Rehén de las estadísticas

460

Claudio Ranieri fue elegido como el mejor técnico de fútbol de 2016 por la Fifa. Liderar a un equipo pequeño hacia el título de la Premier League tuvo visos de hazaña.

Por: Javier Castell

Javier-Castell

Javier Castell López

Fue una hazaña. Sin embargo, ese mismo héroe acaba de ser despedido porque esta temporada el Leicester con casi los mismos jugadores está cerca de la zona del descenso y realiza una pálida campaña.

Scolari, con su título Mundial en las alforjas con Brasil en 2002 fue destituido en el Chelsea apenas después de tres meses conduciéndolo. Y, recientemente, dos de los más connotados entrenadores del fútbol de Europa, Van Gaal y Mourinho, fueron cesados del Manchester United y del Chelsea respectivamente. Sí, es la lógica implacable que sostiene la vida de los técnicos.

Ni siquiera estos nombres estelarísimos en el arte de liderar jugadores de fútbol, fueron inmunes a la macabra regla: ausencia de resultados, técnico despedido. Los dirigentes, los hinchas, los periodistas, todos están a la espera de que el técnico sea quien alumbre el camino con sus ideas y guíe a los futbolistas con su carácter y decisiones al éxito.

Un entrenador es más que un sacador de puntos, pero conseguirlos es su áspera obligación, porque la tabla de posiciones es su evaluador insensible. No archiva datos que tengan que ver con aquellos aspectos que hacen a la labor educativa del entrenador, sino solo números, fríos y contundentes números.

049f7e8b67e6f610bb3f75acf159c084

Alberto Gamero, en el ´ojo del huracán´

Esa tabla, censora de oficio o amable espejo de las buenas gestas, no deja que Alberto Gamero y sus dirigidos disfruten el placer de jugar el fútbol. En la Liga, Junior apenas suma un punto alcanzado ante Envigado, un conjunto de imberbes futbolistas que jugó casi todo el segundo tiempo con 10 jugadores, y en el orden internacional, la semana anterior fue eliminado con absoluta supremacía por un club menor de Argentina como Atlético Tucumán.

Personalmente creo que Gamero es un técnico que dejó constancia, en los equipos que dirigió, de su capacidad de trabajo y de sus conocimientos. También creo que no ha logrado, aún, la mezcla perfecta para definir el once ideal. No ha definido quiénes juegan bien entre ellos.

Por ahora el equipo que sale a la cancha juega mal. Con nueve jugadores nuevos, y la obligación de una clasificación, su período de conocimiento y construcción de equipo se volvió tiempo de inexcusable eficacia. Él lo sabía. Y sabe, como el que más, que las realidades de los técnicos citados en las líneas de esta columna, es su realidad.

Por eso, desde mañana, ante el Huila, tiene que empezar a ganar. No necesita haber leído a Juan Villoro que nos dice que “todo entrenador es rehén de las estadísticas”.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados