Pacheco enseñó la sencillez en la televisión

1036

A los 81 años falleció este martes en Bogotá uno de los presentadores, animadores y entrevistadores más versátiles. Y siempre fue un hombre sencillo.

Por Chachareros

Fernando González Pacheco, el reconocido presentador de televisión quien a los 81 años de edad murió este martes en la clínica Country, en más de medio siglo de vida ante las pantallas dejó la mejor enseñanza que un maestro puede dar: la sencillez.

Fernando González  Pacheco

Fernando González Pacheco

En particular, por la presencia hoy de tanto petulante mediocre que ha venido a ocupar –sin mérito ni talentoo- el puesto que ocupó Pacheco por tantos años. En sus entrevistas, al personaje más humilde, Pacheco le sacaba lo mejor de su entrevistado de turno, porque se ubicaba a su mismo nivel, o por debajo de su nivel, si era necesario, para darle confianza y hablara sin reservas. A diferencia de los presentadores y conductores de hoy, que caminan como en el aire, reyezuelos de pacotilla sin nada en la bola, Pacheco era un personaje con un conocimiento universal.

Fernando González Pacheco nació en España y sus padres Doroteo González-Pacheco e Inés Castro Montejo. Su padre, médico, su progenitora, pariente de los Santos Montejo, cuya cabeza visible era don Eduardo Santos Montejo, expresidente de Colombia y dueño y director de El Tiempo. Doroteo se convirtió en el médico particular de don Eduardo Santos y su esposa Lorencita Villegas de Santos. Era tal el cariño que el expresidente de la Repúblico llegó a tenerle a su médico personal, que al morir dejó en su testamento un valioso paquete de acciones que luego pasaron a manos de Fernando González y un hermano.

La muerte de Pacheco deja huérfana a la televisión colombiana de uno de sus más consagrados protagonistas y un ser humano excepcional. Según el  informe de la Clínica del Country, el deceso se produjo debido a varios problemas de salud que padecía desde hace varios años. Fue el punto final de uno de los iniciadores de la televisión colombiana e ícono de varias generaciones.

Su gran ‘cualidad’, según el Daniel Samper Pizano, uno de sus mejores amigos, el mejor biógrafo de Pache fue ser un tipo “al mismo tiempo popular, el más querido y el más feo de los colombianos”.

Precisamente por lo poco atractivo de su rostro, el diario El Tiempo recuerda que “por eso, la primera vez que Fernando González Pacheco salió en un programa de concurso en televisión muchos espectadores llamaron molestos a la programadora Punch.

Protestaban porque les parecía que ese desconocido era demasiado feo como para salir frente a las cámaras y conducir el espacio Agencia de artistas (1957). Una semana después, nadie volvió a llamar.

Pacheco, el inmigrante español que llegó a Colombia de 4 años de edad, conquistó a la teleaudiencia, simplemente, siendo él: un hombre alegre, multifacético, cálido pero también avasallador, que rompía con todos los moldes de la recién llegada pantalla chica.

Reveló su vena artística, deportiva y aventurera desde muy joven. Le gustaba entretener y llamar la atención. Después de probarse en un cuadrilátero como boxeador y ser campeón de tenis de mesa de su colegio, El Hispanoamericano, de Bogotá, se enroló como mesero en la Flota Mercante Grancolombiana.

Entre el bar y los cocteles se hizo célebre por sus chistes y por tocar la guitarra. En una de esas pausas, la fortuna hizo que el productor de televisión y dueño de Punch, Alberto Peñaranda, lo invitara a medírsele a las cámaras de televisión.

Pacheco se lanzó. Una licencia de quince días que le otorgó la Flota dio paso al comienzo de su carrera como animador, actor, músico y hasta lector de noticias.

Fernando González  y Gloria Valenca

Fernando González y Gloria Valenca

Fue el hombre orquesta, antes de que existiera Compre la orquesta, que a la postre sería uno de sus programas insignia.

Los concursos fueron su fuerte. Presentó Animalandia, Qué pareja más pareja, Elija su pareja, Alcance la estrella, Cabeza y cola, Siga la pista, Sabariedades (con su amigo del alma Carlos ‘Gordo’ Benjumea), El programa del millón, Compre la orquesta, Musical RCN y Los tres a las seis (con Jota Mario y Gloria Valencia de Castaño), entre muchos otros.

No era de los que se vanagloriaban de su éxito. Es más, siempre bromeaba con el hecho de ser feo y no tener registro, y jamás comentó en sus programas su indiscutible condición como rey absoluto de la televisión colombiana. Un estatus que le duró más de 40 años, en los que inclusive escribió su biografía: Me llaman Pacheco y creó la programadora Coestrellas al lado de Benjumea y Bernardo Romero Pereiro.

Su ángel también le sirvió para conquistar a los más pequeños, a quienes consideraba los jueces más duros y sinceros.

Fue una pieza fundamental en la consolidación de los espacios infantiles con Animalandia, que se convirtió en un clásico del género al proponer un espacio al aire libre con música, concursos y payasos. Ahí se hicieron famosos Bebé (que falleció en el 2009), Pernito, Tuerquita, Tribilín y Juanito. Pacheco estuvo al frente durante 12 años.

Así mismo, se caracterizó por ser multifacético y arriesgado. Experimentó con el medio periodístico con Cita con Pacheco, Pacheco insólito y Charlas con Pacheco, con el que se consolidó como el mejor entrevistador del país.

Aunque ganó un premio Simón Bolívar de Periodismo al entrevistar al general panameño Ómar Torrijos, siempre consideró que su mejor entrevista fue la que le hizo a Luis Carlos Galán.

“El secreto es ser auténtico y no presumir. La figura es el invitado no el periodista”, era la frase con la que resumía su éxito periodístico.

Tenía todos los premios, reconocimientos y diplomas posibles gracias a su trabajo, pero nunca dejó de ser amante de la rumba y buen amigo. Su círculo lo conformó, entre otros, Jimmy Salcedo, Hernando ‘el Culebro’ Casanova (los dos fallecidos) y Jorge Barón, a quienes definía como unos pocos que hicieron grande a la televisión nacional.

Pero los años y la transformación natural del medio lo fueron alejando de las cámaras. Se sintió olvidado. En el 2000, al finalizar la emisión de su programa de concurso Quiere cacao, anunció que se iba del país por amenazas contra su vida. Se instaló en Miami, donde reconoció muchas veces la tristeza de dejar Colombia.

Dos años después reapareció brevemente como entrevistador en una sección del magazín Día a día, de Caracol.

A pesar de seguir siendo un ícono y un hombre muy querido por los colombianos, quedaron atrás sus días como estrella y sus inolvidables locuras, como cuando se lanzó de un paracaídas, hizo las veces de torero (una de sus pasiones, que lo llevó a convertirse en un reputado comentarista taurino) y volar en globo.

También hizo teatro y participó en algunas telenovelas, entre ellas Isabel me la veló, en el 2000.

Lentamente se sumió en el silencio alejándose de la vida pública y de esa cámara que tanto lo mimó. Se dijo que estaba triste y deprimido, algo que él negó.

No se permitió mostrar una faceta que fuera en contra de esa imagen de hombre auténtico y alegre que consolidó a lo largo de su carrera en el espectáculo.

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados