“Le va a permitir al país respirar, será un gran paso” 

1182

Las predicciones del connotado magistrado Carlos Gaviria Díaz, fallecido el 31 de marzo de 2015, sobre los diálogos de paz. 

Por Óscar López Lobo, Chacharero

5 Óscar LópezCarlos Gaviria Díaz, fallecido el 31 de marzo de 2015 en Bogotá por una fuerte afección pulmonar, considerado por adeptos y críticos como el representante más importante e impoluto de la izquierda colombiana. Agnóstico, liberal clásico, ex magistrado reconocido por sus posturas progresistas o de avanzada cuyo paso por la Corporación dejó un legado digno de imitar. En su paso por la capital argentina rumbo hacia Santiago de Chile, conversó con uno de nuestros colaboradores sobre los temas más álgidos en medio de la coyuntura política de finales de 2014. La entrevista realizada a mediados del mes de noviembre la recordamos aquí en La Cháchara por su valor periodístico y como tributo a una de las mentes más prodigiosas de la política colombiana.

4 Gaviria3

Carlos Gaviria Díaz, el desaparecido librepensador colombiano.

Una de las voces más relevantes de la izquierda colombiana, ex magistrado de la Corte Constitucional, candidato presidencial por el Polo Democrático Alternativo, ex Senador y tal vez uno de los intelectuales más elocuentes del país, Carlos Gaviria Díaz, conversó sobre los diálogos de paz, el presidente Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe en medio de su fugaz paso por Buenos Aires.

La necesidad de tener en una democracia una oposición clara así como una masa formada que participe e impulse el vuelco necesario que construya un país más decente e incluyente, es la idea y el trabajo arduo que viene realizando Carlos Gaviria desde la academia.

Su voz cálida, pausada, que envuelve el peso de sus ideas sólidas como el marfil impoluto reflejado en su pelo y barba de maestro septuagenario, fue claro y contundente al referirse al “relativismo positivo” que le generan los diálogos en La Habana, qué de ver la luz: “no creo que de allá vaya a venir la paz pero sí se va a producir sin duda un documento con algunos puntos que muestren acuerdos entre el gobierno y las Farc y desde luego le va a permitir al país respirar, será un gran paso”.

También se refirió a los paramilitares y al respaldo qué, como muchos ex jefes han declarado, le dieron al ex presidente Álvaro Uribe Vélez (hoy senador) y a su movimiento político de “extrema derecha”. 

Óscar López Lobo: Actualmente a qué se está dedicando..

Carlos Gaviria Díaz: Tengo una fundación que se llama Demopaz, Educación para la Democracia y la Paz, porque en mi campaña política dije que en Colombia la democracia está por construirse y que para construirla lo primero es educar a la gente, que el sujeto de la democracia es el pueblo y no puede ser una masa amorfa y tiene que ser una comunidad consciente. Para eso la educación es esencial, entonces mi hipótesis es que para construir democracia es necesario educar y para que haya paz es necesario que exista una sociedad más democrática.

Y desde luego no tengo ningún protagonismo en el Polo no hago parte de las instancias administrativas o directivas del partido pero sigo comprometido con el Polo porque me parece que es una necesidad tener un partido de oposición; ya que no concibo la democracia con una sola propuesta política, la oficial. Y ahora voy a apoyar la candidatura de Clara López.

OLL: Procesos que forman y pretenden acercarse a la democracia participativa..

CVD: Clarísimo, es que la democracia es participativa o no es nada, cuando se dice democracia participativa lo que se está confesando es que no hay democracia. Porque democracia sin participación no es democracia.

OLL: ¿A qué lo invitaron a Chile?

1 Gaviria4

Además de extraordinario jurista y catedrático (fue profesor del expresidente y hoy senador Álvaro Uribe), Carlos Gaviria fue presidente de la Corte Constitucional y candidato presidencial.

CGD: A unos foros realizados por organizaciones como Chile XXI y Marca Tú Voto que respaldan a que haya una asamblea constituyente que expida una nueva constitución en Chile, seguramente no tiene que haber mucha reforma a la vigente pero es un hecho legitimante de una nueva constitución. Es que es absolutamente impresentable que Chile a estas alturas tenga la constitución de Pinochet, con reformas introducidas durante el gobierno de Lagos por ejemplo, pero la constitución es la de Pinochet.

OLL: ¿Ve usted con buenos ojos el proceso de diálogo en La Habana?

CGD: Pertenezco al Polo y por tanto estoy en la oposición al gobierno de Santos pero aplaudo que haya tomado una decisión audaz como esa que no quiso tomar Uribe. O al menos no la socializó de tratar de ponerle término al conflicto armado que Uribe ni siquiera reconocía, el único método que considero eficaz y por otro lado mucho más a tono con la democracia es el diálogo.

Me parece que hay que tener un relativo optimismo, porque no creo que de allá vaya a venir la paz pero si se va a producir sin duda un documento con algunos puntos que muestren acuerdos entre el gobierno y las Farc, y desde luego le va a permitir al país respirar con mayor tranquilidad,  produciendo un efecto sicológico y social de gran importancia; por eso es necesario defender la paz y los diálogos de La Habana.

OLL: La tierra ha sido uno de los motores principales del conflicto y precisamente gobierno y Farc han manifestado estar de acuerdo en ese punto, ¿Cómo evalúa ese avance?

3 Gaviria2CGD: Excelente que se haya logrado un avance en ese punto pero me planteo una pregunta obvia, si el gobierno rápidamente reconoció que en el campo hay una inequidad absolutamente vergonzosa, creo que el coeficiente de Gini está cerca del 0.58, y que hay que hacer algo para mejorar la situación uno se pregunta ¿Por qué tenían que pedirlo las Farc si ya el gobierno y el propio establecimiento se había dado cuenta de esa situación inequitativa? ¿Por qué habría que esperar que se pidiera en una mesa de negociaciones?

Creo que esto hace parte de una tradición perversa y es esta: que únicamente se reconocen los derechos de la gente cuando apelan a las vías de hecho.

OLL: ¿Está de acuerdo con la propuesta que las Farc recientemente le hicieron al gobierno de realizar una asamblea nacional constituyente?

CGD: Creo que es indudable que los acuerdos de La Habana para que tengan legitimidad deben ser ratificados mediante un instrumento popular de participación ciudadana, pero en mi opinión creo que debe hacerse a través de un referendo porque la asamblea constituyente es una caja de sorpresas, todos sabemos qué se va a proponer inicialmente, pero nadie sabe en el curso de esa asamblea cuántos intereses hay y que se van a volcar en propuestas que pueden convertirse sin dudas, en un gran retroceso con respecto a la constitución del 91, que en términos generales es una buena constitución.

OLL: ¿Cómo explicarle a la población en general que las Farc participen en la contienda electoral y en qué beneficiaría al país?

CGD: Evidentemente es una cosa de sentido común las Farc se han alzado en armas y han dicho que su alzamiento en armas está justificado porque quieren un país distinto, un país más justo. Es una solicitud política, si renuncian a las armas para buscar esas mismas reformas o similares por la vía del debate democrático público pues naturalmente es necesario que se les dé amplia participación. Creo que eso no se puede poner en duda, es absolutamente necesario que participen en la vida política.

Lo que me parece es que ha habido una contradicción porque se debería estar preparando el terreno para que la opinión pública nacional acogiera con beneplácito la participación de la guerrilla en la vida política nacional pero al contrario, se ha creado un ambiente hostil hasta el punto de que ya desde muchos sectores ciudadanos se preguntan ¿Márquez va a estar en el congreso? y ¿Timochenko va estar en el congreso? La pregunta es  ¿Deben estar en el congreso? Sí, y es mucho más positivo que estén en el congreso que en el monte echando bala.

OLL: ¿Cómo pueden los colombianos entender que al desmovilizarse supuestamente las AUC durante la era Uribe, en estos dos años de Santos, siguen asesinando a líderes de tierras, campesinos, amedrentándolos y hasta con la anuencia en muchos casos de la fuerza pública?

CGD: Lo has dicho bien, supuestamente, la opinión mayoritaria del país tiene absolutamente clara que esa desmovilización no ocurrió, que hubo una aparente desmovilización que les permitió a las AUC o a los paramilitares reaparecer, resurgir bajo formas un tanto camufladas que hacen más difícil su identificación pero que siguen existiendo y que siguen haciendo lo que venían haciendo tradicionalmente y que hacen parte de los que ahora se oponen a una cosa tan elemental como la restitución de tierras.

Uno puede discrepar con él (Santos) porque no se puede presentar como si fuera una reforma agraria, como si hiciera parte de un proyecto de justicia distributiva, pero sí como un proyecto de justicia retributiva en el sentido que lo más elemental que se puede hacer con una persona  a quien la despojaron de sus tierras es devolvérselas. Eso es lo que está haciendo pero naturalmente ni siquiera eso puede hacerse en paz, allí ya han asesinado muchos líderes que han reclamado tierras y por tanto la presencia de los paras en el escenario nacional sigue siendo una evidencia.

OLL: ¿Cómo cortar esa relación entre entes del estado y los paras, en caso que fructifiquen los diálogos con la guerrilla si siguen activos?

CGD: Es difícil por una razón: porque los paramilitares han tenido un cierto caris oficial que se ha tratado de escamotear pero que es absolutamente claro, yo pregunto ¿Habrá algún colombiano que dude de que Uribe fue elegido con los votos y con las acciones violentas de los paramilitares?       Yo creo que nadie y por tanto, ellos han hecho parte del establecimiento. Ahora usted mismo recordaba la problemática de la devolución de tierras, que ha ocurrido incluso con la connivencia de las fuerzas armadas también es una verdad de a puño, que los paras han tenido un gran respaldo de las fuerzas armadas ha sido evidente.

OLL: ¿Cómo ve usted en estos momentos a Álvaro Uribe?

CGD: Yo he hecho un diagnóstico que se ha generalizado, desde el comienzo dije lo siguiente: el doctor Uribe tiene un síndrome de abstinencia; por ejemplo cuando una persona se vuelve adicta a una droga o al alcohol y se lo quitan, se enloquece, el doctor Uribe es adicto al poder y ahora que no tiene el poder está actuando de una manera tan irrazonable que cualquier persona extraña a la realidad política colombiana y que apenas se entere de sus actuaciones, tendría que sorprenderse que un ex presidente esté haciendo las cosas que hace el doctor Uribe y diciendo las cosas que dice.

OLL: ¿Con el Centro Democrático de Uribe sería beneficioso o perjudicial que ese proyecto se consolide en las próximas elecciones?

CGD: Pienso que en una democracia no se le puede tener miedo a la aparición de movimientos y partidos, que debería haber desde luego mayor honestidad y franqueza en elegir los nombres. ¿Quien le cree al doctor Uribe que está en un movimiento de centro? Ese es un movimiento de derecha, de extrema derecha, pero lo que pasa es que el centro se ha vuelto una especie de refugio de comodín para la ambigüedad, todos los que no son capaces de definirse políticamente por lo que son, entonces se hacen aparecer como de centro.

No son capaces de decir que son de derecha y ser de derecha es estar comprometidos con el mantenimiento de un estatus como el que hay en Colombia, si no que se llaman de centro porque esa presunta moderación del centro lleva un mensaje amable para los ingenuos.

Pero detrás del Centro Democrático lo que hay es un movimiento de derecha que puede participar, soy partidario que todas las vertientes políticas se manifiesten en una democracia pero que participen bajo su nombre y que no apelen a medios ilícitos para consolidarse porque naturalmente ellos han sido aliados de los paramilitares.

OLL: ¿Qué piensa de la carta que Iván Cepeda envió a dirigentes como Piedad Córdoba, Jorge Robledo, entre otros, para que la izquierda se una y pueda enfrentar las elecciones presidenciales?

CGD: Pienso que la invitación tiene que ser más amplia creo que hay gente que le teme al nombre de izquierda pero que no está con la consolidación del estatus quo, que quieren una Colombia más decente una Colombia más democrática. Por tanto creo que el llamado debe ser a todos los sectores democráticos del país para hacer un gran frente que evite que la derecha y en este caso la derecha armada, que sí ha utilizado toda la combinación de las formas de lucha, vuelva al poder.

OLL: ¿Por qué los colombianos deben apoyar los diálogos de la Habana?

CGD: Porque es la única manera de terminar un conflicto armado que lleva demasiado tiempo, es la manera más rápida, más segura, más eficaz y por otra parte más a tono con lo que es una democracia que es lo que se trata de consolidar. Por mucho tiempo que tome no es tanto como el que tomaría dejándolo librado a la lucha armada.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados