¿Y la niñez del sector del olvido, señor alcalde?

584

La niños de los barrios, chupundun, villa Bertha y la victoria en Malambo, sueñan con disfrutar del corredor recreativo que llevan gestionando desde hace varios años, una que otra generación de familias del sector. 

Por: Jesús Tabara – @Jesus_tabara10

3Varios alcaldes han pasado por el trono del municipal, del epicentro industrial del Atlántico, Malambo, y el avance en materia de infraestructura y recreación de a poco se ha notado, este es el caso del apartado sector del olvido compuesto, por barrios como la victoria, chupundun y villa Bertha al sur de Malambo, que a duras penas cuenta con el servicio de alcantarillado luego de muchos años de usar letrinas artesanales como única opción. Un sector de gente humilde que se ve obligada a pagar elevados impuestos contenidos en la factura de servicios públicos; que sin falta llegan hasta las viviendas con un total a pagar fuera de la realidad de sus escasos ingresos, somos “un sector relegado al olvido” así lo definen varios líderes comunitarios y gestores sociales que consideran como principal causa de ello al incumplimiento de varias obras de desarrollo y valorización como un vil engaño.

Cientos de familias esperan los futuros dirigentes del bello municipio de Malambo, tengan el parque que llevan pidiéndole hace mucho tiempo a la administraciones en turno, y es que en tiempos de campaña electoral los candidatos a la alcaldía le prometen a estas personas la construcción del parque para la niñez y la pavimentación de sus calles e incluso las tuberías que llevarían agua potable hasta la vereda el tamarindo, un sector rico en desarrollo agrícola y quizá con una mirada más aguda, hasta con una economía sólida, los diseños del soñado parque se han elaborado ya varias veces, que en planos se ve muy sólido el proyecto, pero en realidad dicho sueño se resume a dos líneas de llantas recicladas, que encierran un par de árboles que sirven además para que estos inquietos niños,  ingenien sus propios juegos con palo y pita, sin ningún tipo de seguridad, ni amparo.

¿Es justo esto? Es la gran pregunta. ¿Será que los niños del sector del olvido no son importantes? Al parecer, no lo son para quien prometió regalarle una sonrisa a estos niños que hoy solo están desilusionados ante tanto esperar, incluso ya muchos han crecido y desde la madurez no les motiva ya la idea de quemar la etapa más bonita de sus vidas con dignidad. Ahora, la lucha es poder ver materializada la obra para el disfrute de los que aún suspiran profundamente por ello.

Varios habitantes del sector, desde su humilde percepción manifiestan que “la materialización del parque les cambiaría la visión de olvido a sus familias” las mismas que no hacen más que trabajar día a día, sin duda alguna estos contribuyen al desarrollo de este municipio.

6Aún siguen a oscuras; a la espera de que por lo menos se haga visible el alumbrado público que pagan en sus facturas de energía de las que no ven sino los postes, siguen a la espera de poder disfrutar de su propio parque, de poder revivir el sector del olvido el mismo que el resto del municipio quizá hasta desconoce y con ella las necesidades de la niñez y sus familias que allí viven.

Casi que en un sueño efímero se han convertido las promesas que llevan a los dirigentes a la cima.  Un sector que muere poco a poco con grandes anhelos de “salir a buscar otra parte pa’ poder distraer el ojo”: malamberos de corazón que creyeron que su gobierno pensaría en ellos, que no tendrían que ir a otros lugares porque iban a tener lo suyo.

Un sector del olvido que aunque ríe y se muestra optimista, sufre intensamente desde el silencio, al saber que aquel motivo que los unía a todos en una sola voz, no era más que una incumplida promesa.

Al parecer el proyecto está en última fase, según la gobernación del atlántico; que en un comunicado informó que solo faltaría el aval del señor alcalde, Efraín Bello Camargo, lo que si no sabemos, es si esto es verdad o una promesa más. Esperemos que el pronunciamiento del señor alcalde, sea un motivo para que las familia y aún más la niñez, pueda ver la luz al final del túnel o más bien la primera piedra que haga realidad el sueño de todos.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados