La derecha volteada de Vargas Lleras

997

Aunque Germán Vargas Lleras aparenta firmeza de principios, sus maniobras políticas evidencias lo contrario.

Por César Viloria

Analicemos los últimos 15 años de trayectoria política de Germán Vargas Lleras.

2002 – 2006. Germán Vargas Lleras era el más uribista de todos. Apoyó a Uribe en 2002. Su plan era claro: ser presidente en 2006.

2006 La popularidad de Uribe era tan alta que era ridículo apartarse de él y montar una candidatura con la misma línea política. Lo apoyó nuevamente. Su plan era claro: ser presidente en 2010.

2010 Cuando se estaba oliendo lo de nueva reelección de Uribe, tomó distancia porque veía aplazadas sus aspiraciones presidenciales. En efecto, en 2010 Vargas Lleras se va solo con su Partido a las presidenciales y ya no solo había tomado distancia del entonces presidente, sino que ahora era antiuribista. Tanto, que acusaba a Uribe del atentado que sufrió con un libro bomba. Su discurso en la campaña era contra Santos porque era la continuidad de Uribe.

Perdió la primera vuelta y en menos de dos semanas ya estaba levantándole la mano a Santos. Sí, el mismo que era la continuidad de Uribe, supuesto responsable de su atentado. Las cobijas entre Vargas y Uribe estaban tan rotas que su nombramiento como Ministro del Interior fue una de las primeras causas del distanciamiento Santos-Uribe. Su plan era claro: ser presidente en 2014.

2014 Santos se fue a la reelección y a Vargas Lleras le tocó ser el más santista de todos, y se convirtió en su fórmula a Vicepresidencia. Su plan era claro: ser presidente en 2018.

2017 Falta un año para una nueva elección de Presidente, y ahora se le ve distanciado de Santos. Ve oscura su posibilidad como el candidato del gobierno. Ahora, anda en conversaciones con el partido de Uribe. Sí, el mismo del supuesto atentado con el libro bomba.

Qué mareo debe dar ser Vargas Lleras. Andar de una esquina a otra llevando sus voticos para esperar su oportunidad para ser presidente, como un título de honor que considera merecer por derecho dinástico. ¿Y si los tiempos cambian como él lo hace con sus principios?

Compartir.

Acerca del Autor

Los comentarios están cerrados