadie debe porque pasar o ser agredido de manera verbal , como según cuentas. Y digo según, porque me parece demasiado exagerado desde el momento que dices “mis ojos lagrimean”, así que pongo en duda todo lo demás que dices.por favor, ni teniendo la luz más fuerte llega hasta tal punto si estás un asiento detras, te fastidie de esa forma, si acepto que es molesto, pero no exageres para victimizarte más de lo que realmente estaba sucediendo.
    Mi ánimo no es bajarte del puesto de víctima dolida, y tampoco el de perdonar al tipo por su sus pecados, pero, realmente si era necesario el alboroto que armaste? que quisieras compañía por mayor seguridad era válido, pero también tienen razón los vigilantes en que no te hizo absolutamente nada, hay muchas mujeres sufriendo de agresiones y cosas más bajas que tu, que solo te dijeron “careverga”… con un “más careverga tu” se hubiese solucionado el problema.

  7. Angelica Peralta el

    Para Clara Lucia: que verguenza tu comentario valorate y para el Sr Hector Rivera: no generalice al pueblo Barranquillero que gente como ud describe hay en cualquier rincon de Colombia y del mundo.

  8. ricardo leal el

    hector rivera dios te perdone por que estas criticando a una ciudad donde hay las mejores personas del MUNDO o se olvida la frase que dice EN BARRANQUILLA ME QUEDO si tienes alguna duda llamame 318 416 9182

  9. Comparto completamente la opinión de Andrea; ademas, este tipo de casos desafortunadamente son el pan diario en una sociedad donde se ha exaltado el individualismo y se ha perdido el respeto por el otro.