Maduro prohibe hablar mal de Hugo Chávez en Venezuela

1430

El gobierno no solo censuró la transmisión en el país de la teleserie ‘El Comandante’, producida por Sony, suspendiendo la señal de RCN, sino que inició una campaña en las sedes de instituciones públicas en la que ordena a funcionarios a prohibir a usuarios decir cosas negativas de quien muchos señalan es el causante principal de lo que ocurre en ese país.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

Si es por la aguda crisis social, institucional, económica y política que atraviesa Venezuela, no habría un momento más oportuno para poner al aire una serie de televisión que hable sobre quien muchos consideran como el más directo responsable del deterioro de la otrora economía más sólida de Latinoamérica.

La serie ‘El Comandante’, manufacturada por la productora Sony Pictures Television, presentada en Colombia por el canal privado RCN y en el resto de Latinoamérica por TNT, se estrenó el pasado lunes 30 de enero bajo una gran expectativa, generada en parte por el enorme disgusto exhibido por voceros del chavismo en Venezuela, quienes la catalogaron entre otras cosas como “basura del imperio”.

El gobierno venezolano tildó la serie de Sony como "basura del imperio".

El gobierno venezolano tildó la serie de Sony como «basura del imperio».

En Venezuela los habitantes de este país que sintonizaron a las 11:00 de la noche el canal por suscripción TNT, se quedaron con las ganas de ver le promocionada obra, ya que por órdenes de la gubernamental Comisión Nacional de Telecomunicaciones -Conatel- , el mencionado canal fue sacado del aire durante la hora de transmisión de la teleserie, pautada en 60 capítulos.

Además el aparato propagandístico del Gobierno venezolano, posicionó como tendencia en Twitter la etiqueta #AquiNoSeHablaMalDeChavez, con la cual giró instrucciones a los seguidores del oficialismo para denunciar cualquier transmisión de la teleserie por parte de las cableras, catalogando el material como “un insulto a la memoria de nuestro comandante”.

Lucha por el ‘legado’

Pero el único frente abierto del chavismo por salvar la memoria del fallecido Hugo Chávez Frías no es una serie de televisión. En medio de una crisis de popularidad sin precedentes, con un indicador favorable que en enero de 2017 no superaba el 10%, según el estudio presentado por la encuestadora Delphos, Nicolás Maduro  emprendió una campaña para reprimir cualquier expresión pública que perjudique la imagen del fallecido ‘comandante supremo’.

En todas las dependencias públicas se dio la orden de impedir opiniones negativas sobre Chávez.

En todas las dependencias públicas se dio la orden de impedir opiniones negativas sobre Chávez.

A través del vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela  –Psuv-, Diosdado Cabello,  se giraron instrucciones de estricto cumplimiento en todas las sedes de instituciones públicas del Gobierno central y de las otras instancias afectas al chavismo. Las instrucciones establecen la colocación en sitio visible de un cartel en el que se prohíbe expresamente emitir opiniones desfavorables de Hugo Chávez, en un claro atentado contra la libertad de expresión y de opinión vigente en todo el territorio nacional y que consagra la Constitución Nacional en su artículo 57.

El partido Psuv también ha ordenado a sus seguidores hacer lo propio en las redes sociales, especialmente en Twitter y Facebook,  intentando con ello revertir la enorme impopularidad que los afecta por la pésima gestión gubernamental de Maduro.

La campaña ha generado un duro debate en la sociedad venezolana sobre el cerco a las libertades personales que han sido tema también a nivel internacional. Venezuela aparece por primera vez en 2017 como un país «no libre» en el informe anual de la organización Freedom House.

Los detractores del oficialismo han hecho duras críticas a la medida.

Los detractores del oficialismo han hecho duras críticas a la medida.

«La combinación de gobierno de mano dura y extrema mala gestión económica del presidente venezolano, Nicolás Maduro, empujó a su país al estatus de ‘no libre’ por primera vez en 2016», dice el documento presentado esta semana en Washington.

También explica que en 2016, Maduro, «confiando en el control que tiene el régimen sobre los tribunales», respondió a la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias «quitándole poder a la Asamblea Legislativa (Asamblea Nacional) y bloqueando el referendo revocatorio presidencial, con lo que impidió el único camino a un cambio ordenado de liderazgo», sostiene este informe.

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados