Las sombras que se acumulan sobre Río 2016

1042

La renuncia del ministro de Deportes, George Hilton, a menos de 150 días del inicio de los Juegos Olímpicos, se produce en medio de la peor crisis política que ha enfrentado el ahora débil gobierno de Dilma Rousseff.

Por Lexander Loaiza Figueroa @Lexloaiza

Este 19 de marzo se formalizó la renuncia del ministro de Deportes de la presidenta Dilma Rousseff, George Hilton, como parte de la decisión del Partido Republicano Brasileño (PRB), de abandonar la coalición en la que apoyaba al Gobierno de la Mandataria, que padece la más severa crisis política que haya enfrentado; producto de los escándalos de corrupción, lavado de dinero y ahora, obstrucción de la justicia.

La dimisión de Hilton se conoce a menos de 140 días de la fecha de inicio de los Juegos Olímpicos Río 2016, este 5 de agosto, y agrega más nubarrones a la organización de la más importante cita deportiva mundial, que ya tienen vieja data.

Lula Da Silva y Dilma Rousseff enfrentan una tempestad política

Lula Da Silva y Dilma Rousseff enfrentan una tempestad política.

Los malos presagios comenzaron en junio del año 2013, cuando cientos de miles de residentes de Sao Paulo protestaron por el incremento en los costos del transporte público y en contra de los gastos que se estaban realizando para organizar tanto el Mundial de Fútbol como los Juegos Olímpicos.

Paralelo a las protestas, también estaba el cuestionamiento administrativo y surgieron escándalos de irregularidades y retrasos en la construcción de los escenarios deportivos, lo que motivó el despido de ministros de Deportes y otros altos funcionarios del Gobierno de Brasilia.

En abril de 2014, el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), John Coates, exclamó que los preparativos de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016 eran “los peores que había visto jamás” y se filtró entonces la existencia de un presunto plan B (la repetición de los Juegos en Londres), si las obras previstas en Río no se terminaban a tiempo.

La construcción de los escenarios estuvo plagada de retrasos

La construcción de los escenarios estuvo plagada de retrasos

Aunque con el tiempo la posición del COI se fue suavizando, la derrota temprana de Brasil en el Mundial y el deterioro de la situación económica del país en 2015 desplomó aún más el ánimo de los brasileños, quienes lejos de estar expectantes ante la cita global de Río, se mostraron cada día más escépticos.

En 2016 el panorama lejos de despejarse, se oscureció con la expansión de la epidemia del Zika, que tiene a Brasil como epicentro de la enfermedad con más de 1,6 millones de contagiados.

“Acoger los JJ.OO. en un lugar rebosante de Zika, un brote que la Organización Mundial de la Salud considera una emergencia de salud pública de importancia internacional, es sencillamente irresponsable”, escribió en febrero en la revista Forbes el doctor Lee Igel, profesor de la Universidad de Nueva York.

Pocos días después, la propia Dilma Rousseff salió al paso asegurando que el Zika no comprometía la realización de los JJ.OO.

Pero sorteados en apariencia todos estos obstáculos, la estocada final parece venir ahora desde el propio Palacio do Planalto (sede de Gobierno). La tormenta jurídica y política en las últimas semanas amenaza a todo el Poder Ejecutivo. El clímax de la crisis comenzó desde la detención temporal de Luiz Inácio Lula Da Silva a principios de marzo para declarar por blanqueo de dinero y falsificación de documentos.

Más de 4,5 millones de brasileños protestaron esta semana.

Más de 4,5 millones de brasileños protestaron esta semana.

El rápido nombramiento de Lula Da Silva como ministro de Casa Civil por parte de Rousseff para presuntamente evadir el proceso judicial por un tribunal ordinario; grabaciones telefónicas y la anulación sucesiva de su designación por otros juzgados, han derivado en masivas protestas que esta semana congregaron a nivel nacional a más de 4,5 millones de personas, quienes exigieron la destitución de la mandataria; una idea compartida por el 68% de los encuestados por la firma Datafolha, a mediados de este mismo mes.

Compartir.

Acerca del Autor

Lexander Loaiza

Es comunicador social con especialización en el área audiovisual egresado de la Universidad del Zulia (Venezuela). Ha realizado cursos de periodismo económico con el Banco Central de Venezuela, periodismo digital, locución comercial y ha desempeñado labores en medios como RCTV, Televen, Últimas Noticias, Diario La Calle-Valencia (editor), Union Radio y ha acumulado experiencia como asesor comunicacional en instituciones públicas y privadas.

Los comentarios están cerrados