¡Desparalízate Barranquilla!

789

Barranquilla tiene el privilegio de ser la casa de la selección. Aparentemente otro motivo para llenarse de orgullo.

Por: Eliana Moreno S.*

El precio de ser La Casa de la Selección no es cualquiera. La selección a lo largo de 26 años ha jugado las eliminatorias de los mundiales en este pedazo de tierra Caribe y ha tenido que hacerlo bien para que se siga jugando en esta ciudad. También la administración de Barranquilla ha cumplido una serie de requisitos para que esto sea así, pero ese es el precio que paga la Federación Colombiana de Fútbol y el Estado… ¿cuál es el que pagan los barranquilleros?

Si bien es cierto que el hecho de recibir a la Selección en la ciudad representa ingresos económicos, oportunidades de empleo, aumento del turismo y del comercio, hay una mancha negra que se aleja de lo positivo y se inclina más a lo mediocre, flojo y fresco que cuesta reconocer. Este aspecto está relacionado con el reciente decreto que el acalde de esta ciudad, Alejandro Char, dio a conocer a través de un trino y que como si tratara de un premio anunció: “Mediante decreto 0349 de marzo 28 de 2016, hemos declarado tarde cívica en la ciudad de Barranquilla lo cual, tal como lo dice el ARTÍCULO 2 del mismo decreto, “el día 29 de marzo de 2016, los funcionarios públicos de la administración distrital de Barranquilla prestarán sus servicios en jornada continua desde las 07:00 AM hasta la 01:00 PM, a excepción de aquellos funcionarios públicos que por la naturaleza de sus cargos y que por necesidad del servicio se requieran”.

Toda una ciudad paralizada por el partido de la Selección, miles de estudiantes universitarios que interrumpen su formación profesional, otros miles estudiantes de colegios que lo hacen. Empresas e Industrias que se paralizan porque -¡en Barranquilla juega la Selección!-. Mañana desde la 1:00pm no existe pobreza, no existe desempleo, ni  existe corrupción. No hay educación de mala calidad, ni abusos sexuales o psicológicos. Mañana por la tarde, no hay desplazamiento, no existen noticias malas. Mañana toda una ciudad vive en torno a la Selección.

Barranquilla, el progreso que tanto sueñas no llegará de esta manera, el progreso requiere esfuerzo, sacrificio, constancia y trabajo de todos los que viven en esta ciudad. Sigues siendo encantadora, sigues conservando todas tus maravillas, pero es tiempo de que te alarmes cuando las cosas no se hacen con objetividad. Celebra a tu Selección, apoya el deporte, alégrate con lo positivo pero quéjate y exígete aquello que te brindará desarrollo.

*Estudiante de Comunicación Social y Periodismo

Compartir.

Acerca del Autor

Los comentarios están cerrados