“El Superpuerto será la Nueva Estrella del Caribe”

337040

Christian Daes Abuchaibe asegura que se ha dado “la tormenta perfecta para que, por fin, este sueño sea una realidad”. 

Por Rafael Sarmiento Coley / Fotos Nira Figueroa Turcios

Este sí será verdaderamente un puerto marítimo y fluvial, por cuanto quedará en toda Bocas de Ceniza, donde el Magdalena “da una cuchillada “ sobre el mar y en la punta del tajamar en donde está una de las partes más profundas del Caribe inmenso.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

«Barranquilla aprovecha el momento de ‘la tormenta perfecta’ con varios puertos colapsados», dice Christian T. Daes.

Una nueva generación de visionarios y talentosos empresarios barranquilleros decidió dotar a la ciudad de la Nueva Estrella del Caribe: El Superpuerto de Aguas Profundas de Barranquilla. Es la Sociedad Portuaria Bocas de Ceniza (Spbc).

Durante por lo menos 35 años el proyecto dio vueltas como trompo loco en arena mojada. Porque había unos “socios” que ni bailaban ni daban barato. Es decir, ni vendían las acciones a las que tenían derecho por ser los “creadores de la idea”, pero tampoco tenían un peso para invertir para que la obra arrancara.

Las equivocaciones y enredos

El otro trompo loco era un accionista ya mayor de edad, cascarrabias, que siempre se oponía a todo y no aportaba nada. Tampoco quería vender sus acciones ni recuperar lo que había invertido en la formulación del proyecto.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Sobre un papel, Daes da las principales pistas de lo que será el Superpuerto de aguas profundas Bocas de Ceniza.

Se equivocaron torpemente en la designación de personas que asumieran el liderazgo de la obra. Gente que no tenía el perfil ni el perrenque que se requiere para esa clase de retos. Un reto colosal.

Finalmente una nueva generación de empresarios barranquilleros, con el empuje y la visión que tuvieron aquellos prohombres que hicieron de esta ciudad la segunda del país y que fueron capaces de crear empresas modelo para otras ciudades colombianas, se pusieron al frente del Superpuerto.

José Manuel ‘Yuyo’ Daes Abuchaibe, su hermano Christian T. Daes, Carlos Mattos Barrero, Julio Eduardo Gerlein y otros de ese mismo perfil, se agruparon y en coro dijeron: “Aquí estamos para no dejar morir el proyecto más magnánimo que se haya ejecutado aquí en los últimos 50 años”.

El primer acierto, el Gerente General

Solamente al pensar en el costo se percibe la magnitud de la obra: 750 millones de dólares.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

«Esta es la Nueva Estrella del Caribe», el Supuerpuerto de Barranquilla, según Daes.

El primer acierto del grupo empresarial de la nueva generación barranquillera ha sido designar a Eduardo Verano De la Rosa como Gerente General. O como lo dijo José Manuel ‘Yuyo’ durante uno de los tantos actos en los cuales estuvo durante sus dos recientes días en Barranquilla: “el CEO (Chief Executive Operator)”.

A propósito de la visita del ‘Yuyo’ Daes, fue a la empresa y visitó todas las secciones de Energía Solar y Tecnoglass. Los trabajadores y empleados lo aplaudieron, dejaron salir todo el sentimiento y el cariño que sienten por él.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Ya el Superpuerto está diseñado en todas las formas, esquemas y sistemas, para poder ser visto como si fuera real.

Encontró una Barranquilla sorprendente. Pujante. Inmensa. Descomunal. “Una ciudad imparable. Ahora sí vale la pena invertir en la ciudad”, dijo. Quienes estuvieron cerca de él durante esos dos días en su tierra natal aseguran que la madre de los cuatro hermanos Daes, doña Evelín, casi no durmió durante esos dos días, por estar pechichando a su hijo que, por cuestiones empresariales y de seguridad, vive en Estados Unidos (los otros hermanos, además de Christian, son Evelin, quien vive en Maiami, y Gisel casada con William Amín).

El exgobernador del Atlántico Rodolfo Espinosa Meola, presidente de Energía Solar y quien tiene que recorrer Estados Unidos, Canadá, Méjico y todo el resto de Norteamérica, Suramérica, Centroamérica y el Caribe, “nuestro enorme mercado”, estaba que no cabía en su cuerpo por la satisfacción de José Manuel Daes por el avance inmenso de las ventas en todos esos países.

No será un puerto más de carbón

Christian T. Daes Abuchaibe, el más entusiasta y feliz por el arranque definitivo del proyecto explica que “el nuevo Superpuerto de Aguas Profundas quedará en toda Bocas de Ceniza, sobre el tajamar occidental, es decir, en la ribera barranquillera del mar Caribe, en parte de la ciénaga de Mallorquín. Sin afectar para nada ese valioso cuerpo de agua”.

