Plinio Apuleyo Mendoza y sus nostalgias de Marvel Moreno

4433

Para el  periodista y escritor boyacense venir a la capital del Atlántico es evocar recuerdos de un ayer amoroso y feliz, no sólo por la magia de La Cueva, sino porque su primer amor y esposa  fue una barranquillera.

Por Francisco Figueroa Turcios

Marvel Moreno

Marvel  Luz Moreno Abello

Esta época  de Carnaval para él tiene un mayor significado, porque precisamente para esta temporada encontró el amor de su vida y quien fuera su primera esposa, Marvel Luz  Moreno Abello.

En 1962,  Plinio  Apuleyo, obedeciendo los consejos de Mercedes Barcha (la mujer de Gabriel García Márquez), se casa con la escritora y ex reina del Carnaval de Barranquilla Marvel Moreno. El matrimonio es apadrinado por sus íntimos amigos Álvaro Cepeda Samudio y Tita de Cepeda.

Conoce a algunos amigos, entre ellos el sacerdote Camilo Torres Restrepo y a Gabriel García Márquez, con quienes estrecha vínculos fraternos. Eran los tiempos del Grupo de Barranquilla y de La Cueva que visitó varias veces en compañía de Marvel.

El escuchar el sonido de los tambores, este boyacense, evoca recuerdos  a su juventud cuando visitaba a Barranquilla en plena temporada de Carnaval para conquistar a su amor.

BarCga18407En  1959 Marvel Moreno es designada Reina del Carnaval  de Barranquilla lo cual la convierte, durante algunas semanas, en el personaje más importante de la ciudad y durante algunos días del país, por lo que  Plinio Apuleyo debe emplearse a fondo para  contagiarse  del goce de las fiestas carnestoléndicas y estar a la altura del compromiso de su pretendida.

“Barranquilla representa mucho para mí. Tengo hermosos recuerdos. A parte de mi esposa , Marvel y mis dos hijas, Carla y Camila, tuve muchos amigos que ya han fallecido. Siempre que llego aquí, pasan por mi mente todas esas vivencias”, relata.

Plinio Apuleyo Mendoza es autor de las  obras: El desertor,  Años de fuga, La llama y el hielo, Los retos del poder, Zonas de fuego, El sol sigue saliendo, El desafío neoliberal, Entre dos aguas, Aquellos tiempos del cólera. Y el olor de la guayaba, en co-autoría con Gabriel García Márquez.

Está en Barranquilla con el exclusivo fin de participar en el Carnaval Internacional de las Artes y lo hará evocando  recuerdos de sus amigos en La  Cueva cuando compartía con su esposa Marvel Moreno Abelllo

.¿Quién fue Marvel Moreno Abello?

marvel-moreno

Mervel Moreno Abello

“¿Quién fue Marvel Luz Moreno Abello?”…. Piensa. Piensa, y de repente, como tocado por una varita mágica, responde: “hombre, el amor y primera esposa del periodista y escritor Plinio Apuleyo Mendoza y madre de dos hijas preciosas e inteligentes como su madre”.

Marvel nació el 23 de septiembre de 1939 en Barranquilla y murió en París en el año 1995. Su padre es el cartagenero Benjamín Moreno y su madre Bertha Abello Falquez. En 1944 estudia en el colegio religioso de «Nuestra Señora de Lourdes», donde comienza la primaria. Su padre la inicia en la música y la lectura con orientación hacia los clásicos.

En 1950 comienza los estudios de secundaria en el colegio “La Enseñanza”,  de las religiosas de la compañía de María del cual es expulsada por haber defendido las teorías evolucionistas de  Darwín contra la doctrina de la Iglesia y el dogma católico que niega las teorías darwinianas y se aferran a la creación divina. Se traslada a un colegio público y a los diez y seis años interrumpe sus estudios.

IMAGEN-14385296-2

Marvel Moreno con su hija Carla

En 1963 nace la primogénita Carla e intensifica su amistad con el famoso periodista Germán Vargas, encuentro que se vuelve definitivo para su vida literaria, pues es él quien va a estimularla a escribir.

Hay una etapa gris, de lecturas, de bohemias, hasta 1964 cuando regresa a  los estudios y se inscribe en la Universidad del Atlántico para cursar Economía.

En el año 1966 nace su segunda hija a quien llama Camila en homenaje al cura guerrillero Camilo Torres. (Militante e ideólogo del clandestino e ilegal Ejército de Liberación Nacional -ELN).

Sus obras literarias narran la problemática y vida característica de la mujer en una sociedad elitista y cerrada como era la Barranquilla de los años 1940 y 1950.

En 1969 publica su primer cuento, “El muñeco”, en la revista Eco y más adelante en el Magazín Dominical de El Espectador. En 1975 publica su segundo cuento, “Oriane, tía Oriane” también en la revista Eco.

b_diciembreEn 1980 sale su novela “La noche feliz de Madame Yvonne”, que redactó en 1977; mismo año en el que comenzó a escribir “En diciembre llegaban las brisas”, novela con la cual ganó el premio literario internacional Grinzane-Cavour , en 1989. Sus obras literarias han sido de una gran divulgación especialmente en Francia  y en la comunidad europea.

De esa manera Plinio Apuleyo Mendoza, un cachaco puro, boyacense de ruana y tejo dominical, por esos caprichos de Cupido, termina en brazos de una mujer inteligente y bella – que ya es mucho premio para un boyaco bien feo y con fama de lagarto titulado- y para el colmo de su fortuna se granjea la estrecha amistad del verdadero poder detrás de Gabo, Mercedes Barcha, su querida Jirafa de cuello largo y piel de felpa.

Con una altivez que no rechinaba en estas tierras en donde a una persona así no demoran en decirle “erda, pero esa Mercedita sí que es estirá”. Ella, simplemente, era lozana. Su voz suave imponía autoridad, sin autoritarismo. Por eso acomodó, sin remilgos, el matrimonio más inverosímil entre una currambera alegre y rumbera y un boyaco aburrido, no porque no quisiera ser alegre, sino porque no podía, pues en su tierra, al nacer, ya se viene con la unidad genética de la inutilidad para el baile de la gente que nace en un hueco frío rodeado de cerros. Es el universo que rodea esos cerros.

images

Plinio Apuleyo Mendoza  y Francisco Figueroa Turcios

Otro antecedente suertudo en favor de Plinio Apuleyo Mendoza es que era hijo del único testigo ocular que llevaba del brazo a Jorge Eliécer Gaitán, a comer chinchurria en un almorzadero popular cercano. Era la una y cinco de la tarde del 9 de abril de 1947. Plinio Mendoza Neira, padre de Plinio Apuleyo Mendoza, caminaba hombro a hombro con Gaitán, su ídolo político, cuando de repente !pum¡ !pum¡ y el hombre en quien millones de colombianos tenían cifradas todas sus esperanzas de salir de la pobreza, cayó sobre el duro pavimento, golpeándose la cabeza. Por esa circunstancia para otros aciaga, para Mendoza Neira fue tocar el cielo con las manos, pues a partir de ese momento el magnicidio de Gaitán siempre terminaba en el único testigo ocular s0breviviente. Porque él también estuvo a punto de morir, pues una de las balas le perforó el sombrero de fieltro que llevaba en su cabeza erguida, orgulloso de llevar del brazo al jefe político liberal más importante del país y casi seguro presidente en el debate que se avecinaba.

La vida tiene sus trucos y sus caminos ocultos y sus atajos. La circunstancia de que Plinio Mendoza Neira estuviera hace 67 años en el lugar adecuado, a la hora precisa y llevando del brazo al hombre señalado, lo convirtió en un referente, casi en un ícono, en un mito de la escena política nacional, que, de paso, extendió la fortuna y gloria a sus descendientes, especialmente a su retoño mayor Plinio Apuleyo Mendoza. Lo de lagarto es un decir. Al fin y al cabo todos los seres vivientes llevamos encima o por debajo un mal olor.

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados