TEDx una realidad en Barranquilla

1192

El evento global que reúne a los emprendedores más exitosos del mundo, se hizo realidad en Barranquilla.

Por: Melissa Ochoa chacharero

TEDx es un evento global nacido hace 30 años en Monterrey, California. Se caracteriza por ser un formato de charlas, conversatorios y los popularmente videos TED que circulan en las redes sociales, seminarios y clases de emprendimiento del mundo entero.

En la primera versión realizada en «La puerta de oro de Colombia»  la casa se echó por la ventana y acercó a algunos de los grandes talentos de diferentes disciplinas en un mismo escenario, al alcance de quienes quieren seguir sus pasos. Ya lo había expresado la cantante colombiana Marta Gómez en una hermosa campaña con voz de protesta en una de sus canciones llamada: Para la guerra nada. ¡Cuanta creatividad desperdiciada hay en una guerra!

Con un despliegue de talento regional, nacional, localmente global TEDx es una prueba fehaciente de las muchas cosas buenas que Colombia tiene para dar, por fuera de Shakira y Sofía Vergara, sin desmeritar sus logros, el arte, la ciencia, la problemática sociocultural del conflicto interno colombiano y un nuevo mundo económicamente creativo fueron el eje central de los foros a tratar, haciendo gala también de la cuota artística llena de música y actuación.

Con una entrada magistral  se dio inicio al evento con  el ingeniero electrónico Jorge Reynolds, creador de la primera versión del  marcapasos, contó de manera breve y dinámica el origen de esta ingeniosa pieza de la medicina que ha salvado la vida de más de 78 millones de personas, desde cuando  se encendía con el motor de un tractor para el campo, hasta el avance que ha tenido su invento ahora próximo a implementar  la nanotecnología haciéndolo más pequeño que un grano de arroz. Rápidamente terminada su intervención abandonó el teatro con camino directo hacia el aeropuerto, no sin antes llevarse la admiración y la ovación del púbico que lo considera uno de los más grandes orgullos de la nación.

Seguidamente y en un contraste entretejido por la línea del emprendimiento, el cocinero y chef Alex Quessep habló de cómo la comida local, elemento fundamental para el sabor que le ha dado re nombre delimita quiénes somos y hasta cómo hablamos, y dio paso y reconocimiento a quien hace posible su oficio y el gusto por lo que hace, las cocineras tradicionales, invitando al escenario a su asistente en la labor, Ana Santiago, descendiente de los Mokaná y tubareña. Ella expresó con orgullo: Mi trabajo son todos los derivados de la tierra, vivo de eso y le enseño a mis hijos y nietos a prepararlos.

Un ron global con sello barranquillero

Miguel Riasco, joven co-creador de un ron nacional que ha sigo galardonado con varias distinciones internacionales, comentó que no hay mejor forma de contar la verdad que a través del cuento y la historia, y que su cuento fue esa bebida hechicera que a logrado a encantar al mundo entero.

Y así también encantó un ex guerrillero hoy en día transformado en todo un gestor de cambio para la infancia colombiana que por una u otra razón se ha visto inmersa de manera activa e incluso voluntaria en las filas de las guerrillas, siendo el testigo directo de la muerte de un niño «Cruz roja» como le apodaban que murió ante él, su mensaje: «No es necesario esperar a que los niños mueran en las filas de la guerra,  para darnos cuenta que debemos hacer algo respecto»

De principio a fin el arte hizo parte de cada una de las ponencias, Alberyo Levy  de Brasil, mostró con imágenes abstraídas de un encefalograma hecho en vivo y en directo con tecnología portable, «algo así como unos diadema que leía su pensamiento», la magia que vive en su cabeza.

Miguel Riascos

Miguel Riascos

Paula Silva, directora de arte del British Counsil en Colombia, habló sobre la nuevas formas de economía creativa y de la Gentrificación: Transformación de un espacio urbano a través del arte; «Si la economía creativa fuera un país, sería la cuarta nación más poderosa del mundo ya que representa el 4,3% Billones de la economía global».

Por último, la orquesta sinfónica de la fundación Acesco engalanó la noche con música de cámara que se fue transformando entre aplausos y coros en un homenaje a la obra del Joe Arroyo, y el humor y la buena vibra del movimiento del «Bacanerismo» estuvo a cargo  del actor  Victor Hugo Trespalacios quien contó cómo solo teniendo una mirada global de la vida pudo reconocer que nada es lo suficientemente importante, porque todo importa cuando está interconectado.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados

 Vulnerability scanner