El Superpuerto tendrá a su disposición 800 hectáreas. Inicialmente utilizará solo 200 hectáreas.

Los empresarios y el Gerente Ejecutivo ya han adelantado todos los trámites legales para ajustarse a las normas ambientales y están en diálogos con el Gobierno Nacional para lo relacionado con la tarifa anual por la concesión, que la empresa aspira sea a cuarenta o 35 años mínimos, dada la altísima inversión que se requiere hacer: 750 millones de dólares. Como costo inicial. Porque el Supuerpuerto seguirá creciendo en la medida de la demanda de los usuarios.

“La tormenta perfecta”

Christian Daes está encarretado con esa película. “La tormenta perfecta –habla con entusiasmo—es que se juntaron ciertos fenómenos de la naturaleza que hacía imposible para los barcos pesqueros salir de ella”. Parte de esa premisa para empezar con una pregunta: “¿Por qué es la tormenta perfecta para Barranquilla ahora? Primero, porque se amplió el Canal de Panamá. Y el año entrante empezarán a cruzar barcos aún más grandes por dicho Canal. Y hay que tener en cuenta que el puerto del Canal de Panamá colapsó”.

Y, en su opinión, Barranquilla sería la solución más próxima “porque tendríamos las hectáreas y el calado necesarios para operar sin congestión y sin colapsar. Un puerto de aguas profundas multipropósito,  lo que nos daría, incluso, una ventaja sobre los puertos de Santa Marta y Cartagena. Porque tienen hacia donde crecer pero no tienen la suficiente profundidad. Por ejemplo, Santa Marta tiene la profundidad, pero no tiene las hectáreas para tener mayor amplitud para operar”.

No tiene terrenos para crecer en un solo lugar

Christian Daes es uno de los más estudiosos del proyecto. Por supuesto es el más apasionado por la obra. La considera de suma urgencia para Colombia, si el Estado desea aprovechar las nuevas circunstancias macroeconómicas, los cambios en los mercados, los tratados de libre comercio.

Daes Abuchaibe piensa que Cartagena tiene para expandirse en sitios cercanos, “pero no cuenta con gran profundidad. Creo que la Sociedad Portuaria de Cartagena tiene unas 30 hectáreas. Le ha tocado dividir el puerto en diferentes sitios. Está muy disperso. Nosotros estamos hablando de 800 hectáreas y de muchas más para seguir creciendo. Y aparte de eso tenemos otro factor que es aún más importante. Y es que el río Magdalena ahora sí va a ser navegable y eso va a reducir de manera considerable los costos del transporte marítimo hacia el interior del país en un 30 y hasta en un 45 por ciento. Lo mismo para la carga de exportación. Sacarla por el río Magdalena hasta la Nueva Estrella del Caribe rebaja los costos de transporte en forma admirable, lo que hará más competitiva nuestra industria, nuestros servicios”.

Ya rodaron el cable

Christian T. Daes retoma sus tesis sobre “la tormenta perfecta”: “Estamos hablando de cuatro o cinco factores reales que, sumados, nos lleva a encontrar el estado de la tormenta perfecta”.

Una de las piedras en el zapato que más atrasó el proyecto fue un cable submarino de fibra óptica que justamente pasaba por toda la mitad del proyecto. El cable submarino es propiedad de una de las multinacionales europeas que están en el negocio de los celulares, la televisión por cable y la banda ancha. Duraron 7 años para quitar el bendito cable atravesado. Ya lo movieron. Pero, según dicen los ingenieros, “este cable se hubiera movido en un par de patadas si los ejecutivos de la empresa de telefonía celular le hubiera dado la gana de mover el cable a tiempo”.

El miedo al carbón queda despejado

Había inquietud en Barranquilla, en especial en los sectores aledaños al río, por la cada vez mayor cantidad de carbón que exportan por Barranquilla.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Todo lo tienen diseñado y estudiado a fondo. Solo falta el sí de Cormagdalena, autoridades ambientales y del Presidente Santos.

Christian T. Daes tranquiliza a quienes tienen esos temores. “El Superpuerto no será para carbón sino en un 5% de su movimiento. Porque el fuerte de la Nueva Estrella del Caribe serán: líquidos, contenedores, carros, silos para almacenamiento a granel de todo tipo de granos. Se van a confabular la Nueva Estrella del Caribe con la expansión del Canal de Panamá. Ahora Barranquilla participa con solo el 8% del total de exportaciones del país. Con el nuevo superpuerto en pleno funcionamiento pasará a ser el 25 y hasta el 30%. Eso seremos en el futuro”, sostiene Daes.

Los impulsores del proyecto ahora están más entusiasmados porque se ha adjudicado el proyecto para la recuperación del río Magdalena a dos sólidas empresas constructoras de admirable trayectoria. Ellas son la multinacional brasilera Odebrech y la barranquillera Valorcon, que han confirmado la unión temporal Navelena para esta obra gigante que arranca desde Puerto Salgar hasta Barranquilla. Todo por el gran río de Colombia que agrupa casi el 70 por ciento de los 48 millones de habitantes en las riberas y zonas de influencia del río. De esa forma los colombianos volverán a viajar por el río.

La única nota triste de todas estas noticias gratas es que los viajeros ya no verán esos gigantescos caimanes asoleándose en las arenas del río, ni a las inmensas tortugas poniendo sus huevos en la arena caliente. Ni sentirán la algarabía de los ponches en los gramalotes, ni el chillido de los monos cotudos ni el espeluznante ruido de las manadas de zaínos que, cuando sienten algún peligro, traquean los dientes y causan un ruido enorme.

Están en el camino correcto

En estos momentos la Nueva Estrella portuaria de Colombia adelanta todos los trámites legales. Y al frente de eso está un profesional que conoce los puntos y comas de la legislación sobre Medio Ambiente, Eduardo Verano De la Rosa. Entre otras cosas porque fue quien más luchó, como Constituyente de 1991, por la bancada Liberal, por el cuidado y la preservación del medio ambiente, de la flora y fauna y de los cuerpos de agua. El proyecto necesita cumplir todos los compromisos. Los permisos ambientales esperan tener listo todo eso en diciembre. Los trabajos en firme comenzarían en enero. Un puerto amplio, moderno, hecho a la medida de estos tiempos.

Las gestiones se han agilizado porque Verano se sabe de memoria todo lo que en la Constitución actual hay en materia de estas concesiones portuarias y el respeto por el medio ambiente. Entre otras cosas Verano fue el primer ministro del nuevo Ministerio del Medio Ambiente, que se creó en la constitución de 1991.

Por eso Christian T. Daes es optimista. “Necesitábamos que se cumplieran todos los compromisos con el Gobierno Nacional. Y que el Gobierno entendiera que necesitábamos los años adicionales y los permisos ambientales, cosa que esperamos tener listos de aquí a diciembre”.

A sus 50 años de edad, Christian T. Daes, como todos los días, hace ejercicios y lleva una vida sana, es muy optimista sobre el Superpuerto. “La familia ha puesto grandes recursos en el proyecto. Sabemos que las ganancias son inciertas. Lo único que sí es cierto es que va a partir en dos la historia de Barranquilla: antes y después del Superpuerto de Aguas Profundas. La Nueva Estrella del Caribe y de Colombia”.

Los 22 kilómetros más rentables del país

Con el Superpuerto, según Christian T. Daes, habrá cosas que van a diferenciar a Barranquilla en materia portuaria. Hoy hay 22 kilómetros de río desde Malambo hasta Bocas de Ceniza, donde hay  21 concesiones portuarias. Entre ellas la Sociedad Portuaria de Barranquilla (SPB). Todos ellos pagan una tarifa anual que varía entre dos y tres millones de dólares. La SPB paga apenas dos millones. Todo el mundo ofrece lo mismo, los 30 pies de calado y unas poquitas hectáreas de terreno donde almacenar y donde guardar mercancía y contenedores.

Y eso está conduciendo a que todo el mundo está tratando de quedarse con el mismo mercado. No hay un mercado nuevo. Cuando Barranquilla tenga aquí el Puerto de Aguas Profundas todo va a cambiar. El tajamar, con las obras que se van a hacer dentro del gigantesco proyecto, se verá altamente favorecido porque en forma gratis le van a reforzar ese terraplén al Estado. Hoy en día el tajamar mide unos 4 metros de ancho, si le ponen 100 y 300 metros de relleno de ancho, el tajamar se refuerza y se amplía.

Las cuentas claras y el chocolate espeso

Los empresarios barranquilleros de la nueva generación están llenos de energía positiva. Se nota contacto entre dueños de diversas empresas. Y consultan a veteranos como Jacobo Acosta Bendek, Guillermo Heins, Álvaro Osorio Carobonell, Hernándo Celedón Manotas, gente que contribuyó al tejido de la historia empresarial barranquillera.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

«El país no se imagina los beneficios que para el Estado significará este puerto», afirma Daes.

La conclusión de todas las consultas es que la concesión del Superpuerto de Aguas Profundas no debe pagar una tarifa anual que supere los 4 millones de dólares. Sería lo justo, si se tiene que cuenta en la SPB solo paga 2 millones de dólares anuales.

El reto es descomunal. Es pasar a mover de solo el 8% de la mercancía que se mueve por los puertos en Colombia, al treinta o 38%, mínimo, porque aspiran llegar al 40%. Cartagena en estos momentos mueve el 35 por ciento de la carga nacional.

Esta Sociedad Portuaria Bocas de Cenizas, se reitera, no será un  puerto carbonífero. Será un puerto que le devolverá a Barranquilla su condición de ciudad portuaria por excelencia. Estará a tres kilómetros de la ciénaga de Mallorquín.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados