Cotoca o Cotocá Arriba, tierra bendecida

5371

El pueblo de Cotocá Arriba es un paraíso literalmente amurallado de agua dulce, en el departamento de Córdoba.

Por: Wilfrido Manuel Mendoza Romero

Un poco más de un kilómetro de carretera construida en placa huella, penetra el corazón de la Vereda Isla de Sabá, paso obligado para llegar al Corregimiento de Cotocá Arriba, en el bajo Sinú, perteneciente al municipio de Santa Cruz de Lorica en el departamento de Córdoba.

A esta distancia se corta la carretera para dar cruce al legendario río Sinú. Una hilera de árboles frondosos dan la bienvenida, y esconden a simple vista al río y al mítico Cotocá Arriba.  El pueblo de Cotocá Arriba es un paraíso literalmente amurallado de agua dulce; de la Ciénaga de Bañó, la Ciénaga de Los Negros y el río Sinú. Es un Corregimiento pequeño, de aproximadamente 1.500 habitantes en un territorio de 5 kilómetros cuadrados, se encuentra a 12 kilómetros de la cabecera municipal por la carretera  que de Montería conduce a Santa Cruz de Lorica y a unos 45 minutos de la capital cordobesa.IMG-20170208-WA0069

Es un corregimiento básicamente de pescadores y de la extracción arenera, que constituyen la actividad económica en el bajo Sinú. Tiene una marcada población de descendencia española y otra originaria de los antiguos indígenas zenúes. Hoy comienza a ser reconocido como santuario de flora y fauna.

Haciendo un poco de historia de ésta mágica tierra sinuana, y que su nombre se remonta y se debe al precolombino cacique Cotoco, defensor de su territorio y de los nativos zenúes, y que en heredad de su hija la posesionó en esta zona y además colocando su propio nombre Cotoca, expresión que en el idioma indígena significa “bendecida” y con el transcurrir del tiempo este vocablo se fue modificando entre sus habitantes y pasó a pronunciarse  de forma aguda  como otros del Gran Zenú, Cotocá.IMG-20170208-WA0075

Siguiendo la marcha de la carretera y estacionado a orillas del río Sinú, el sol de la mañana quemaba fuerte; pasaron varios minutos, arribó el planchón ‘El Pescador’, el cual nos transportaría hacia la otra orilla. ‘El Pescador’ es de propiedad de un centenar de familias, tiene forma de corral flotante y en el fondo hay un anuncio de invitación a las fiestas patronales del pueblo.

Un par de sonrisas pueblerinas y armonizadas con expresiones decembrinas dejaron deslizar suavemente los señores Virgilio Doria Arteaga y Ever Cantero Doria, los planchoneros de turno, para darnos la bienvenida. Desde allí se observa la actividad pesquera y arenera. El viaje  comienza en ‘El Pescador’.

Este recorrido empieza en la vereda Isla de Sabá, a solo minutos de la travesía sobre el río Sinú. Allí se encuentra ubicado el territorio que encantó a la estirpe de los Negrete, Doria, Llorente, Arteaga, López, Cantero, Ibáñez,  Ballesta, Babilonia, entre otros, quienes juntos con los nativos llevan a cuesta la resistencia física y cultural de sus ancestros, y cuentan que fue Manuel Salvador Negrete Villeros quien realizó la primera construcción de una vivienda con nuevos estilos.

IMG-20170208-WA0071

La iglesia mas pequeña de la humanidad queda en Cotoca.

Los planchoneros ofrecen una completa información hasta llegar al puerto. Buscamos  esos espacios, pronto aparece la iglesia más pequeña de la humanidad y La Viga o Árbol-Parque. En instantes hicimos el recorrido. Estamos en la iglesia, ella conserva casi dos siglos de historia, con su estilo colonial, una construcción con madera, tablas y latón (zinc), sólo se le han cambiado dos tablas desgastadas.

Cuenta con cinco bancas color marrón para una capacidad de veinticinco feligreses. Pocos católicos al momento de su construcción, porque el pueblo era bastante pequeño, y el diseño fue idea del señor Alberto Negrete, quien antes de morir hizo la petición de que la estructura permaneciera intacta. Sólo los domingos ofician misa y los vecinos portan sus propios asientos.

La hermana Betty, como es conocida esta mujer, ya que tiene una vocación religiosa, va por los pueblos llevando rosarios y oraciones, y los lunes por la tarde entra a la iglesia.  También la señora Maritza Doria, cuando se encuentra de vacaciones, realiza rezos extendidos casi todas las noches; según palabras de Yerly  Doria.

IMG-20170208-WA0070

La viga o el árbol parque,aún continúa en el mismo sitio donde fue dejada,en tiempos pasados.

El reconocimiento mitológico de La Viga se debe a su aparición. Es un trozo de árbol que se llama Guayacán de bola. Mide 4.30 metros por 50 centímetros de diámetro y se encuentra en la entrada de la calle principal. El casi centenario trozo de madera fue abandonado en ese sitio en el año 1922. Según Bienvenido Ramos Osorio, narra que la viga era el soporte de una valsa que venía del Alto Sinú con destino hacia Santa Cruz de Lorica. La balsa no soportó el peso del cargamento que traían los indígenas Embera Katío, lo cual produjo el hundimiento de la artesanal embarcación. Luego aparece flotando lo que se llamaría La Viga. Al rescate de las aguas se lanzaron Bonifacio, Jacinto, Cirilo Negrete y Luis Felipe  Ramos quienes  la llevaron hasta la orilla. Cuando los jóvenes transportaban en sus hombros el pesado trofeo, de la misteriosa viga va saliendo una enorme serpiente, y que ante el susto es abandonada en el espacio en que se encuentra hasta hoy. A partir de la aparición y dejación de La Viga,  este lugar más tarde sería puerto y punto de comercio y donde arribarían barcos de gran calado.

La Viga conjuga toda las tradiciones y costumbres de Cotocá Arriba hasta de llamarse “El árbol  parque”, es sitio de encuentros, tertuliaderos de la comunidad, lugar de romances y recreación, cierre de negocios, organización de eventos, firmas de contrato, indicador de direcciones, banco y cajero local, testigos de picardías y ha visto nacer, crecer y  morir  varias generaciones de Cotocaleros.

Compartir.

Acerca del Autor

Tu Cháchara

Los comentarios están cerrados