Rocky Valdéz, suscriptor del Círculo de Lectores sin saber leer

877

Jorge Alfonso Sierra confiesa la estrategia que utilizó para lograr meter entre las cuerdas al excampeón mundial y obtener su suscripción. (Serie: Rocky II )

Por: Francisco Figueroa Turcios

150317rocky-valdez2

Rodrigo Valdéz Hernández

Rodrigo Valdéz fue protagonista de una historia que parece que fuera extraída del mundo mágico de Macondo: compró una suscripción del Circulo de lectores sin saber leer.

Rocky fue presa fácil  de la estrategia de venta de Jorge Sierra Quintero, especialista en  mercadeo. El barranquillero tenía una  gran agilidad para cautivar a  los clientes y  afiliarlos al Club de suscriptores del Círculo de Lectores.

“En el año 1976 yo trabajaba en Colombia con el Círculo de Lectores, una multinacional  que buscaba suscriptores en todos los estratos sociales de los países en los que se instalaba. Había sido trasladado de Barranquilla, donde era promotor, a Cartagena como jefe de equipo (supervisor de ventas).

Un día, laboraba con el grupo que dirigía en el barrio  Olaya Herrera en la capital de Bolívar, cuando alguien de mis colaboradores me advirtió que en una casa que sobresalía entre todas las demás por su bella fachada, vivía Rodrigo  ‘Rocky’ Valdéz, Campeón Mundial de Boxeo de peso mediano.  Su casa era una quinta con terraza y rejas de medio alto. Al lado había una casucha de muy pobre semblante. Allí vivía su mamá Perfecta Hernández, quien, decía, no quería que se la arreglara”, relata Jorge Sierra.

El pugilista andaba por Cartagena (29 junio 1976), luego de su primera pelea contra el legendario Carlos Monzón, la que había perdido por puntos.

 

La estrategia de venta

11250924_10206070111808259_8379497952845119842_n

Jorge Sierra Quintero, especialista en estrategia de mercadeo

Jorge Sierra recuerda como el día de hoy cuál fue la estrategia para lograr que Rodrigo Valdéz fuera miembro del Club del Círculo de Lectores.

“Daniel Avilés, uno de mis colaboradores y gran amigo hasta el día de hoy, me sugirió que como el ‘Rocky era muy coqueto’, le enviara a una de las muchachas que tenía en el grupo para intentar afiliarlo al club. Eran pasadas ya las 7 de la noche. Sabíamos que el Rocky no sabía leer, así que el objetivo no tenía muchas expectativas de lograrse. Escogí a Enith Morris, una bella y menuda joven de ojos ambarinos y sonrisa fácil para que cumpliera el cometido. Sin esconder la pena, Enith me pidió que una vez ella lograra interesarlo, yo llegara a apoyarla. Eso acordamos.

Enith, que lucía vestido rojo enterizo, corto, tacones para elevarla un poco de su baja estatura, abrió el portón externo y entró en busca de la puerta. Tocó el timbre y el que apareció fue el mismísimo Rocky Valdéz. De lejos yo vigilaba los hechos esperando el momento oportuno para llegar simulando una casualidad propia de mis labores de supervisión”.

rodrigo_valdez_fallecimiento-300x207

Rocky afiliado al Circulo de Lectores, sin saber leer

Cuando vio sonreír al boxeador y a Enith agitar coquetamente su pelo corto, Sierra Quintero se lanzó como si fuera el mismo Monzón queriendo ganar a Rocky por nocaut. “El Rocky era joven entonces y con la cualidad que jamás perdió: hablaba sonriendo. Ya nuestra enviada le había dicho el motivo de la visita y  Rocky le contestó que no había problema”.

“¿Cuánto vale afiliarme?,  preguntó Valdéz. Enith le explicó que solo pagaría la suscripción y escogería un libro del catálogo que pagaría al recibirlo. Recuerdo que se decidió por “La isla de las tres sirenas”, de Irving Wallace. Debió ser porque la portada era la de una hermosa mujer semi vestida, con un coco en la mano, y al fondo, palmeras y el mar.

A los pocos minutos ya se nos habían unido las otras muchachas que trabajaban en el equipo. Era evidente la afabilidad de Rocky con todos nosotros y lo bien que se sentía al ver tantas mujeres sonreírle. De improviso nos solicitó amablemente que lo esperáramos un momento. Nos quedamos en la puerta porque no le pedimos entrar a su sala amplia, muy iluminada y adornada con ciertos lujos. Subió unas escaleras y al minuto regresó. Se había cambiado de ropa. Ahora venía con un enterizo parecido a los que usan los mecánicos en su trabajo diario, abierto en el pecho con un cierre, muy fino, que se notaba, había sido comprado en el exterior. También se había puesto otros zapatos. Traía puestas unas finísimas y elegantes botas”.

Boxeo y venta

zzzznacd2 NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, JULIO 29: Fotografia de archivo del ex campeon mundial de boxeo, Carlos Monzon, que ilustra la nota emitida por esta agencia. Foto DPzzzz

Rocky, enfrentó dos veces a Monzón

Jorge Sierra sabía que la debilidad de Rodrigo Valdéz era el boxeo y empezó a  conversarle sobre el combate reciente ante Carlos Monzón.

Quienes vimos aquella batalla por televisión, fanáticos nacionalistas al fin, dudábamos de la caída que le contaron en el  round 14. Creíamos que Monzón no lo había tocado por lo que Rocky simplemente se había ido a la lona al lanzar un golpe que su contrincante esquivó hábilmente.

“Aproveché para preguntarle sobre la caída ante Monzón en el 14 asalto. ‘¿Verdad que no fue?’, le dije con énfasis.

Y la humildad del Rocky floreció. Sonriendo me dijo: ‘Sí me tumbó. El hombre es muy vivo y me golpeó cuando yo iba pa’ las cuerdas’. Aclarada mi duda, le hice otra pregunta. ‘¿Y tú crees que Monzón se retire ahora?’. ‘Noooooo, ¡qué va!’, me dijo. Y añadió: ‘Los boxeadores somos como los toreros. Morimos en el ring’. Era una frase aprendida, sin duda, pero sí fue cierto que Monzón no se retiró en aquel momento dándole otra oportunidad a Rocky, pero  salió de nuevo derrotado”, recuerda Jorge Sierra.

Estocada final

rodrigo-rocky-valdez-salcedo-ramos-entrada-ok

Rodrigo Valdéz

Al jefe de ventas del Círculo de Lectores en Cartagena le tocó dar la estocada al negocio con Rodrigo Valdéz.

“Volví a ver al Rocky cuando me dijeron que no se había podido confirmar su suscripción, porque no se había entregado el primer libro. Debía visitarlo otra vez. Eran aproximadamente las 5 y 30 de la tarde cuando llegué. Lo hallé en la terraza y reconocí junto a él a Antolín Sánchez ‘Chino’ Govín, su entrenador, y no recuerdo si también a Gil Clancy, su apoderado. Todos sentados en mecedoras. Esta vez el Rocky se notaba huraño y no sonreía. Cuando le entregué el libro lo percibí incómodo. El Chino Govín empezó a fastidiarlo de inmediato con un canto mientras reía y tocaba las palmas: ‘El niñito va pa’ la escuela, el niñito va pa’ la escuela”. Al oír aquella molesta burla pareció que el Rocky se enojaba conmigo. Un niño le dijo desde afuera de la terraza: ‘Rocky, mi papá te manda a decir que le compres estenúmero de la bolita’. No era buen momento sin duda. ‘No tengo plata’, fue su disgustada respuesta.

Pasaron unos segundos eternos y al fin me preguntó sin ocultar su desagrado: ‘¿Cuánto es?’. Sin levantarse sacó el dinero del bolsillo derecho de su pantalón y me lo entregó. Le dimos el vuelto y sin contarlo, con el mismo fastidio regado en todo su cuerpo, lo guardó. ‘Gracias Rocky’, le dijimos al salir. ‘Tá bien’, fue su lacónica despedida”.

Al final, Jorge Sierra logró el objetivo de afiliar a Rocky Valdéz, pese a que este no sabía leer. Pero si quería volverlo a tener el otro año en el ring de los lectores, no podía volver solo otra vez. Sería una pelea perdida, sin sonrisa y por nocaut.

.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

1 comentario

  1. 7. Francisco Figueroa
    7. Francisco Figueroa el

    Gomez Coronado Luis Manuel Un gran hombre con poca letra y nos alegro, en cada combate, y fuera de los combates un hombre ejemplar con toda la amplitud de la palabra,generoso,un hombre digno de admirar, ,…con tanta tristeza tristeza de nuestros gobernantes en estas 5 ultimas décadas a nivel nacional y departamental..con el alto indice de corrupción …….ROCKY VALDEZ.. el hombre que ayudo a muchos Colombianos y el mundo ver las cosas diferentes , dando alegría,nuevas esperanzas a la niñez y juventud, que se puede avanzar , con propósitos y objetivos de ser una gran campeón, Paz en su tumba y fortaleza para sus familiares,