¡Qué es lo que tiene! La Universidad del Atlántico, que se la pelean

2076

Rafael Castillo Pacheco, fue sacado a sombrerazos de la rectoría y ahora hace toda suerte de maromas para que lo vuelvan a nombrar. Denunció la elección de César Lorduy en el Consejo Superior, y perdió la querella judicial. Por Rafael Sarmiento Coley

Rafael Castillo Pacheco, un muchacho jugador de bola de trapo en el bulevar de Simón Bolívar, fue catapultado como servidor público por el entonces Gobernador del Atlántico Arturo Sarabia Better, quien lo nombró en la Dirección Departamental de Tránsito.

2-rafael-castillo-pacheco

Rafael Castillo Pacheco, quiere volver a toda costa a la Rectoría de la Universidad del Atlántico. ¿Por qué se disputarán con tanto tesón ese cargo?

Aquella dependencia era una ratonera con una corrupción rampante, en donde había congresistas que tenían numerosas cuotas políticas (en Barranquilla llamadas corbatas virtuosas). Estos recomendados políticos tenían que recurrir a toda suerte de anomalías para reunir una cuota mensual que aportaban ‘a la causa de nuestro jefe político’. No era para ninguna ‘causa política’. La plata de la corruptela iba para el bolsillo del gamonal con credencial de Congresista de la República, algunos de ellos, en esas épocas, andaban con cadenas de oro del grueso de los collares de los perros dóberman.

Pues bien. En esa época Castillo Pachecho era joven y brioso. Un morenito bien pintoso, afable, recto en sus ejecutorias oficiales, incorruptible y trabajador incansable.

En esas condiciones no le fue difícil transformar la Dirección Departamental de Tránsito en un modelo nacional del eficiente y eficaz servicio que se prestaba al público, sin pedir coímas, como era la costumbre de antes, y sin demorar la entrega de las licencias de conducción o los papeles de traslado de dueño de un carro, a la espera de una jugosa propina. Ya eso era historia del pasado.

Un comienzo feliz

4-universidad2-del-atlantico

Hermosa vista del conjunto de edificios de la Ciudaddela de la Universidad del Atlántico.

En todos los cocteles a los cuales asistía Sarabia Better (porque era bastante coctelero) se deshacía en elogios sobre el perfil y la capacidad de trabajo de su pupilo Rafael Castillo Pacheco. De ahí en adelante lo pasó como funcionario del Despacho y con frecuencia hasta lo designaba gobernador encargado, cuando el titular, Sarabia Better, viajaba.

Trabajó un tiempo con Cementos del Caribe (hoy Cementos Argos), y luego aterrizó, ya con los años pidiéndole jubilación, en la Rectoría de la Universidad del Atlántico (Udea), puesto en el cual se amarró repartiendo jugosos contratos a ciertos sectores influyentes en grupos que tenían el privilegio y el poder de nombrar representantes en el Consejo Superior, que es la máxima autoridad de dicho centro académico.

Ya no contaba con la protección paternal de Sarabia Better, ni con su proselitismo voz a voz en los cocteles sobre las calidades de Castillo Pacheco.

Ahora Sarabia Better, casi en uso de buen retiro tras perder una aspiración al Congreso, se aferró al poder de un amigo político que lo hizo nombrar de Embajador en Portugal, en donde se la pasó leyendo las mejores obras de escritores portugueses, italianos y franceses, probando los mejores vinos en la tierra de los afamados viñedos y saboreando todas los buenos platos de la exquisita culinaria potuguesa. Sarabia Better es un hombre fino, que sabe de la buena vida y aprovechó al máximo su periplo en el llamado ‘exilio dorado’ de la diplomacia colombiana.

Cuando regresó, ya avanzado en edad y cansado por su largo trajinar desde la dura tarea que desempeñó como excelente presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barranquilla y como Gobernador del Atlántico, prácticamente desapareció por decisión propia de la escena pública. Por su propio gusto se puso, en la realidad, fuera de circulación.

Ya no puede con esos cargos

Rafael Castillo Pacheco es una magnífica persona y fiel amigo de sus amigos. Hombre sencillo y sensible. Por eso vive con el prejuicio de que lo miren maluco por el color de su piel, o por la forma de su nariz. Es una pesadilla que él mismo se forma en su mente, y que en la realidad no existe. La gente lo mira y lo trata con el respeto que se merece. Y con ese mismo respeto lo sacaron a sombrerazos de la rectoría del Atlántico porque ya no es el mismo funcionario providencial y eficiente que transformó la Dirección Departamental de Tránsito en un organismo ejemplar y con cero corrupción.

5-universidad3-del-atlantico

“La Udea requiere de un rector dinámico, emprendedor y audaz”, dice uno de los miembros del Consejo Superior, César Lorduy.

Es  que los años no pasan en balde. Pesan. Hacen daño a la capacidad laboral. Por lo cual a Rafa Castillo, cuando fue Rector de la Udea, le metieron muchos goles por contratos para prestar servicios con personal externo, con la ilusión de que esos sectores manipularan su permanencia en la Rectoría por secula seculorum.

Sucedió que muchos de esos nuevos amigos, a sus espaldas, negociaban los contratos, ganaban coímas por ser incluidos en nóminas paralelas. Hacían todo tipo de arbitrariedades sin que Rafa Pacheco, ya vencido por el tiempo, se diera cuenta. Ya estaba próxima su derrota en la aspiración de mantenerse en ese cargo por los siglos de los siglos.

El Consejo Superior acumuló toda la información sobre esas cosas poco correctas que sucedían a espaldas del Rector, y entendió que Castillo Pacheco ya había perdido el brío por tantas penas. Porque el periplo vital suyo no ha sido fácil. Es un admirable ejemplo de superación, viniendo de abajo, hasta alcanzar cumbres envidiables.

Acudió a los estrados judiciales

Con la esperanza de eliminar a varios de los consejeros que lo sacaron de la Rectoría con siete votos en contra, y dos en blanco, para el total de 9 miembros del Consejo Superior de la Universidad del Atlántico, armó un ‘proyecto judicial salvaje’.

3-cesar-lorduy-19

César Lorduy, reafirmado de manera contundente por el sector productivo del Atlántico como miembro del Consejo Superior de la Udea.

Y al primero que se la enfiló fue a César Lorduy Maldonado, representante de los sectores de la producción, asociados en los Comités Intergremial e Interempresarial del Atlántico.

Sobre el tema de la referencia, Lorduy Maldonado lo resume así: “el fallo o Sentencia del Juzgado Once (11) Administrativo Oral de Barranquilla, notificado por correo electrónico en el día de hoy.

Sobre el particular, me permito precisar:

  1. En septiembre de 2015,  es decir casi dos (2) meses después que fuera despedido como rector de la Universidad del Atlántico, Rafael Castillo Pacheco, demandó por la vía de la Nulidad Electoral, la elección de César Augusto Lorduy Maldonado efectuada por el Comité Intergremial e Interempresarial del Atlántico.
  2.  Uno de los argumentos presentados por Castillo Pacheco, textualmente es: “(…) A partir de la fecha su posesión como consejero, el 29 de julio de 2015, el señor Cesar Augusto Lorduy Maldonado (…) ha desarrollado actuaciones administrativas decisivas que repercuten directamente en los destinos administrativos y académicos del Alma Mater y ha permeado sus procesos democráticos, entre otras, recientemente ha intervenido y coadyuvado con el ejercicio de su voz y voto, en la remoción de su rector y en la designación y encargo de una nueva rectora de la institución (…)”

2.  Después de los trámites de rigor, el Juzgado antes citado decidió Primero. Declárase la nulidad del acto de elección del Dr. César Augusto Lorduy Maldonado, como representante de los gremios del sector productivo del Departamento del Atlántico ante el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico, de conformidad con lo expuesto en la parte motiva de este proveído”.

  1.  Las razones del juzgado en resumen son:  “Descendiendo al caso sub-judice, se encuentra probado dentro del plenario, que el Consejo Directivo del Comité Intergremial e Interempresarial del Atlántico, en sesión ordinaria celebrada el día diecisiete (17) de junio de 2015, decidió designar al abogado y columnista César Augusto Lorduy Maldonado, como reemplazo ante una posible renuncia de la doctora Marcela Blanco Lara, en el cargo de Representante del sector productivo en el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico, que ésta desempeñaba. La anterior decisión, fue aprobada por unanimidad de quienes se encontraban presenten en dicha sesión, es decir, cinco (5) miembros. Bajo ese contexto, es claro que la sesión ordinaria celebrada el día diecisiete (17) de junio de 2015, trasgrede la disposición estatutaria que sobre la misma obliga que el quórum para deliberar, tanto en las sesiones ordinarias como extraordinarias de la Asamblea General y del Consejo Directivo del Comité Intergremial e Interempresarial del Atlántico, debe estar conformado con un número plural de personas que representen, por los menos, la mayoría absoluta de sus miembros, entendiéndose por mayoría absoluta, la mitad más uno de todos sus integrantes, es decir, siete (7) miembros, situación que no se presentó en este caso, como quiera que solo asistieron a la sesión ordinaria cinco (5) de los doce (12) miembros que conforman dicho Comité”.
  1. En resumen y según el fallo, Lorduy Maldonado debía haber sido elegido por 7 votos, de acuerdo con el quórum que exigen los estatutos, pero solo fue elegido por 5 votos, que fueron los que asistieron a esa reunión.
  2.  A pesar de estar en el expediente, el Juzgado Once (11) Administrativo Oral de Barranquilla no tuvo en cuenta el acta N° 191 del 21 de agosto de 2015, relativa a la elección del señor Lorduy Maldonado como representante de los gremios del sector productivo del Departamento del Atlántico, ante el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico.
  3.  En dicha acta textualmente se expresa:
  4.  Situación Universidad del Atlántico

“Se consigna un reconocimiento a la gestión que el Dr. César Lorduy Maldonado viene desplegando en su calidad de representante del sector productivo en el Consejo Directivo de la Universidad del Atlántico, que ha logrado contribuir a que se encuentren caminos importantes para una gobernabilidad adecuada de la institución en procura a superar las inestabilidades asociadas al proceso de elección del nuevo rector en propiedad y que la gestión académica no se perturbe.

1-slider-universidad-del-atlanticoAl respecto, ante la solicitud de precisión de las particularidades de la designación de este representante la Presidencia Ejecutiva reporta que, de conformidad con los estatutos, es un acto que corresponde a quienes ejercen la representación legal de la entidad y que tal acto fue anunciado por correo electrónico, cuando se hizo uso de la disposición preventiva que se había comentado en reunión ordinaria del mes de junio, cuando se avizoraba el retiro de la anterior representante.

En todo caso, se decide adoptar también en el seno de este consejo Directivo una ratificación expresa de la designación del Dr. Cesar Lorduy Maldonado como representante del sector productivo ante el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico, decisión que se adopta unánimemente.

  1. La anterior decisión fue tomada unánimemente por los quince (15) asistentes, más tres (3) invitados y cuya relación se encuentra en el acta anexa.
  1. El anterior documento no fue tenido en cuenta por el Juzgado Once (11 ) Administrativo de Barranquilla.
  1. Dado que el juzgado determinó que no se había cumplido el quórum en la reunión del 17 de junio de 2015 en donde me eligieron por primera vez, y dado que el Juzgado desconoció mi nueva elección realizada el 21 de agosto de 2015, el día martes 9 de noviembre de 2016 elComité Intergremial del Atlántico, decide elegir a Cesar Lorduy, con la asistencia de 14 gremios, que unánimemente votaron a favor de dicho nombre”.

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

1 comentario

  1. Rocío Loaiza Sarabia el

    Buena la descripción del perfil de Rafael Castillo y los detalles del fallo de la reafirmación del nombramiento de Lorduy; pero me quedé esperando el desarrollo del titular, relacionado con el jugoso presupuesto que sugiere el titular: qué será lo que tiene la U del Atlántico que se la pelean
    ?