Se alejan posibilidades de paz entre el Gobierno y el ELN

1252

A los atentados en los que el ELN se ha visto involucrado en el interior del país se suma ahora el perpetrado contra una estación de Policía en pleno corazón de la capital de la República, Bogotá. Todo permite suponer que una negociación, seguirá congelada.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

Aunque en meses recientes hubo como nunca un acercamiento y hasta una agenda para el inicio de fase pública de las negociaciones entre el ELN y el Gobierno nacional, en diciembre esa posibilidad se alejó más que nunca. Antes de finalizar el año, el atentado contra una estación de Policía con un uniformado muerto, parece cerrar por ahora, un eventual retorno a la mesa.

“La hipótesis más probable es que se trata de un evento producido de manera irresponsable e infame por el Ejército de Liberación Nacional” (ELN) con el propósito de “atemorizar y aterrorizar a la población civil”, dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en entrevistas que concedió a medios radiales.

El ataque ocurrió pasadas las 9:00 de la noche del miércoles 28 de diciembre.

El ataque ocurrió pasadas las 9:00 de la noche del miércoles 28 de diciembre.

El ataque ocurrió sobre las 9 p. m. en la calle 200 con carrera 7.ª, en el puesto de Policía de Torca, al norte de Bogotá. Un auxiliar de policía murió en el ataque con explosivos. En los hechos resultaron heridos, al menos, otros siete uniformados.

Dos hombres que se movilizaban en motocicleta dispararon contra el uniformado. Luego arrastraron el cuerpo hasta unos barriles de contención y dejaron en su cuerpo un artefacto explosivo, confirmaron fuentes policiales.

“Es infame. Poner explosivos sobre el cadáver de un policía para atraer a sus compañeros es algo que no tienen antecedentes y es de gran sevicia”, dijo Villegas.

El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Hoover Penilla, informó que hay una recompensa de hasta 30 millones de pesos para quienes den información que permitan encontrar a los responsables.

tenía apenas 13 meses de haber ingresado a la fuerza policial.

El joven Carlos Rubio tenía apenas 13 meses de haber ingresado a la fuerza policial.

Se confirmó que el auxiliar Carlos Andrés Rubio Domínguez, de 19 años, oriundo del Líbano, Tolima, fue asesinado y los agresores dejaron un explosivo a 50 centímetros del cuerpo que luego fue activado vía remota cuando otros uniformados se acercaron al lugar. El arma de dotación del joven policía fue robada.

El artefacto explosivo tenía aproximadamente 500 gramos de amonal, con metralla, cuya activación, cinco policías más heridos con esquirlas en sus piernas y afectación en los oídos debido a la onda explosiva.

Negociaciones frías

De comprobarse la vinculación del ELN con este acto terrorista, esto se constituiría en una nueva sombra para unas negociaciones que ya de por sí estaban bastante afectadas por una serie de condiciones que habían surgido desde cada uno de los lados en disputa.

Tan solo el lunes 26 de diciembre, el ELN en su mensaje de fin de año solicitó al gobierno de Santos “flexibilizar las posturas” para acudir el 10 de enero a la mesa de negociaciones.

“El ELN aspira a que el 10 de enero se flexibilicen posturas de las partes y se llegue a un acuerdo sin imposiciones unilaterales”, dijo el Ejército de Liberación Nacional a través de la cuenta en Twitter.

El ministro Luis Carlos Villegas advirtió que la paciencia del Gobierno tiene límites.

El ministro Luis Carlos Villegas advirtió que la paciencia del Gobierno tiene límites.

Tras acordar en marzo el inicio de la fase pública de los diálogos, tenían previsto lanzarlos el 27 de octubre en Quito, Ecuador, pero Santos los dejó en suspenso hasta tanto el grupo no libere al excongresista secuestrado Odín Sánchez. A su vez el grupo armado exige que le otorgue el indulto a dos rebeldes presos.

La guerrilla también pide que se decrete un cese al fuego bilateral durante el lapso de las negociaciones, una solicitud que no cuenta con el aval del gobierno.

El mensaje que emitió esta semana el ELN, bien puede atribuirse a una respuesta dada al ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, que el pasado 23 de diciembre advirtió a la guerrilla que la puerta de las negociaciones no estará “eternamente abierta”, señalando sutilmente que la paciencia del gobierno se estaba acabando. “El ELN no entiende que la hora de la lucha armada en Colombia se acabó y que nuestras fuerzas militares tienen el poder suficiente para convencerlos que su puesto está en la política”, dijo el ministro en esa oportunidad desde la base militar de Tolemaida.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados