Rocky Valdéz de pescador a estrella del boxeo

855

Rodrigo le dio a Colombia el segundo título mundial de boxeo.(Serie: Rocky I)

Por: Francisco Figueroa Turcios

rockyvaldes789

Rodrigo Valdéz en la historia del boxeo mundial

Desde muy joven Rodrigo ‘Rocky’ Valdéz Hernández desafió el mar Caribe lanzando sus atarrayas para llevar comida a su casa, pero fue con el boxeo que pudo noquear la pobreza.

 Quedó huérfano de padre cuando solo tenía cinco años de nacido. Su padre, Reynaldo, un humilde pescador, murió en su ley: ahogado.

Ese crudo momento nunca lo pudo borrar de su mente. Siempre recordó cuando vió  entrar a las vecinas  de la plaza de la Trinidad o de la calle de las Chancletas, en Getsemaní, alborotando el barrio por la muerte de su padre, que fue torturado por el mar. Rocky,  sin embargo,  asumió ese lugar y engrosó la fila de pescadores  del muelle del Arsenal, “puerto tatuado por el sol”. Desde allí salía en su bote para arrancarle al mar su riqueza a punta de dinamita y sacándole el quite a las embravecidas olas.

17426024_1417066491648785_8995150916280135454_n-220x300

Rocky y Perfecta Hernández

Su madre Perfecta Hernández de Valdéz,  había quedado a la deriva  con cinco hijos: Reynaldo, Alfredo, Marcos, Rodrigo  y Alfredo. Era  una morena con muchos sueños, pero nunca se imaginó forjar en sus entrañas a un campeón de boxeo. En su familia nadie había usado los puños, pero las murallas de Cartagena sí han dado ‘sombra a jugadores de béisbol y otros campeones’, según frase del presidente, Alfonso López Michelsen.

A Rocky lo crió Carmen, más conocida como Coi, amiga de su madre, una vendedora de pescado  en el  Arsenal en Cartagena. Después de cada faena regresaba al antiguo mercado.

“La pesca la empecé a practicar en la orilla del mar, con un cordel y anzuelo. Más tarde en los botes,  mar adentro. Con varios amigos salíamos a pescar por los lados de la Base Naval y del Hotel Caribe, tirando dinamita a los cardúmenes y así sacábamos grandes sábalos. Recuerdo que muchas veces me estallaron los tacos en el aire, mientras que otros compañeros se  volaban dedos, manos y hasta brazos. Diariamente me ganaba $50 o $100. A veces me iba en blanco, y eso me servía para comprar la ropita. A mí me matriculaban en el colegio y yo no asistía, me iba escondido a pescar, hasta que mi madre lo supo y me dejó que hiciera eso que me gustaba”,  confesó Rocky Valdéz .

monzon-valdez.jpg_1572130063

Monzon y Rocky bromean antes del pesaje

El 26 de junio de 1976, poco antes de la medianoche, previo a la pelea con Carlos Monzón, Rocky se enteró de la muerte de su  hermano menor  Reynaldo, quien fue apuñalado.

En medio del dolor su madre Perfecta Hernández,  suplicaba a la prensa no difundir la noticia, pero fue imposible. Melanio Porto Ariza le consultó que si lo creía necesario postergaban la pelea y Rocky expresó una frase que se hizo célebre: “Esta noche peleo y mañana lloro a mi hermano”. Y así lo hizo.

Atrás quedaba el pescador para convertirse en uno de los deportistas más cotizados del mundo. Así lo reconocen sus paisanos. “Fue un grande entre los grandes”. Armando Pomares fue su médico. Y al mismo tiempo le enseñó a leer, sumar y restar.

20101228_briscoe_dies_0005

Rodrigo Valdéz y Bennie Briscoe

“Rodrigo fue un hombre apacible, nunca perdió su humildad”, recuerda Francisco Piña, dirigente del boxeo mundial. El periodista y escritor  Juan Gossaín fue testigo de las gestas de Rodrigo Valdéz. “Fuimos buenos amigos porque hice varias crónicas sobre su vida y sus combates. Entre los grandes boxeadores colombianos, Rocky era el más juicioso con su dinero, ahorrador, emprendía negocios. Y  era también el más simpático, el cariñoso, el que hacía amigos con más facilidad. Un hombre entrañable. Tan buen deportista como ser humano”.

Campo Elías Terán Dix tuvo la fortuna de narrar los combates de Rodrigo Valdéz. Terán Dix le contaba a su  hijo Campo Elías Jr  anécdotas sobre el boxeador y le resaltaba la importancia que tenía en la historia del boxeo mundial. “Recordaré  a Rodrigo Valdéz sentado siempre en el Camellón de los Mártires recibiendo el cariño y el saludo de todos, respondiendo siempre con una sonrisa. Literalmente era la sonrisa de Rocky. Todos los saludábamos, incluso los que nunca lo vimos pelear en directo. Era un tipo al que no lo molestaba nadie  y todo el mundo sabía que era Rocky”, enfatiza el joven comentarista de Win Sport.

Rodrigo Valdéz estará en la historia del deporte colombiano al obtener dos veces el título mundial de boxeo. El boxeo mundial está de luto.

 

 

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados