El Rincón del Búho

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Por qué Santos eligió a Vargas Lleras y no a Alex Char o al General Naranjo. Y qué hay detrás del atentado contra Aída Abella, candidata Presidencial por el partido Unión Patriótica.

Por El Búho

Germán Vargas Lleras

Germán Vargas Lleras

La decisión de Santos estaba cantada

Germán Vargas Lleras, a pesar de su fama de cascarrabias (lo cual es una de las pocas característica que heredó de su abuelo el expresidente Carlos Lleras Restrepo), en los últimos años ha logrado dominar sus rabietas. Por lo menos en público.

Se sabe que una decisión a ese nivel no se toma por motivaciones sentimentales ni de simpatía. Se toma previo estudio del perfil del personaje. Una encuesta habría señalado que los demás nombres mencionados en la lista, como el del general Naranjo, el exalcalde de Barranquilla Alex Char, entre otros, no levantaban el entusiasmo de los encuestados. Vargas Lleras se los llevó de calle. Ya eso se sabía. El país poco a poco madura.

Claro que fue el ELN

Se sabe de sobra que en esa zona de Tame, Arauca, el proscrito Ejército Nacional de Liberación (ELN) es amo y señor. Tienen el predominio militar y el cultivo de coca, las cocinas para procesarla, y las rutas para sacarlas, como Pedro por su casa, a Venezuela. Allí entrega la mercancía a los carteles o cartelitos que se mantienen en el negocio. Desde el bigote de Maduro sale la coca hacía Estados Unidos por distintas rutas.

Sería una imperdonable bofetada para el proceso de paz que le ocurra un atentado con resultados catastróficos a alguno de los candidatos en contienda. Por eso hace muy bien el presidente, Juan Manuel Santos, al dar instrucciones para proteger “con todo lo necesario” a la candidata presidencial del partido Unión Patriótica (UP izquierda), Aída Abella, tras el atentado del que salió ilesa el domingo en el departamento de Arauca. “He dado instrucciones para que se proteja a Aída Abella con todo lo que sea necesario y se investigue qué pasó. Necesito resultados”, escribió Santos en su cuenta de Twitter.

En un resumen que tomamos de la agencia EFE, se indica que el atentado contra la líder política de izquierdas fue perpetrado el domingo en la mañana cuando la caravana en la que se desplazaba por varios municipios de Arauca junto con el candidato al Senado por el mismo partido, Carlos Lozano, fue atacada por dos sujetos que les dispararon desde una motocicleta.

Tanto Abella como Lozano salieron ilesos del atentado, aseguró el comandante de Policía de Arauca, coronel Camilo Ernesto Álvarez Ochoa.

Aida Abella

Aida Abella

Distintos sectores políticos condenaron el atentado contra la candidata presidencial que regresó hace pocos meses al país tras un exilio de 17 años en Suiza al que se vio forzada tras salir ilesa de un ataque con un lanzacohetes en mayo de 1996, cuando se desplazaba por la Autopista Norte de Bogotá.

El candidato presidencial por el movimiento de derechas Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, rechazó el atentado del que fue objeto Abella y pidió a las autoridades garantías para las elecciones del próximo 25 de mayo en las que el presidente Santos aspira a la reelección.

“Nuestro rechazo enérgico a cualquier atentado y más a una persona que está aspirando a la Presidencia de la República. No se puede tolerar que se atente contra la vida de un colombiano”, expresó Zuluaga desde el municipio de Tuchín, Córdoba.

Zuluaga hizo un llamamiento a las autoridades para que se tomen medidas y se den garantías «para que el debate en materia electoral pueda transcurrir sin que haya ningún atentado contra la vida de los candidatos, de sus equipos, como debe ser en un proceso democrático».

La propia Abella, en su cuenta de Twitter, manifestó: «¡Llamamos a la indignación! ¿Cuál es la democracia que queremos para nuestro país? Aun vivimos!», dijo.

Una historia cruel

El representante a la Cámara por el partido Polo Democrático Alternativo (PDA), Iván Cepeda, también se refirió al atentado de Abella en su cuenta de Twitter. «Expreso total indignación y repudio por nuevo atentado contra Aída Abella», aseguró Cepeda.

La UP, el partido de Abella, fue creado en 1985 a raíz de una negociación de paz celebrada un año antes entre el Gobierno del entonces presidente colombiano Belisario Betancur (1982-1986) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Sin embargo, en los años 80 y 90 fue blanco de una campaña de exterminio que dejó cerca de 4.000 muertos entre ellos dos candidatos presidenciales, Jaime Pardo Leal (1987) y Bernardo Jaramillo Ossa (1990), ocho congresistas, 13 diputados regionales, 70 concejales y 11 alcaldes.

Share.

About Author

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Comments are closed.

 Vulnerability scanner