Las fiestas en corralejas en nada me han beneficiado: Rubén Darío Salcedo

2704

El autor del porro «Fiesta en corraleja», considerado el himno de las fiestas de la Patrona del Dulce Nombre de Jesús, jamás se ha ganado un peso en estas festividades.

Por: Francisco Figueroa Turcios

DSC00122

Rubén Dario Salcedo

Fue un año nuevo raro en Sincelejo. El pueblo, que en esta época celebra alegre y se prepara con entusiasmo para sus fiestas del 20 de enero, esta vez está triste.

El alcalde Jairo Fernández de un plumazo canceló las corralejas, en respuesta a una pelea personal con el congresista Yahir Acuña Cardales por no respaldar a su sobrino que aspira al senado, y de paso le quitó al pueblo entero la razón de sus festejos de principio de año.

unnamed (1)Históricamente, el primer tema que suena en todos las emisoras de Sincelejo para arrancar cada año es el porro ‘Fiesta en corraleja’: «Ya viene el 20 de enero/ la fiesta de Sincelejo/ los palcos engalanados/ la gente espera el ganado/ Esta sí es la fiesta buena/ la fiesta en corraleja».

Desde el  año 1970, Elia Mendoza, esposa de Rubén Darío Salcedo, está atenta para ver si continúa la tradición de escuchar en las emisoras de Sincelejo el tema «Fiesta en corraleja», pero esta vez no ocurrió y ella interrumpió a su marido donde departía con sus amigos para decirle: «mijo, este año no pusieron la canción». Rubén Darío le respondió: «Recuerda que este año no hay corralejas y no tiene justificación que  lo pongan, tranquila el próximo año será».

Rubén Darío tiene una lectura clara sobre el hecho de la suspensión de las corralejas en Sincelejo: «a mí personalmente no me da ni frío ni calor, por cuanto jamás ningún alcalde, ni mucho menos la junta organizadora me ha llamado a trabajar en estas festividades, es decir que no me he ganado un peso. Yo tengo mi conjunto musical que se llama ‘Rubén Darío Salcedo y su grupo corralero’, y a nosotros no nos contratan para amenizar ningún evento institucional. De nada ha valido que yo he sido el compositor que más le he compuesto a estas festividades».

Ni jamás ha visto toros

Rubén Darío Salcedo1

Como Rubén Darío Salcedo tampoco ha visto nunca un día de toros, ¿cómo se las ingenió para componer el tema ‘fiesta en corraleja’?

«A  mí me fascina la construcción de las corralejas. Tradicionalmente aquí en las plaza Majagual los campesinos armaban la estructura con bejucos y lo hacían a punta de ron ñeque, amenizados con cantos de vaquerías (Cuando yo tenía platica/cantaba mi vaquería/ahora que no tengo nada/le  canto a la vida mia/). Esos cantos me  inspiraron ‘Fiesta en corraleja’. Eso fue precisamente un de mes de enero de 1963».

Rubén Darío Salcedo se imaginó en aquel entonces los palcos llenos de gente que año tras año participaban de las tradicionales festividades, y se marchó a casa a buscar la guitarra para darle vida a ‘Fiesta en corraleja’. «Me dio duro porque yo no sabia de gramática musical, pero en forma empírica, logré sacarla adelante».

En el año 1969 en Sincelejo, él decide ofrecerle la composición a Alfredo Gutiérrez, quien le pidió que se la cantara: «-Mira, ‘Boca’e moyo’ (apodo de Rubén  Darío Salcedo)- le dijo el ganador de múltiples festivales vallenatos, cuando escuchó a Salcedo-, eso se escucha mejor si la cantas tú. Vamos a grabarla y yo te acompaño con el acordeón».

Así se hizo en los estudios del ‘Capitán’ Molina, en Barranquilla, bajo el sello Codiscos y con la agrupación de Alfredo Gutiérrez y los Caporales del Magdalena. De inmediato fue un éxito nacional. Ocupó por  dos años consecutivos  el primer lugar en Colombia.

El tema  ‘Fiesta en Corraleja’ se ha grabado en más 118 versiones y en diferentes idiomas.

No tengo plata, pero soy feliz

La casa donde vive Rubén Darío Salcedo a una cuadra de la plaza Majagual, la construyó a punta del dinero de las regalías de su canción. Hoy se considera un hombre sin plata, pero feliz.

«Antes uno recibía una platica por concepto de regalías, nos pagaban 500 mil pesos cada tres meses, pero ahora la vaina se jodió, porque desafortunadamente a Sayco llegaron una partida de pícaros que se han robado el erario de nuestra entidad y no recibimos nada. Yo propuse crear una nueva entidad y arrancar de cero, pero con gente honesta. Mi propuesta no tuvo eco porque ya estábamos jodidos por los corruptos», recalca Rubén Darío Salcedo.

En materia monetaria Rubén Darío no ha tenido suerte, se las ingenió para buscar una forma de nuevos recursos y fue vender sus composiciones a amigos que él sabia que le gustaban la música, pero que no tenían el talento para componer una canción.

«Al primero que le ofrecí componerle canciones, para que aparecieran firmadas como si fueran de él  fue al fallecido Tulio Villalobos Tamara, pero me mamó gallo y nunca me pagó. Luego fue con Cecil Cumplido y con el fue peor: un día fui a su casa a cobrarle y me dijeron que no me podía recibir porque estaba ocupado, pero como yo permanecí allí en la puerta al final me hizo entrar y me contó que con mi plata estaba empacando carne salá’ pa’ enviársela al Joe Arroyo. Yo, con toda autoridad, le dije que no fuera estúpido porque si no me la iba a pagar debía era dársela a la gente pobre de Sincelejo que se lo agradecerían más. Nunca me pagó y decidí no continuar de idiota útil».

La ‘payola’

La más reciente historia que le ocurrió a Rubén Darío Salcedo fue relacionada con la costumbre conocida en la industria musical como la ‘payola’.

«Hace un par de meses cuando grabé el más reciente trabajo discográfico, un amigo me dijo: ‘compadre yo tengo la clave para que su disco suene en Radio Olímpica. Vaya a Morroa y mande a fabricar la hamaca más bonita y que se marquen con Emilio Nuñez, además se compra dos botellas Buchannans y esa es fórmula efectiva. Así lo hice. Emilio Nuñez en Radio Olímpica me atendió lo más de cariñoso…. Regresé contento a mi casa y le dije a mi mujer que colocara Radio Olímpica, que de un momento a  otros sonaría mi cd»…

Pasó una semana, el mes y nada. A los dos meses Rubén Darío Salcedo fue a donde Emilio Núñez, quien según el maestro le respondió que le tenía que conseguir  «5 millones de pesos para programarle el cd». Entonces Salcedo le dijo que con esa plata montaba un negocio. «No comparto tener que pagarle a nadie por poner a que la gente escuche el arte musical. Por eso estoy haciendo la denuncia», señaló Rubén Darío Salcedo de aquella historia.

La modalidad de la ‘payola’ ha sido muy recurrente en todas las latitudes donde el arte quiere ser difundido. Bajo el lema «el que no paga, no suena», La cadena radial Olímpica y muchas otras emisoras hicieron millones de pesos a costa de los artistas, quienes siempre han estado en el lado más corto de esa cadena.

Rubén Darío Salcedo no es el primero ni será el último artista en denunciar este atropello. Ya varios han manifestado que las emisoras cumplen este lema en todos los rincones de Colombia. En el caso de la cadena radial Olímpica esto debe tener el aval del gerente, Rafael Páez Rodriguez, a menos que él no se haya dado por enterado de que cada vez el contenido de sus programaciones es más pobre justamente porque solo los que pagan, sin importar el talento, son los que suenan.

Si no hay respeto por una una leyenda viva, de nuestro folclor, como es el caso de Rubén Darío Salcedo, qué se queda para la gente que apenas comienza. Parodiando a Diomedes Díaz: «¡se las dejó ahí!»

Compartir.

Acerca del Autor

7. Francisco Figueroa

Comunicador y Periodista. Editor deportivo de Lachachara.co, tiene experiencia en radio, prensa y televisión. Se ha desempeñado en medios como Diario del Caribe, Satel TV (Telecaribe), RCN, Caracol radio, Emisora Atlántico, Revista Junior. Fue Director deportivo de la Escuela de fútbol Pibe Valderrama y dirigió la estrategia de mercadeo y deportes de Coolechera. Para contactarlo: Email: figueroaturcios@yahoo.es

Los comentarios están cerrados