¡Carajo! ¿Qué pasa con Magangué y con el perico de los gringos?

1726

Conozco esa región de Magangué pa’dentro, porque nací por esas tierras entre Gramalote, Bijagual, Cerro de Corcovado, Méjico, Bermúdez y Margento, ese caserío del difunto rey vallenato Julito De la Ossa (oriundo de Chochó, Sucre).

Escrito por: Canuto Espejo – Chacharero

Por eso me duele lo que está pasando con Magangué. Primero, cuando durante años estaba en manos de una señora a quien llaman ‘La Gata’, no sé porqué, ni quiero saberlo. Pobre pueblo fue «descuadernado», como dijo el difunto Carlos Lleras Restrepo. Saqueado. Rasparon hasta las ollas.

Magangué2

Ahora el compadre Lucho Rada, que según me cuentan es nacido en la tierra del «Hombre Caimán», Plato, Magdalena, nos dice en su muy consultado Radar económico que el Departamento Nacional de Planeación –DNP-, “que dirige la barranquillera Tatyana Orozco de la Cruz, sería el responsable de la paralización de las obras del muelle fluvial de pasajeros de Magangué, por la demora en viabilizar el Plan Anual de Caja correspondiente a los dos últimos bimestres del presupuesto del Fondo Nacional de Regalías, del que es su Secretaria técnica.

Así se desprende de la información suministrada por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público al ser requerido para que agilice la transferencia de los recursos de regalías que debe hacer a Cormagdalena, para que esta entidad, a su vez, los transfiera a la Gobernación de Bolívar y esta a la firma contratista que ejecuta la obra”.

Agrega el compadre Lucho, que sabe mucho de estas cosas, que “la falta de estos recursos no solo tienen paralizadas las obras del muelle de Magangué, sino muchas otras que Cormagdalena ejecuta en los municipios de su jurisdicción, financiadas a través del Fondo de Regalías, lo que resulta un contrasentido en momentos en que esa entidad inicia el proceso licitatorio para adjudicar la concesión del río Magdalena Maganguépor 10 años a un costo de 2,7 billones de pesos.

“Otros procesos licitatorios de todo el país financiados con recursos de regalías y debidamente aprobado por los respectivos Ocads se encuentran a la espera de estos desembolsos, sin que a la fecha el DNP tenga definida la viabilidad de los mismos”.

Con toda razón, dice Lucho, “ante la demora que registran las obras del muelle, el alcalde de Magangué, Marcelo Torres Benavides, manifestó su descontento por tal situación y reclamó de Cormagdalena una mayor gestión ante el DNP y el Ministerio de Hacienda para que fluyan los recursos y puedan cumplirse los cronogramas de ejecución. Tanto la alcaldía como la sociedad portuaria regional esperaban dar en funcionamiento estos muelles en el mes de diciembre, aprovechando esa temporada alta del año, pero ante la parálisis de las obras lo más probable es que el muelle entre a operar en febrero”.

Congresista periquero

Trey Radel, congresista coquero

Trey Radel

Como dicen mis nietos de allá de Guaranda: desde la ‘Yunai’, concretamente desde Miami, el colega Ricardo Rocha, a quien me gustaría conocer porque escribe como Dios y la lengua española mandan, envía la siguiente nota con la foto incluida (mírenle las fosas nasales, igualitas a las de cierto cantante vallenato ya fuera de circulación):

El Representante a la Cámara del Congreso de Estados Unidos por el Estado de Florida, Trey Radel, fue sorprendido en una situación embarazosa. El congresista fue atrapado por la policía en el preciso momento en el cual compraba cocaína a un agente encubierto en la zona de Dupont Circle en el corazón administrativo de la capital de los Estados Unidos de América. Trey Radel, republicano de Florida, ha pedido licencia a sus funciones congresionales.

“De acuerdo con la información publicada en Washington Post, Radel había estado comprando cocaína por más de 12 meses. Los arreglos para esta venta fueron hechas en un bistró en donde se sirven mojitos de 11 dólares y cuando Radel y su jíbaro fueron al parqueadero para entregar la droga que eran 3.5 gramos por valor de 250 dólares, una cantidad usualmente adquirida para uso personal. Cuando la droga y el dinero cambiaron de manos aparecieron los policías federales que habían estado vigilando toda la operación”.

Hombe, digo yo acá fumándome un tabaco de los que me manda un sobrino desde Ovejas, ¿así cómo quieren los amigos gringos que se acabe el negocio del narcotráfico, mientras allá hasta sus propios congresistas se soplan y soplan el polvito blanco?

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados

 Vulnerability scanner