¿Magola, Nani o Adriana? descúbralo usted

2613

Magola,  la caricatura ideada  por Adriana Mosquera, da cantaleta al machismo  y  pone los pelos de punta a sus seguidores Escrito por  Chachareros – Tomado de la Revista Carrusel

Magola es una mujer sin pelos en la lengua; los tiene en las piernas. Dice lo que piensa, es moderna y lucha contra el machismo. Es feminista y femenina, lo cual no es contradictorio, ni mucho menos. Lleva la rutina de millones de mujeres, con un esposo y un hijo. Quiere demostrar que ellos y ellas deben estar en el mismo plano. Y limageso hace desde su vida diaria, íntima, con su visión particular respecto a la actualidad social.

En España Magola ha ayudado en campañas cívicas, como la que impulsó la Cruz Roja contra el maltrato machista. Ha reivindicado los derechos de las mujeres en exposiciones, como ‘Trapos al sol’, del Centro Hispano Colombiano de Madrid. Y ha aparecido en museos tan importantes como el Reina Sofía.

Detrás de Magola está la mano de Adriana Mosquera, Nani, una bióloga bogotana que viajó a España hace 16 años con su familia. Ha publicado sus dibujos de humor en numerosos medios españoles y colombianos (entre ellos El Tiempo). Lleva a cuestas la autoría de una decena de libros (uno de ellos en Grecia). Ha ganado varios premios internacionales (acaba de ser elegida finalista del Yo Dona, que destaca a las mujeres emprendedoras de Madrid). Y es, además, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares.

Mosquera y su familia viven, precisamente, en Alcalá de Henares, a 25 kilómetros de Madrid. “Es la ciudad perfecta”, dice. “Es pequeña, organizada y segura”. Llegaron gracias a una invitación de la Universidad de Alcalá, que les cayó de perlas cuando en Colombia la situación se les estaba complicando en materia laboral. “VendimoIMAGEN-13229787-2s lo poco que teníamos y vinimos con el niño, que entonces tenía tres años”.

El hijo se llama David David (sí, doblemente David) tiene ahora 19 y sensibilidad de artista. Es músico y le encanta la fotografía (él tomó la que acompaña este artículo).

El esposo es Omar Figueroa, el caricaturista Turcios. Llevan 20 años de casados. “La gente se extraña cuando lo sabe porque cree equivocadamente que, como creadora de un personaje feminista, odio a los hombres. Tengo un marido costeño, que carga con la fama de machista de sus paisanos, pero en realidad cocina, plancha y defiende a la mujer”, dice Adriana.

Llegaron a España seducidos por las cifras que decían que les podían pagar en los medios. Y no se desilusionaron. Publicaron su trabajo durante años en periódicos y revistas, pero la crisis económica española también los ha mordido. “Ya no se puede vivir de la caricatura. Yo mantengo un trabajo paralelo, como directora creativa de una firma que fabrica objetos para bebés”, explica Mosquera, que antes también se dedicó al diseño gráfico y de moda. Aunque no hay dinero, sí hay movimiento. La pareja tiene en la agenda varios viajes internacionales.

Mujer en voz alta

images magoEl tema de la mujer en las caricaturas de Nani nació solo. “Nunca tuve esa intención, pero surgió de la presión de los colegas hombres caricaturistas en Colombia”, dice. “Con el paso de los años se ha convertido en mi tema principal. El humor debe tener además un propósito, según nos han enseñado a los caricaturistas latinoamericanos, y el mío es la defensa de los derechos de las mujeres desde el más mínimo escenario -como puede ser el hogar- hasta el internacional, sobre el que expongo mi opinión política y social”.

Cuando comenzó le decían que las caricaturas no eran para mujeres. Quiso demostrar que estaban equivocados. “Cogí el tema con rabia, les daba la vuelta a los chistes machistas y se los aplicaba a los hombres. También trato otros temas que me interesan: la ecología, la vida en la ciudad…”.Magola es el álter ego de Adriana Mosquera. “Ella hace o dice en público lo que yo no me atrevo. Ella normaliza y acerca la actualidad al humor. Y debo decir que es hecha por una mujer, pero no solo para mujeres”.

La voz de Magola tiene tono propio. Por eso las instituciones se han acercado a Mosquera, con el fin de pedirle ayuda para promover valores. “Es un orgullo que se fijen en mi trabajo”, dice. Magola, entonces, lucha contra la violencia de género, promueve los derechos de los inmigrantes, da la cara por las mujeres maltratadas. “No me pagan por eso, pero compensa el fin social”, aclara Mosquera.

1456048_10151858184178881_1925540947_n

Iguales, pero diferentes

Nani publica de manera regular en España, Colombia y México. Intenta utilizar un lenguaje neutral, pero cambia algunas palabras según el país.

También ha observado que hay diferencias en la manera de expresar el humor. “El humor para jóvenes en España es más agresivo, con sexo y palabrotas -explica-. En Colombia estamos más pendientes de qué dirán, de la sociedad”.
A lo largo de estos años dedicados a Magola, Nani se ha dado cuenta, sin embargo, que los problemas de pareja son iguales para todo el mundo y, además, que todas las mujeres sufrimos las mismas angustias. Y se aproxima a ellos de una manera que produce la misma respuesta en cualquier país, en cualquier idioma: una sonrisa. Es una sonrisa que a veces duele, porque saca a relucir enfermedades de nuestras sociedades.

Magola en sus palabras

CARRUSEL (C): ¿Cuántos años tiene?
MAGOLA (M): 37 y con miedo de llegar a los 40.

C: ¿Por qué?
M: Porque hablan muy mal de la crisis de los 40 y a mí me han dado todas. ¡Esa va a ser impresionante!

C: ¿Cuántos años tiene su hijo David?
M: Tiene 14 años.

C: ¿Desde hace cuánto está casada con Alberto?
M: 16 años.

C: ¿Es diferente al resto de los hombres?
M: Es insoportable. Tiene todos los clichés que existen sobre los hombres.

C: ¿Por qué sigue con él?
M: Porque me aguanta y me hace reír.

C: Ya sabemos qué opina usted de los hombres. Pero ¿qué opinan ellos de usted?
M: Al principio me odiaban, pero se han dado cuenta de que yo no los odio a ellos. De hecho reconozco que me enseñan mucho: se equivocan tanto que basta observarlos para aprender.

C: ¿La piropean?
M: No porque no buscan el intelecto. ¡Ni en el Transmilenio me han metido mano!

C: ¿No siente la tentación de depilarse y arreglarse un poco más que ahora?
M: Las mujeres siempre estamos cediendo algo. El que me quiera, que me acepte como soy.

C: ¿Qué opina de Aleida, el personaje de Vladdo?
M: Lo que me llama la atención de Aleida es que no tiene boca. Nunca habla. Es la mujer ideal para un hombre.

Cortesía de Carrusel, escrito por Juanita Samper Ospina

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados