Ahí les dejo mi escrito

2346

Una respuesta y unas aclaraciones de Mauricio Vargas y Marco Schwartz. 

Por Rafael Sarmiento Coley

Mauricio Vargas Linares, Marco Schwartz Rodaki y quien esto escribe pertenecemos a una logia formada con el pizarrón y la tiza en mano de un verdadero maestro del periodismo, como lo es Juan B. Fernández Renowitzky.

5 Mau

El periodista y escritor barranquillero Mauricio Vargas Linares.

Para colmo de males, bajo la férula de la misma maestra, la inolvidable Olguita Emiliani. De tal manera que entre los tres nunca hubo – ni habrá- rencillas, rifirrafes ni mucho menos ofensas personales. Por el contrario, siempre ha existido – y existirá- una camaradería.

Dicho lo anterior, no sin antes explicar que el título de esta nota lo tomo de una de las tantas novelas de Mauricio, ‘Ahí les dejo la gloria’, asumo un poco el papel de abogado en causa propia. Porque, entre otras cosas, quien escribió el artículo polémico sobre Mauricio y que repercute de manera indirecta sobre Marco como director de El Heraldo, fue uno de mis tres hijos, Jorge Mario Sarmiento Figueroa, Editor General de este portal.

Hablando este martes entre los tres, concluimos en que un tema como el que aborda Jorge Mario merece una reflexión a varias voces, y que en el artículo hubiera valido la penar contar con algunas de ellas para tener más contrastes de información. Haciendo de abogado del diablo, a lo mejor Jorge Mario pensó publicar, de una, el artículo, sintiendo la necesidad de aportar su reflexión en un debate que siempre está vigente entre quienes nos dedicamos al ejercicio periodístico y que, actualmente, mantienen abierto para bien del periodismo nacional colegas como Mauricio Vargas, Daniel Coronell y el propio Marco Schwartz.  

Contar entonces con los aportes de Mauricio y Marco con relación al artículo escrito por Jorge Mario, considero que es de gran valor, no solo para Lachachara.co, sino en general para el gremio periodístico y para la sociedad, en un país que está poniendo todo su empeño para que las diferencias y desavenencias, cualesquiera que sean, se resuelvan con el diálogo y la reflexión, en procura de la paz. 

Para el Director del portal es una situación difícil, estar en medio de un desencuentro ocasional en donde los protagonistas son, por un lado, un hijo mío, al que adoro, y por el otro costado, dos periodistas de mi misma camada, de mi misma escuela, amigos de todos los tiempos, a quienes respeto y admiro.

Amigo de sus padres

Con el privilegio que tuve de ser primero amigo y discípulo del padre de ambos, y luego amigo entrañable de Mauricio y Marco.

3 Marco Schwart

Marco Schwartz Rodaki, Director de El Heraldo, en entrevista con el Director de este portal Rafael Sarmiento Coley.

En efecto, trabajaba este servidor en Diario del Caribe y no dejaba de leer la columna de Nachum, el padre de Marco. Tanto hice, hasta que lo conocí. Simpatizamos porque ambos éramos unos enamorados de la naturaleza, de la química elemental, de los remedios caseros, sencillos y baratos.

Fue una amistad sagrada hasta cuando Nachum se marchó del país.

Y con el caso del padre de Mauricio, el maestro e ilustre orientador de escritores y periodistas, Germán Vargas Cantillo, nos encontrábamos en todos los lanzamientos de libros, que por esa época eran muy frecuentes en Barranquilla, y, por supuesto, el presentador era don Germán, con su voz sonora y  clara. Con una dicción impecable. Había sido locutor en la era de la radio de oro de Barranquilla. Más tarde nos encontramos en Bogotá, él en la dirección del Instituto de Radio y Televisión (Inravisión), y el suscrito en El Tiempo.

Un pequeño sector de la colonia costeña –entre quienes se contaban, entre otros- los difuntos Gonzalo González (GOG), Orlando Fals Borda y varios miembros costeños de las redacciones de El Espectador y El Tiempo, solíamos hacer unas tertulias, rotándolas de casa en casa, disfrutando el sabor de la cocina costeña y con una que otra bebida espirituosa. No había tema vedado ni prestigio que quedara en pie.

De manera que ahí quedó ese entronque posterior con dos de los hijos de esos dos amigos y maestros del suscrito. Por lo tanto Mauricio y Marcos, más que colegas y compañeros del mismo barco (la escuela de El Heraldo), somos amigos entrañables, somos hermanos de amistad.

Por eso estoy seguro de que ellos supieron entender el artículo de Jorge Mario como algo muy profesional, sin sesgos ni dobles intenciones, mañas que jamás ha tenido – ni tendrá- un joven periodista formado en una de las mejores facultades de comunicación social y periodismo del país, con estudios en universidades de España y Venezuela y con unos principios y valores de un hogar en donde siempre ha reinado la armonía y el empeño por dar el buen ejemplo a los hijos.

Lo que dice Mauricio

2 Mauricio Vargas

Mauricio Vargas Linares, autor, entre otras tantas obras, de la novela histórica ‘Ahí les dejo la gloria’.

Mauricio Vargas: El tema es sencillo: no soy accionista, ni directivo ni empleado de Dattis,  una empresa que respeto por su seriedad y profesionalismo pero con la cual no tengo ninguno de esos vínculos. Tampoco soy asesor de la Alcaldía de Barranquilla. Soy amigo personal del Alcalde Char, a quien aprecio y a quien nunca le niego una opinión o consejo. En resumen, no tengo contratos con el Gobierno Nacional ni con la Alcaldía del Distrito. Se cae así toda la estantería argumental del artículo, algo que habría sido muy fácil si el autor se hubiese dignado llamarme, como corresponde al rigor periodístico más elemental.

Lo que dice Marco

Marco Schwartz Rodaki: Estimado Rafa:
1. Mauricio no «es uno de los talleristas principales en la formación de periodistas de El Heraldo». Si lo fuera, te lo diría con orgullo. Solo lo invité hace más de dos años a dar unas pocas charlas de redacción periodística, una materia de la que -coincidirás- algo conoce.
2. El Heraldo, medio que conoces y que presumo estimas, tiene fuentes variadas de ingresos (entre ellas la institucional, como todos los medios), como corresponde a un medio de sólida trayectoria y prestigio.
3. El periodismo de insidias y mensajes ambiguos no es constructivo. Bastaba con cumplir uno de los preceptos básicos del oficio (llamar a las partes para escuchar su versión) y les hubiera explicado esto y todo lo que quieran saber. Un abrazo.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados