Juan B. Arteta se fue sin inaugurar un barrio en su honor

1080

Durante los años 60 y 70 fue el concejal más brioso para el control político. Era el de los discursos incendiarios. 

Por Rafael Sarmiento Coley, Director

Juan B. Arteta (3)Juan B. Arteta De la Hoz nació en una de las familias más prósperas y respetables de Juan de Acosta. Su padre Gilberto Arteta y Arteta fue cinco veces concejal de su pueblo y, en la época de la dictadura de Rojas Pinilla, quien abolió Congreso, Asambleas y Concejos, conformó los llamados Consejos de Administración (en reemplazo de los Diputados). Y su progenitora, Teresa Isabel De la Hoz, era un ama de casa que le gustaba la literatura, la pintura y la música selecta.

Juan B. Arteta De la Hoz, fallecido este jueves en la mañana al caer al piso en su casa y darse un fuerte golpe en la cabeza, era el cuarto de 8 hermanos (4 ya fallecidos Virginia, Tomás, Mario y ahora Juan B.) y le sobreviven los hermanos Ariel, Gilberto, Erasmo y Rosa Vilma. Su velación se lleva a cabo desde este jueves a las tres de la tarde y el sepelio es este viernes a las once de la mañana en Jardines de la Eternidad (Vía al Mar).

Ya venía con algunos achaques de salud por algunas caídas paseando por los jardines de su amplia y acogedora casa de campo, donde vivía en los últimos años. Y el día anterior fue sometido a una pequeña cirugía.

En manos del Padre Giraldo

Nacido el 8 de octubre de 1931 (cumpliría 84 años el próximo octubre), adelantó sus estudios secundarios en el Colegio San José y viajó a Bogotá casi con todos sus hermanos a estudiar distintas carreras. Juan B. se fue por el derecho. Y en especial por la filosofía del derecho.

“Desde los primeros años de estudios en la Javeriana Juan B. y yo nos metíamos en los grupos de tendencia socialista. Hacíamos unos debates enormes a la oligarquía que siempre ha dominado a Colombia. Una aristocracia inútil que ha impedido que el país salga adelante porque todo lo manejan desde Bogotá. El entonces Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Socioeconómicas de la Javeriana, sacerdote jesuita Padre Gabriel Giraldo (duró 40 años en ese cargo, hasta cuando se pensionó a los 86 años en 1988), era un sacerdote muy inteligente, muy querido. Vivía detrás de mi hermano: ‘hombre Juan B. no sigas con esas ideas socialistas. Tú eres un hombre de una inteligencia superior y estás llamado a ser uno de los grandes líderes de este país’. Pero Juan B. le prestaba más atención a los diálogos que sostenía desde entonces con Gilberto Vieira, el eterno Secretario del Partido Comunista de Colombia (PCC)”, recuerda el abogado y dirigente político Ariel Arteta De la Hoz, su hermano menor.

Juan B. concluyó sus estudios y retornó a Barranquilla. Se casó con doña Maruja Abello Roca (por muchos años asistente de dirección de El Heraldo), de cuya unión quedan dos hijos: Alejandro Arteta Abello (actual presidente del Junior) y Teresa Isabel Arteta de Abuchaibe. Desde entonces mantuvo una columna de opinión en El Heraldo. Como algunos conservadores ortodoxos le criticaban al entonces director del periódico, Juan B. Fernández Renowitzky (hoy director consejero) la publicación de una columna con ideas socialistas, entonces la solución del Director fue muy sabia: Se consiguió un excelente columnista de lo más rancio del conservatismo, Carlos Daniel Abello Roca (hermano de Antonio, Liberal de racamandaca y de Maruja Abello y su hermana mella Ofelia). Carlos Daniel era laureanista. No podía ser más conservador que seguir las ideas del llamado “Monstruo” Laureano Gómez.

Entonces, a la izquierda salía la columna de Juan B. Arteta abogando por una economía más solidaria para disminuir la pobreza. Y por el otro lado, a la derecha, estaba Carlos Daniel (fallecido hace un par de años), defendiendo las tesis del conservadurismo a ultranza, con su columna titulada ´El Profeta´.

“Ellos, en medio de sus ideologías políticas totalmente opuestas, eran unos amigos inseparables y tenían conversaciones interminables. Con temas muy constructivos que a medias yo alcanzaba a digerir, porque aún estaba muy muchacho. Antes de aterrizar en El Heraldo ellos escribían en otro diario y revista. A mi papá se le ocurrió que una columna a cuatro manos sería del carajo, con el nombre de ´El Profeta´, que aludía a los profetas Daniel y Juan. Al final, cuando llegaron a El Heraldo, mi tío Carlos Daniel se quedó con el nombre de su columna ´El Profeta´, y hasta sostenían polémicas muy agradables”, dice su hijo Alejandro Arteta Abello, quien estuvo casado en primeras nupcias con la comunicadora social María Patricia Dávila Botello, tuvieron una hija, María Alejandra Arteta Dávila, quien adelanta estudios científicos en el exterior. En segundas nupcias Alejandro se casó con Lourdes Laíno y tienen dos niños, Alejandro y Catalina.

Un orador fogoso

“Yo conocí a Juan B. Arteta cuando era mi profesor de derecho constitucional en la Libre de Barranquilla. Andamos mi primo Yezid Arteta Dávila (que, por cierto, algunos creen que es el hijo mayor de Alejandro Arteta y María Patricia Dávila, pero no. Son parientes lejanos), y el otro integrante era José ´Pepe´ Antequera. Resulta que, después de las encendidas clases, nos íbamos con el profe a recorrer los barrios en los extramuros de la ciudad, hasta la media noche. Era entonces una Barranquilla sana y no pasaba nada”, dice Juan Alberto Arteta Molina, alumno del dirigente comunista fallecido este jueves.

Juan Alberto asegura que, después de Juan B. Arteta De la Hoz no había otro concejal que hablara mejor en ese recinto. Cuando pedía la palabra se la daban enseguida y se le escuchaba con respeto. Nunca decía una mala palabra ni empleaba un adjetivo equivocado. Era preciso y  certero en sus comentarios. Concejales como Alfonso Manosalva, Moisés Tarud, Orlando Rodríguez, Iván Romero Mendoza, Rodríguez Verdeza, acataban sus comentarios. Ha sido el único miembro de una corporación pública de elección popular, que ha ejercido de verdad el control político. Para poder mantener esa independencia e hidalguía, no le aceptaba jamás una canonjía a ningún alcalde; ni andaba pidiendo puestos de la burocracia municipal, ni mucho menos contratos para algunos amigos suyos. La verdad que vivía en forma modesta con las dietas del concejo y sus clases en la Universidad Libre y algunas asesorías. Además, sus padres habían dejado tierras e inmuebles en Juan de Acosta, Santa Verónica y sus alrededores”.

Juan B. Arteta De la Hoz y Maruja se separaron hace varias décadas y él contrajo segundas nupcias con Ruth Mendoza, con quien se fue a vivir en una bella casa campestre en Santa Verónica.

De blanco de pies a cabeza

Juan B. Arteta (2)Fue durante casi tres décadas el Secretario General del Partido Comunista en el Atlántico y en  cuatro períodos Concejal principal de Barranquilla. Su músculo electoral lo tenía en los extramuros, era el líder de las comunidades sin techo. Y en esas condiciones se presentaba a los predios invadidos en un Land Rover gris claro, él con guayabera, pantalón de lino, medias y zapatos blancos, bañado de Agua Farina de la cabeza a los pies, en medio del barro de terrenos pantanosos.

Una de las últimas invasiones que presidió el aguerrido concejal comunista fue el sector inicialmente bautizado como “Cachosolo”, porque era en inmediaciones del desaparecido “Matadero Moderno” (que de moderno no tenía sino el nombre, porque a las pobres vacas las mataban a garrotazos y cueros, vísceras y cachos los tiraban a los goleros en los alrededores). Todo ese sector estaba lleno de osamenta y cachos. Cuando llovía el mal olor, sobre todo el olor a cacho quemado, no dejaba respirar.

Esos predios fueron quedando en el abandono, cuando los hermanos y primos Matera decidieron venirse de San Jacinto, Bolívar, a montar el frigorífico “Camagüey”, ese sí, un tremendo matadero moderno en donde novillos, vacas, toros, cabras y corderos ni siquiera sienten cuando los van a matar, según dice Rafael Matera, porque les inyectan una anestesia.

Después el barrio fue denominado José Antonio Galán en homenaje póstumo al inmolado líder comunero. Y, cuando Juan B. Arteta consiguió que pavimentaran las primeras calles de “Cachosolo”, a los líderes comunitarios del sector se les ocurrió la idea de hacerle un homenaje en vida a uno de los “padres” de las invasiones en Barranquilla. Rebautizar el barrio con el nombre de Juan B. Arteta De la Hoz. Pero no alcanzó a ir a presidir dicha ceremonia.

En los últimos 25 años Juan B. se dedicó a su ejercicio profesional como vicepresidente de Consultores para el Desarrollo (Conidec), es decir, el brazo derecho del constructor David Name Terán.

El sepelio de Juan B. Arteta De la Hoz será este viernes en los Jardines de la Eternidad, en ceremonia que comenzará a las once de la mañana.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados