Tensiones entre EE.UU. y Rusia marcan el inicio del 2017

1281

Las relaciones entre los dos antagónicos gigantes llegaron a su punto más bajo en diciembre cuando Barack Obama resolvió sacar del país 35 funcionarios diplomáticos rusos, en medio de un escándalo por supuesta intromisión en la recién concluida campaña electoral.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

Diciembre fue un mes agitado en las relaciones entre los Estados Unidos y Rusia, en medio de la parte más notoria de un escándalo que venía rodando hace meses y que encontró su punto más álgido cuando el presidente Barack Obama decidió que al menos 35 personas acreditadas como diplomáticos de Rusia, tendrían que salir del país en un lapso de 72 horas.

A muchos le preocupa la verdadera agenda de Moscú con respecto a EE.UU.

A muchos le preocupa la verdadera agenda de Moscú con respecto a EE.UU.

Vladimir Putin, amparado en la práctica de ‘reciprocidad diplomática’ en la que se manejan las relaciones entre los distintos países, había recibido la recomendación de devolver la ofensa con una decisión similar. Sin embargo, cual zorro viejo, prefirió manejarlo todo muy políticamente y contestar con un magnánimo gesto de hospitalidad hacia todo el personal que Estados Unidos tiene en suelo ruso.

«No le vamos a crear problemas a los diplomáticos estadounidenses. No expulsaremos a nadie. No prohibiremos ni a sus familias, ni a sus hijos disfrutar de sus lugares habituales de descanso en las fiestas navideñas», aseguró Putin en una declaración difundida por el Kremlin.

Qué hay de Trump

Pero más de un analista piensa que el gesto esconde mucho más de lo que dice…En primer término, un pragmático Putin no sucumbirá en un enfrentamiento verbal con un presidente que en tres semanas ya no estará en la Casa Blanca, así que sus apreciaciones no serán vinculantes en la política internacional. Por otro lado eso podría condicionar la relación que podría construir con el nuevo presidente, quien además, es abierto opositor a la política internacional de Barack Obama.

No cabe duda que la difusión de información clave de los demócratas benefició a Donald Trump.

No cabe duda que la difusión de información clave de los demócratas benefició a Donald Trump.

En segundo término, y mucho más oscuro es la cercanía latente que existe entre Donald Trump y Vladimir Putin. Aunque ninguno de los dos lo haya reconocido públicamente, las declaraciones de ambos son irremediablemente cercanas. Un ejemplo de ello es la revisión que el nuevo inquilino de la Oficina Oval, realizará al papel de EE.UU. en la Otan, en la ONU y en la lucha antiterrorista. Para todos estos escenarios ha habido críticas.

Si la cercanía no es tal, Putin no hace tampoco mucho para demostrar lo contrario y sus palabras en respuesta a la medida de Obama solo parecen confirmarlo. : «No nos rebajaremos al nivel de diplomacia irresponsable y de ‘andar por casa’ y los próximos pasos para el restablecimiento de relaciones ruso-estadounidenses los tomaremos partiendo de las políticas que proponga la Administración del presidente Donald Trump».

La tercera no es menos transparente, y surge de la misma razón del distanciamiento entre Obama y Putin. La presunta intervención rusa en información clasificada del partido Demócrata que terminó con mal poner a su candidata, Hillary Clinton, quien perdió las elecciones del pasado 8 de noviembre. ¿Para qué?…para hacer que Donald Trump ganara.

Al menos dos grupos de hackers, apoyados por Rusia, habrían espiado al Partido Demócrata.

Al menos dos grupos de hackers, apoyados por Rusia, habrían espiado al Partido Demócrata.

“Basta ya, las cosas se van a poner feas”, le habría dicho Barack Obama a Vladimir Putin en septiembre pasado, a poco más de un mes de las elecciones estadounidenses. El encuentro habría sido en Hangzhou (China), en donde se realizaba la cumbre del G-20. Obama ya venía en ese entonces manejando información sobre la supuesta interferencia rusa a favor de Trumpo en las elecciones presidenciales.

De acuerdo con los informes, “personas vinculadas al gobierno ruso ayudaron en la difusión de correos electrónicos robados que acabaron dañando a la candidata demócrata, Hillary Clinton”. Esta conclusión se repitió en las investigaciones de otras agencias del Estado.

Obama comenzó a presionar imponiendo sanciones. “He ordenado un número de acciones en respuesta al agresivo acoso del gobierno ruso sobre funcionarios estadounidenses y operaciones cibernéticas contra la elección estadounidense”, señaló Obama según un comunicado de la Casa Blanca.

Investigaciones de inteligencia ejecutadas por la Casa Blanca, habrían comprobado que los ciberataques ocurrieron en dos grandes oleadas contra el Partido Demócrata. La primera de ellas en el verano de 2015 y la segunda en marzo de 2016. Comenzó con el envío de correos maliciosos a miles de trabajadores de la campaña de los demócratas, incluyendo a los grandes jefes, y con ello obtuvieron las claves de sus correos electrónicos. Después de esos, a los hackers solo les quedó sentarse a escoger la información más sensible y comprometedora, y publicarla, utilizando para ello hasta a Wikileaks.

Toni Gidwani, exanalista del Pentágono y consultora de la firma de ciberseguridad Threat Connect, dijo que este año el mundo ha detectado «un descarado número» de ataques desde Moscú.

«A los rusos no parece importarles que estas actividades les sean atribuidas. Están dispuestos a descargar una tremenda cantidad de información personal y privada como parte de estos ataques», dijo Gidwani a la BBC.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados