Editorial.- Lúcas, el escritor que más citó la palabra paz

699

Ahora la palabreja de moda es el proceso. Y la gente ha empezado a preguntarse ¿dónde está el proceso? Y lo tienen en las narices.

 

Se preguntaba una novel columnista hija de buena familia ¿Dónde está el proceso?  Lo tienes ante tus narices, Daniela Cepeda Tarud. No hay que ir a Dinamarca para saber la esencia de lo que se requiere para que Daniela vea el proceso. Suponemos que se refiera al proceso de paz. Y antes de proseguir es bueno reconocer que Danielita salió con casta. Escribe muy bien y, en adelante, seremos sus principales lectores. Escribe mejor que el papá, el Senador Efraín Cepeda Sarabia, quien en una ocasión en medio de unos vinos tempranillos reconoció que  las mejores cartas que ha escrito en su vida son las que  le enviaba a Sonia Tarud Yaar de Cepeda, la progenitora de la columnista de enorme futuro.

GuardabosquesDaniela, si pudieras conseguirte la novela ‘La Tramakúa’, del excomandante guerillero oriundo de Juan de Acosta, Yesid Arteta, quien fue capturado en combate, pagó largos años de cárcel en Colombia y hoy reside en España donde forma parte de un ejército de voluntarios que luchan por la paz en nuestro país. Como ves, Daniela, lucha por la paz, no por el proceso.

Arteta traza una línea transversal de lo que es Colombia, desde las montañas inhóspitas en donde las mujeres parturientas mueren junto con sus críos en sus cambuches, porque están solas y no hay quién las ayude.  Están los hijos que crecen con odio porque su padre legítimo “se fue con otra perra y dejó a mi mamá con 8 pelaos y ella se arrejuntó con el HP de nuestro padrastro que nos humilla y nos maltrata sin razón”.  Hogares sin afecto. Campesinos que no saben acariciar a un hijo varón por el complejo de que eso “eso es cosa de cacorros”. Esa es la carne de cañón que la guerrilla y los paramilitares consiguen facilito para su satánico accionar. Esos son los reclutas de primera mano.

En la Biblia se menciona la palabra paz  entre 430 y 332 veces. Lucas, que es el santo patrono de los periodista porque fue el primer magnífico reportero y redactor del Evangelio según Lucas, sostiene que Jesús vino a “liberarlos (a los pobres) para que ellos construyan una nueva sociedad y una nueva historia, donde la justicia produzca el compartir y la fraternidad, de modo que todos puedan tener acceso a la libertad y a la vida. Son los pobres, los marginados y los derrotados quienes construirán el futuro”. En su Evangelio la palabra paz es mencionada cerca de 150 veces. Entre otras cosas, Lucas inspira al brillante escritor portugués-español, José Saramago, para su historia novelada ‘El Evangelio según Jesucristo’. ¡Qué obra tan magnífica y profunda!

Ese es el proceso, queridísima Daniela. Dada tu juventud, abordas con audacia un tema gordo. Y existe la absoluta seguridad que estarás en el Congreso de Senadora o Representante a la Cámara. Tienes pasta. Lo que se hereda no se hurta.- Te veremos a la Diestra, no de Dios Padre, sino del Presidente de Turno.

Volviendo a la pregunta de tu columna, el proceso está en la justicia social, en la equidad, en que los ricos colombianos no sean tan miserabilistas . Que no sigan, sin  misericordia alguna, llenándose los bolsillos a costa de la vida y la salud de los miserables.

El proceso está en que el Estado invierta más en el núcleo familiar, que es la esencia de una sociedad.

No es justo que cada año tres o cuatro personas regordetas y rozagantes salgan diciendo que se ganaron 28 billones de pesos este año, con salarios de hambre a sus trabajadores, préstamos usureros a los pobres que requieren un crédito, y a la retención indebida del dinero en cuentas de ahora por cualquier tontería.

Y acá en voz baja, Daniela, esos ricachones se han enriquecido gracias a leyes que han aprobado los honorables padres de la patria. Como ocurrió con el festín del barril de los cerdos del sector salud (el autor y ponente de la Ley 100 que desordenó el sector salud es Álvaro Uribe Vélez). Los mismos Congresistas, para garantizar la financiación de sus campañas, aprueban esas leyes con nombre propio. Así es en el sector minero, en el ambiental. En todo.

Además, Daniela querida, el proceso está en que todos seamos serios y luchemos y acabemos con la corrupción. No reducirla a sus justas proporciones. ¡Acabarla!

No es justo, Daniela, que un gerente de una corporación pública salga del cargo con siete y ocho millones dólares de comisiones ilegales por otorgar unos contratos, o que un ministro de hace años haya recibido cinco millones de dólares de comisión por otorgar una licencia para un puerto en un lugar prohibido. Y que más tarde, estando en otro cargo de menor categoría, se haya ganado otra lotería de 7 millones de dólares por conceder otra licencia ambiental regional.

Todo eso, mientras estamos rodeados de niños que se acuestan sin comer bocado de comida. De madres que salen a pedir limosna en los semáforos. De hogares destrozados por la droga causada por el maldito microtráfico. Ahí está el proceso, Danielita. Ese es el proceso por el cual tú preguntas con tanto esmero. Moraleja: el proceso es hogares pobres pero llenos de afecto y comprensión, justicia social, que la justicia sea igual para todos, que en Colombia la riqueza no esté en manos de cinco o seis personas. Que la riqueza sea democratizada. Para que el Producto Interno Bruto (PIB) se irrigue en toda la Nación y no en regiones privilegiadas, con lo cual producen cada día más miserias en regiones como Chocó, Sucre, La Guajira, en donde el poder adquisitivo casi no existe. Allá sí que con justicia se preguntan ¿Y qué es esa vaina del poder adquisitivo?, así como tu preguntas ¿Dónde está el proceso? ¿Qué no se puede? Dios no lo quiera, de repente se nos viene un loco que lo trate de lograr a sangre y plomo.  Casos se han visto. Aunque los gringos hayan tratado de impedirlo.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados

 Vulnerability scanner