Los tambores de Pueblo Santo suenan en La Cueva

1064

«Es santo porque todo pueblo de músicos tiene que serlo». Así resume Marlon Peroza su creación musical que sintetiza el universo de la sabana.

Por Melissa Ochoa

En las calles de Pueblo Santo corren las culebras de dos cabezas, asustan más que las suegras y se llevan el salario como un cobra diario. Sus calles no las recorre el arroyo, ni la lluvia, pero si el hermano del trueno que agarra una gaita y le canta su cumbia a cualquier problema y los dispersa, aunque en estos días se refugió en La Cueva de Barranquilla y ahí también prendió la fiesta.

Una agrupación que lleva unida más de ocho años y que se ha constituido en la amada escuela de muchos discípulos errantes que van y vuelven, ya que un sinnúmero de ellos han pasado por las calles del santo pueblo de tambores y de cuentos ancestrales que dirige Marlon Peroza, músico de profesión y licenciado en la materia.

Es un joven de 30 años amante del arte que llegó desde Montelibano, surcando las corrientes del río San Jorge y por alguna razón musical desembocó en «la arenosa», y fue inspirado por el entusiasmo de los jóvenes estudiantes que apenas se abrían paso en el mundo artístico a crear esta agrupación que hoy en día está compuesta por Ailang Wong, en la Gaita Macho; Benigno Cárdenas, en la Tambora; Edinson Rodríguez, en el tambor alegre; Argemiro Campo, en el llamador; y Jesús Camacho, en la voz; Marlon Peroza, en la dirección, el mismo hermano del trueno, como alegremente lo llaman en las sonoras calles de Pueblo Santo y que también lleva la batuta con la gaita hembra, que en cuestión de cumbias, es la que manda.

Pueblo santo y sus premiaciones

Todos ellos tuvieron la oportunidad de sumarse a esa nuevas propuestas de escenarios que ofrece el legendario restaurante, bar y museo La Cueva a las agrupaciones musicales locales de diversos géneros, una cita que se impone los jueves para deleitar con la buena música.

La sorpresa fue contar con una concurrida asistencia para degustar de música de gaitas y tambores, recordando que en septiembre Barranquilla es epicentro de Jazz en la costa Caribe con el ya reconocido Festival Musical BarranquiJazz, lo que para Peroza constituye un gran logro.

“Nosotros traemos nuestra propia propuesta musical, con nuestros instrumentos autóctonos, nuestro propio jazz, pero haber logrado que la gente se desviara de su agenda hacia acá a escucharnos a nosotros produce una satisfacción increíble”, comenta a Lachachara.co, que junto a otros medios de comunicación locales y especializados estuvo presente en la velada, en donde también se encontraban personalidades como Alfredo Gutiérrez, reconocido acordeonero varias veces rey vallenato; “Coto”, aclamado músico cubano que estuvo presentándose también en BarranquiJazz; y la agrupación de Gilmar Silguero.

Por ahora los integrantes de Pueblo se preparan para su primer álbum, parte de la ocasión también sirvió para colaborar al sueño de esta agrupación que busca poder ser parte de las exportadoras del rock de nuestro pueblo, y es que igual que Carlos Vives junto a Maite y sus maracas, puede que un principio los sonidos de Marlon y su gaita macho suenen algo parecido, así serán de buenos, pero nada hay que envidiarle a ningún otro artista, estos jóvenes traen una propuesta única y autóctona que como contadores de cuentos dejan al publico encantando, así pasó en La Cueva en donde algunos no se resistieron y se pararon a bailar, y por eso buscan con todos sus esfuerzos realizar esta grabación para el próximo año y encantar así tanto a nacionales como a extranjeros.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados