Presagiando lo que viene, Rousseff denuncia golpe de Estado en su contra

842

A pocas horas del pronunciamiento del Senado sobre lo que parece inevitable, el discurso de la suspendida mandataria brasileña se ha enfocado en calificar la trama con la que la han sacado del poder.

Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

Entre el martes o miércoles podría conocerse la decisión del Senado de Brasil que definirá el futuro político inmediato de la destituida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.  La mandataria ha sido acusada de manipular los balances fiscales de la Nación entre los años 2014 y 2015, para favorecer los traspasos presupuestales de una partida a otra, sin autorización del Poder Legislativo y para favorecer intereses particulares.

El juicio se ha celebrado en el contexto de una nación profundamente afectada por la crisis económica, que ha acelerado la inflación a dos dígitos y ha permitido el avance de la pobreza que durante el gobierno de su antecesor, Inácio Lula Da Silva, había retrocedido a niveles históricos. También la gestión izquierdista de Rousseff fue herida de muerte con el descomunal escándalo de corrupción que involucró a la estatal Petrobras y la firma privada Odebrech, en la que colaboradores muy cercanos al gobierno fueron salpicados.

Los seguidores de Dilma Rousseff denuncian manipulación del juicio.

Los seguidores de Dilma Rousseff denuncian manipulación del juicio.

Todo esto ha generado una impopularidad que en el caso de Rousseff, le ha dejado niveles de aceptación de apenas 10%, incluso menos en algunos momentos. Esta situación le ha dejado poco margen de maniobra a la mandataria que ahora espera lo que según todos los analistas parece inevitable. El impeachment, que la sacaría definitivamente del Palacio de Planalto.

El destino de Dilma está en manos de un Senado cuyos miembros también tienen historial de corrupción.

El destino de Dilma está en manos de un Senado cuyos miembros también tienen historial de corrupción.

Consciente del peligro que corre, Rousseff ha centrado sus declaraciones públicas en las oscuras hojas de vida de los legisladores que están haciendo la parte de jueces que van a definir su destino. Para muchos, no le falta razón. Transparencia Brasil reveló en un reciente estudio que el 59 por ciento de los 81 integrantes de esta cámara han sido condenados, acusados o investigados por crímenes en algún momento. El propio presidente de este ente, Renan Calheiros, está muy implicado en el Lava Jato, el escándalo de sobornos a políticos utilizando recursos de Petrobras.

El lunes pasado , Rousseff insistió ante el Senado en sus tesis de golpe de Estado. En su discurso y a lo largo del interrogatorio, Dilma Rousseff  manifestó su temor a la «muerte de la democracia» y a que no tengan continuidad las mejorías sociales que se alcanzaron durante su Gobierno y el de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva.

Dilma insiste en que el Gobierno de Temer es racista, clasista y de facto.

Dilma insiste en que el Gobierno de Temer es racista, clasista y de facto.

Para que se apruebe la destitución, será necesaria una mayoría calificada de dos tercios (54 votos) entre los 81 senadores, una cifra que se presume accesible para los favorables a la salida de la mandataria.

En dos votaciones previas realizadas en fases anteriores del proceso en la Cámara Alta, los que apoyan la destitución de Rousseff sumaron 55 y 59 votos.

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados