El «danubio azul» del Partido Conservador

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

En su afán de retomar la vocación de poder que perdió hace una década, el Partido Conservador colombiano da tumbos que lo hacen parecerse a bailarinas torpes de ballet en la contienda electoral actual.

Por Jorge Sarmiento FigueroaEditor general

A fecha de hoy, el Partido Conservador tiene una candidata oficial par las elecciones a Presidencia de la República y un puñado de candidatos fuertes al Congreso. Parecería que todo está en orden en la casa azul que está a punto de cumplir 165 años de historia.

Pero la imagen de pulcritud, tradición, armonía y valores que de puertas para afuera proyectan los conservadores, está sufriendo un sismo ante la opinión pública por causas que surgen en el mismo seno del Partido.

Adentro de la casa sus principales líderes están por estos días dándose con todo para ver quién tiene el mando en la difícil coyuntura que atraviesan, ya que desde que Andrés Pastrana dejó la Presidencia de Colombia en 2002, hace más de una década, los conservadores no han vuelto a saber lo que significa tener el poder del país en sus manos. Y eso, para una estirpe de pesos pesados de la realidad nacional, duele mucho.

Danubio azul slide 1

Ilustración por SarmientoF

Veamos quiénes son los protagonistas de la trifulca interna y cuál es su posición y proceder en el actual debate electoral:

Andrés Pastrana: Es el «jefe natural» del Partido Conservador desde que ejerció la Presidencia de la República (2002-2006). Desde entonces quedó como enemigo de Uribe porque este lo utilizó como caballito de su campaña para tirarle toda el agua sucia del Caguán. 8 años después empezó como amigo del Presidente Santos, pero algunos gestos de este último (como la amenaza de publicar las actas de la Comisión de Relaciones Exteriores) y la propia necesidad de figuración lo llevaron ahora a aliarse con su anterior enemigo, Álvaro Uribe, para armar tolda aparte de la Unidad Nacional y crear una candidatura supuestamente propia del Partido Conservador en Martha Lucía Ramírez.

Omar Yepes: Es el actual director del Partido Conservador y una de las «vacas sagradas» de la casa azul. En la actualidad funge como un «jefe de debate» de la candidatura de Martha Lucía Ramírez y se defiende de los timonazos de su antecesor en la dirección del Partido, Efraín Cepeda.

Efraín Cepeda Sarabia: Es el anterior director del Partido Conservador y uno de los pupilos más queridos del ex-presidente Pastrana, por su obediencia, coherencia y lealtad en la toma de decisiones de gran calado de su Jefe y del Partido. Por eso a muchos ha sorprendido que en la actual coyuntura eligiera su propio rumbo, yéndose hacia la Unidad Nacional del Presidente Santos, e inclusive que esté presionando la permanencia de los conservadores en dichas toldas antes que ir como el resto hacia donde Uribe y Pastrana, y su «gallina azul» Martha Lucía Ramírez.

Marta Lucía Ramírez: Aunque fue ministra de Pastrana, su mayor filiación es hacia Álvaro Uribe Vélez. En efecto, su más reciente imagen parecía ser la de la carta femenina entre las candidaturas a Presidencia en el Partido de Uribe. Pero la jugada en la que se mueve hoy es en la toma del poder del Partido Conservador, logrando integrar la unión de Uribe y Pastrana en su nombre como candidata oficial de la colectividad azul.

La pelea por el poder

Justamente la filiación de Martha Lucía Ramírez con Álvaro Uribe Vélez ha sido la pieza de caza de unos y otros en el Partido Conservador. Porque quienes consideran que les fue mejor en la Presidencia de «mano firme, corazón grande», se aglutinan en torno a Marta Lucía esperando que en una eventual segunda vuelta sus votos sumen para Marta Lucía u Óscar Iván Zuluaga, al fin y al cabo ambos fichas de Uribe.

Por el otro lado, los que disfrutan de la «mermelada» de Santos prefieren que el Partido Conservador no tenga candidato y se pliegue a la reelección del actual Presidente.

«Es un asunto de la paz, más allá de si Martha Lucía Ramírez quiere aspirar o no, o de si los conservadores deberíamos tener candidato o no. En efecto, Martha Lucía es un ‘caballo de troya’ que Uribe nos está enviando para que vayamos en contra de las aspiraciones de Santos. Y eso es jugar sucio al Presidente que está a punto de firmar la paz de Colombia», sostuvo esta semana Armando Zabaraín, Representante a la Cámara en fórmula con el Senador Efraín Cepeda durante una cena con periodistas.

Tanto él como su jefe político esperan que el Consejo Nacional Electoral acepte la impugnación de la Convención en la que fue elegida Martha Lucía Ramírez y que aplique medidas cautelares que a la larga les permita elegir su propio rumbo en la contienda presidencial y no tener que apoyar obligados a la candidata oficial del Partido.

Ellos calculan que sin sus votos, ni los de Gerlein ni los de muchos otros caciques conservadores, el Partido Conservador tendrá que replegarse en segunda vuelta hacia Santos y no con Uribe, con lo cual habrán ganado la guerra interna.

Pero jugadores como Uribe y Pastrana unidos no son «pintados en la pared» y tienen sus propios cálculos, como los de armar un tinglado que reste votos de centro y derecha a Santos y los lleve al redil de ellos. Según ellos, si no ganan ahora tendrán el terreno de votos ganados para ser una fuerte oposición en el Congreso y aspirar a tomar la Presidencia en 2018.

En síntesis, tanto cambia en la política de la noche a la mañana, que ninguno de los bailarines de esta pugna actual quiere quedarse sin su pareja, así les duela pisarse los callos unos a otros.

Share.

About Author

4. Jorge Mario Sarmiento Figueroa

Editor general de Lachachara.co y gestor de proyectos de la Fundación La Cháchara. Ejerce el oficio periodístico desde niño, combinado en la actualidad con la docencia universitaria, asesorías en comunicación para personas y organizaciones. También practica manifestaciones artísticas como la poesía, la pintura y la realización audiovisual. Email: jorgemariosarfi@gmail.com Móvil: 3182484320

Comments are closed.

 Vulnerability scanner