Uniatlántico, mucho por corregir

598

“Cuando culminen estas obras tendremos una Universidad a la altura de la educación superior”, dijo el gobernador Eduardo Verano.

Por Estela Monterrosa

El gobernador del Atlántico firmó el contrato para que se inicie la ejecución de las obras complementarias de los edificios del Centro Cultural (auditorio y centro de convenciones), la planta de producción farmacéutica y el edificio de laboratorios de la Universidad del Atlántico. El contrato también fue firmado por la rectora de la Universidad del Atlántico, Rafaela Vos Obeso; y el presidente de la Junta Especial Ciudadela Universitaria, Salim Suz.

El mandatario departamental indicó que el contrato de $24 108 millones, será financiado con recursos provenientes del recaudo de la estampilla Pro Ciudadela Universitaria y su ejecución estará a cargo de Unión Temporal Diseños y Proyectos Ciudadela.images (1)

Las obras a ejecutar en el centro cultural comprenden subestación eléctrica, planta de emergencia, aire acondicionado, red contra incendios, sistema de iluminación, sistema de insonorización y mobiliario, con una inversión de $10 500 millones. En el edificio de laboratorio se realizarán las siguientes obras: subestación eléctrica, planta de emergencia, aire acondicionado, red contra incendios, red de gases especiales, planta de tratamiento de aguas residuales y cableado estructurado. La inversión es de $12.808 millones. En la planta de producción farmacéutica se ejecutarán las obras de subestación eléctrica, planta de emergencia, red contra incendios, red de gases especiales y cableado estructurado, con una inversión de $800 millones.

“El centro de convenciones está pensado para funcionar con el teatro, queremos que allí se realicen los eventos más importantes a nivel cultural y científico de toda la cuenca de Caribe. Tendrá una buena silletería e instalaciones  modernas, será el sitio que supla la necesidad que existe con el cierre temporal del Teatro Amira De la Rosa”, agregó Verano.

IMG_8180

Vendedores apostados en la entrada de la universidad del Atlantico.

Hasta aquí todo suena maravilloso, pero quedaron pendientes varios temas que inquietan a la comunidad universitaria. No se escuchó hablar de una cafetería que cubra de manera adecuada las necesidades de alimentación de los estudiantes, que en este momento no cuentan con un sitio al interior de las instalaciones para comprar una merienda y muchos de ellos llegan muy temprano, provenientes de municipios aledaños. Una universidad como la que describe el gobernador, debe tener una cafetería bien estructurada y bien manejada. A día de hoy lo que existe allí es un “chuzo”, como dicen los estudiantes, que no tiene oferta adecuada de productos y los alumnos se ven obligados a comprar en las afueras del claustro universitario, donde se agolpan los vendedores ambulantes, haciendo parecer pequeño el mercado “La Magola”. Es tal la cantidad de vendedores, que la puerta parece un mercado persa a cualquier hora del día.

Otra anomalía, de las muchas que allí se perciben, es que personas ajenas a la universidad ingresan a los salones interrumpiendo las clases, ya sea para pedir ayuda por alguna necesidad que tengan, o en su defecto, para vender productos, como sucede en los buses de servicio público. Son personas aparentemente desempleadas que ven en esta actividad la forma de buscar sustento diario en las instalaciones de la Universidad del Atlántico, situación que no se ve en otra universidad de la ciudad. La entrada del centro universitario debe ser controlada como se hace en las demás instituciones educativas. No es lógico que se aspire a una acreditación y exista este desorden de tipo administrativo.

images (6)

Las cosas deben hacerse muy bien, mucho más después de lo dicho por la rectora Rafaela Vos: ”Agradezco al gobernador por todo el respaldo que le ha brindado a la universidad para ser un centro educativo de alto nivel. En la administración del gobernador Verano es cuando más se ha materializado el énfasis en el desarrollo de la infraestructura institucional; las grandes obras que se han iniciado, han sido bajo su mandato. El centro de convenciones se inició en su primer mandato y hoy  finiquita los detalles que necesita para prestar un mejor servicio a la comunidad universitaria”.

Queda consignada aquí la inquietud por las muchas cosas que hay que corregir, tanto en la parte física del edificio, como en la parte administrativa.

Compartir.

Acerca del Autor

Estela Monterrosa

Educadora de pre-escolar, con vocación de periodista. Barranquillera y Chacharera, con grandes metas, educando una nueva generación. Móvil 3017319564

Los comentarios están cerrados