Las siete plagas y un poco más en contra de La Guajira

2480

Aunque este Departamento es uno de los más altos aportantes al PIB de Colombia, es una de las zonas más empobrecidas del planeta, con crisis de hambre y sed.

Por Amilkar Huertas*

La Guajira sirve a gran parte del país con el servicio del gas domiciliario e industrial, vislumbrándose la energía eléctrica limpia a través de la fuente eólica que poseemos y otras ventajas comparativas con otras regiones más afortunadas.

Planta eólica en La Guajira.

Planta eólica en La Guajira.

No deja de ser una paradoja la persecución en todas las formas en contra de La Guajira.

La primera plaga

Por ejemplo, se inicia con la corrupción imparable de nuestros propios coterráneos; desde el inicio de la participación de las mal llamadas regalías, los grupos políticos enquistados en los gobiernos departamentales y municipales han sido responsables de la debacle económica que hoy vive la región, por más de veinte (20) años se han recibido más de veinticinco (25) billones de pesos (un billón es igual a un millón de millones), y sin embargo no se ha visto la  transformación del Departamento ni se creó una sola empresa que generara siquiera 100 puestos de trabajo.

Todos los billones se los repartieron los depredadores del erario, y siguen ahí con el beneplácito de todos. Ellos han sido los responsables, además, del despojo de nuestras participaciones económicas por la explotación del carbón, el gas y la sal.

El más reciente escándalo fue por cuenta del aval de Cambio Radical a una reconocida dirigente local guajira asociada al cuestionado exGobernador Kiko Gómez. El senador Arturo Char entregó el aval, mientras que el director del Partido, Carlos Galán, renunció.

El más reciente escándalo fue por cuenta del aval de Cambio Radical a una reconocida dirigente local guajira asociada al cuestionado exGobernador Kiko Gómez. El senador Arturo Char entregó el aval, mientras que el director del Partido, Carlos Galán, renunció.

El gobierno colonialista que nos rige, despojó a La Guajira de sus recursos, responsabilizándonos a todos de la corrupción en su manejo, las entidades de control no operaron y el resultados es el que hoy estamos padeciendo.

En cuanto a la creación de empresas, se hizo un pinino creando una explotadora del camarón marino, pero sucumbió cuando un gobernador irresponsable y cuestionado, le dio la dirección a un ignorante en el tema, y de esta manera se perdió una suma considerable de dinero aportado por el Departamento y nadie respondió, ni tampoco aparecieron los entes de control.

La segunda plaga

Juan Manuel Santos no pierde ocasión para tomarse fotos con los indígenas.

Juan Manuel Santos no pierde ocasión para tomarse fotos con los indígenas.

Es el Estado centralista. Nos despojó de los recursos económicos que debíamos recibir como socios que somos por naturaleza de los recursos no renovables explotados, por recibir todos los perjuicios en nuestros ecosistemas, por el desalojo que sufren nuestras comunidades ancestrales en contra de la Constitución política colombiana y los derechos establecidos en la Carta de la ONU.

Para ello se apoyó en un Congreso oportunista y avaro para trasladar la corrupción. Se inventaron los Ocads, se establecieron normas acomodadas para acceder a los recursos regionales y en el caso de la Costa Caribe colocaron para su dirección a un gobernador de un Departamento que no tiene ni derechos ni acciones mineras y por lo tanto no es aportante en este renglón, como sí lo son La Guajira, el Cesar y Córdoba.

El Sistema como está diseñado, se ha comprobado, favorece marcadamente a las tres ciudades más grandes de la Costa, entre ellas se reparten el botín y a las demás regiones les dan los sobrantes. Ellos avanzan en infraestructura, servicios públicos, hospitales, escuelas, y nosotros permanecemos rezagados de todo el desarrollo.

La tercera plaga

El río Ranchería es atacado por la minera Cerrejón como si el afluente fuera de su propiedad y el agua fuera un recurso infinito.

El río Ranchería es atacado por la minera Cerrejón como si el afluente fuera de su propiedad y el agua fuera un recurso infinito.

Otra perla en contra de la “dama reclinada” es el despojo del agua y la destrucción de las cuencas hidrográficas de muchas fuentes aportantes del líquido. No se alcanza a comprender la usurpación que se está presentando del agua depositada en la Presa del Cercado. Los mineros del Cerrejón se aprovechan diariamente de 35.000 litros de agua del río Ranchería, fuente regulada por la presa, como si ellos hubieran hecho algún aporte para su construcción. No, ellos no tienen derechos sobre el río, además de ser empresas foráneas que han arruinado a la región han dejado por fuera del uso del agua a campesinos e indígenas con derechos adquiridos ancestralmente.

De allí  la importancia de reclamar, a través de las organizaciones populares, la creación de una entidad rectora del agua del río, en donde no sólo se establezca el ordenamiento de las cuencas de todos los ríos de La Guajira, sino también el de sus afluentes.

La Topamana era un juagüey que abastecía a los Wayúu. Ahora esta comunidad espera el milagro del agua, gota a gota.

La Topamana era un juagüey que abastecía a los Wayúu. Ahora esta comunidad espera el milagro del agua, gota a gota.

Como vamos, está muy cerca el día en que el Departamento se quede sin agua, por eso es importante establecerles obligatoriedad a los mineros para rescatar todas las fuentes intervenidas por ellos. El río Ranchería es la única fuente importante para el desarrollo agropecuario del sur y el norte del Departamento, así como fuente de trabajo  para indígenas y campesinos asentados  a lo largo de sus márgenes planas del curso que sigue.

Por debajo del municipio de Albania hasta Riohacha, existen unas dos mil hectáreas (Has.), planas, tractorables y muy fértiles en ambas márgenes del río, propiedad de los cabildos indígenas, que están esperando su explotación para su redención, quitarles el Inri de insolventes a esos seres desprotegidos, volverlos pequeños productores y contribuyentes del erario.

El daño del Cerrejón a La Guajira es irreparable. El panorama parece apocalíptico.

El daño del Cerrejón a La Guajira es irreparable. El panorama parece apocalíptico.

La cuarta plaga

El caso de los recursos económicos que se aportan a la región para mitigar el hambre y la sed de los niños indígenas, es otro caso aberrante. El Instituto Colombiano  del Bienestar Familiar –Icbf- como responsable del manejo del Programa, ha entregado en manos de unos 3.000 operadores los recursos, muchos de éstos a espaldas de su directora, Cristina Plazas. Inflan el número de niños que reciben la atención y se guardan para sus bolsillos el 85.4% del valor de cada desayuno que dicen ofrecer a los niños Wayuú, cometiendo así un crimen de lesa humanidad.

La soledad de la niñez en guajira contrasta con las palabras del Icbf.

La soledad de la niñez en guajira contrasta con las palabras del Icbf.

El Icbf se escuda bajo una excusa inaceptable, cuando afirman que no es posible prestarles ayuda a las familias porque no las pueden ubicar o porque la culpa es de los mayores Wayúu que se “comen” primero ellos los mercados antes de darlos a los niños.

Da la impresión de que el Icbf tiene funcionarios que no salen de sus escritorios ni sabe apoyarse en tecnologías modernas para solucionar esta situación.

Y otras plagas

En Radio Contagio informan que las escuelas de las veredas de Patilla y Chancleta (Barrancas) están siendo demolidas para dar paso a la mina. Los niños se quedan sin lugar para estudiar.

En el semanario Las 2 Orillas se denuncia el despojo del lugar de donde viven a una comunidad indígena asentada en Jamiche, área urbana de Barrancas, por parte de la empresa Cerrejón, con la complacencia de las autoridades locales. Se olvidan que los indígenas tienen sus derechos constitucionales que los amparan para vivir allí. El alcalde debería actuar en concordancia.

Diana Salinas, periodista de RCN, pasó 200 horas con los Wayúu. Salió llorando.

Diana Salinas, periodista de RCN, pasó 200 horas con los Wayúu. Salió llorando.

Y para terminar  con todas estas denuncias, nos permitimos agregar la siguiente: en las redes sociales está circulando un video que los guajiros no debemos dejar de ver, RCN envió a una de sus corresponsales, Diana Salinas, a convivir con una familia Wayuú en la alta Guajira, específicamente en Puerto López. Durante 200 horas permaneció allí, y el resultado que nos muestra es conmovedor, la familia modelo escogida carece de todo: No hay trabajo para los mayores, no hay agua para el consumo humano ni para los servicios domésticos de un hogar, carecen de energía eléctrica, de comida, de vestidos, de escuela para su niños de servicios médicos y odontológicos. En fin, olvidados por todos. Al final, Diana, conmovida por lo vivido, se despide llorando ante la impotencia para poder ayudarlos. Pero si ella no puede, pensamos, que una nueva política en el Departamento que cambie la estructura anacrónica actual debe ser creada, compuesta por una juventud no contaminada y beligerante que se enfrente a los corruptos que siguen detectando el poder, organizándose a través de Cabildos o Mesas de rescate en cada municipio para enfrentar las diferencias y desigualdades que padecemos.

La historia nos ha dado los ejemplos: En América, nuestros héroes lo hicieron posible; en Francia, la revolución francesa cambió el mundo; Nelson Mandela en Sudáfrica terminó con el apartheid como generador de pobreza y desigualdad social; Martin Luther King, Lech Walesa y muchos otros, son ejemplos de hombres que rompieron las cadenas del oprobio en sus naciones.

La Guajira ha soportado de todo y los Wayúu siguen vivos a pesar de los ataques de más de 500 años. Cuidado un día se levantan contra los mineros y gobernantes corruptos. Entonces pasaremos a llamarlos asesinos y terroristas a ellos, siendo verdaderamente otros los que asesinan a La Guajira.

*Amilkar Huertas Gómez: Ingeniero Agrónomo. Magister Scientiae. Físico de Suelos y Agua.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados