Lo que sí perdimos

1464

De la corona que nos robaron y otros daños ‘colaterales’…

Por: Daniela García

2 Las 3 protagonistasMuy estruendoso el ruido que causó la reciente velada de coronación de Miss Universo donde la Señorita Colombia Ariadna Gutiérrez pasó a la historia del famoso concurso por tener el reinado más corto de todos en dicho certamen.

Debo confesar que yo también aporté mi granito de arena a toda esta controversia, ya que no aguanté las ganas de escribir en Facebook lo que pensaba y no niego que sentí pesar por Ariadna y que me pareció un tanto sospechoso el modo en que ocurrieron los hechos, y hasta una lagrimita se me escapó pero ya todo está dicho y nada podemos hacer.

Estuve pensando en el tema, y llegué a la conclusión de que esta belleza caribeña sólo perdió el título de Miss Universo, el cual ha perdido mucha espectacularidad con los años, pero ganó, y me atrevo a decir, muchísimo más que la elegida filipina Pia Alonso Wurtzbach.

Viéndolo bien, la imagen de la sucreña quedará grabada en los medios nacionales e internacionales por siempre, el escándalo de la corona le hará ganar muchos beneficios que como dijo la Azcárate, la disparará a dimensiones que ella nunca se imaginará, y es que no conozco el primer medio colombiano que no está ya buscando una primicia con esta mujer.

En fin, ella no tiene que preocuparse mucho, porque seguro que con su belleza e inteligencia dará mucho de qué hablar por estos años.

Pero, ya hablamos suficiente de Ariadna y por lo visto está claro que tiene un porvenir fructífero. Y sí, Colombia perdió una corona, pero no se puede perder lo que nunca se tuvo, dice el pajarito. Más bien déjenme contarles unos tantos daños ‘colaterales’ que causó todo este revuelo.

Hemos luchado por devolverle la buena reputación a nuestro país luego de tantos años de señalamientos y prejuicios, pero nos las teníamos que embarrar, cuando empezaron a hacerse virales los memes de Andrés Parra como Pablo Escobar con la libretica anunciando a Steve Harvey como su próximo objetivo, y lo peor es que luego nos ponemos rabiosos cuando nos asocian con drogas y narcotráfico.

Y ni hablar de los insultos a los que fue sometido el presentador en sus redes sociales, que nos hacen ver ante el mundo como un país racista e inhumano. Al ver todas esas ofensas me di cuenta de que como actúa un colombiano, habla de los 46 millones que somos. Una persona que ve estos comentarios groseros, malintencionados, y racistas y que no sabe nada de Colombia, pasará toda su vida tildándonos de esa manera.

«Pequeños daños» que hasta tontos pueden sonar, pero que se van acumulando y cuando queremos ver, volvemos a hacer la antigua patria boba de la cual tanto luchamos por combatir.

Nosotros somos los responsables de construir la patria que creemos merecer, cada uno en nuestra pequeñez aporta a construir una Colombia más tolerante, no volvamos a fallar dejando que hable más nuestra ignorancia que nuestra inteligencia innata. Y los invito a no sólo hacer virales los errores de nuestra nación, sino aún más los triunfos que son muchos y ocurren a diario.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados