¿Afinará la flauta del ‘sonero’ Gamero en Junior?

821

Los resultados se vienen abajo y la calidad futbolística del Junior también. Los directivos, en cabeza de Fuad Char, no escuchan música.

Por Jorge Bolaño

La afición rojiblanca al momento de finalizar Junior su participación en la liga del rentado nacional del año pasado, pedía a gritos un cambio de técnico que le sonara la flauta. Quien para ese tiempo era técnico, el señor Giovanni  Hernández, poco o nada pudo hacer para evitar el fracaso del equipo tiburón en ese periodo.

Es entonces cuando la misma afición en todas las encuestas y en las calles de curramba barajaba un solo nombre que devolvería la confianza al equipo, que era un técnico “camellador” y sin duda alguna llevaría a los tiburones a alcanzar logros importantes a nivel nacional e internacional, así pues que el  nuevo presidente de Junior Antonio Char no lo pensó dos veces y presento con bombos y platillos a Alberto “el sonero” Gamero.

Los entrenamientos comenzaron muy rápido a los inicios de este año y venían llegando refuerzos uno tras otro hasta completar nueve, que serían la columna vertebral del Junior 2017. Se inicia la participación en copa Libertadores de América con partidos no tan buenos pero sí eficaces porque se ganaron y eso daba pie a que la afición dijera el adagio popular: “En el camino se van enderezando las cargas”. Lo importante era obtener los resultados.

Sin embargo – siempre los pero en Junior-, había que dejar la nómina titular que venía actuando en la Libertadores y darle la responsabilidad a los jugadores “alternos” o suplentes para que encararan la liga local y ahí es donde comienza la flauta a desafinar con fallas como: Falta de forma de jugadores como Felix Noguera, que tuvo actuaciones donde lució despalomado e ido de la película, como se dice en la calle; además de Deivy Balanta, quien con sus desatenciones e imprecisiones costaron que Junior recibiera goles que a la postre pudieron ser muchísimos más de los recibidos de no ser por la actuación del arquero Sebastián Viera.

Un medio campo simple y sin generar fútbol que permitiera a los delanteros anotar goles y las pocas ocasiones que lograban devanar jugadas con aroma de gol eran dilapidadas por el de siempre, Edison Toloza (dícese del jugador de Junior que más suda la camiseta pero eso en el fútbol sin goles no funciona). Pero no solo Toloza dejaba de hacer goles. También Roberto Ovelar se contagiaba de ese virus de apatía y desgano para jugar que ronda en la escuadra rojiblanca y poco o nada aportaba al ataque, otro que tras su paso por selección Colombia se ha venido a menos  es Michael Rangel, donde incluso ha llegado al punto de que ni en la banca de las alternativas ha sido tenido en cuenta por el técnico.

De esta crisis de resultados y de fútbol de los tiburones no se escapan los refuerzos, o como diría el máximo dirigente Fuad Char “las figuritas” para el 2017, donde ninguno ha cuajado y se nota de lejos que vinieron a pasear a Barranquilla, como lo han hecho muchos jugadores que vienen a reforzar las filas rojiblancas. Se salva uno de ellos, Robinson Aponza, el cual ha tratado en cada partido que juega de dar lo mejor de sí para obtener buenos resultados con Junior, donde incluso ha marcado goles pero esto no ha sido suficiente para que la flauta del Sonero afine. Junior sigue en una crisis de resultados que lo marginó de la copa Libertadores  y lo tiene en los últimos lugares de la liga local.

Los directivos de junior, en cabeza de Fuad, le dieron su espaldarazo a Gamero aduciendo en declaraciones a los medios: “No le voy hacer un juicio a Gamero, hay que darle confianza. Pero ya sabemos que cuando ‘tío Fuad’, como político que es, dice “Sí” es….

Esperemos que la flauta del “sonero” Gamero afine y toque la armonía perfecta que permita a la afición tiburona celebrar al menos la anhelada octava estrella y poder seguir diciendo Junior es tú Papá.

Compartir.

Acerca del Autor

Los comentarios están cerrados