Los colombianos, entre el centro y los extremos de derecha y de izquierda

1200

Ahora sí empezó el pulso por la presidencia de la República de Colombia entre extremos de derecha e izquierda y un centro gelatinoso.

Escrito por Rafael Sarmiento Coley – Director

Aunque en la política colombiana la categoría de «centro» es sinuosa, porque en realidad es una derecha menos recalcitrante, con las cartas que están en la mesa para el debate presidencial de mayo próximo, la disputa será entre una extrema izquierda, una extrema derecha y un centro derechizado.

JUAN MANUEL SANTOS por TURCIOS

JUAN MANUEL SANTOS por TURCIOS

Ese es el resultado del anuncio del miércoles, por parte del actual presidente de la República Juan Manuel Santos, de que el lunes 25 notificará al Consejo Nacional Electoral su decisión de aspirar a una candidatura para la reelección por cuatro años más, tal como lo hizo su antecesor Álvaro Uribe Vélez.

la foto

Oscar Iván Zuluaga, en el centro, rodeado de su familia.

Es bueno recordar que en la política colombiana estaba prohibida la reelección inmediata, de acuerdo con las distintas constituciones desde comienzos del siglo pasado. Sólo la Constitución de 1886 permitía la reelección sin límites.

Por eso el cartagenero Rafael Núñez –último costeño en ocupar la Presidencia desde entonces- fue cuatro veces presidente. (¿Será por eso que los cachacos no quieren dejar que un costeño asome las narices a la casa presidencial?).

La Constitución de 1991 prohibía la reelección en todo tiempo y circunstancia. Los constituyentes de esa época atendieron así una petición del entonces presidente de la República, César Gaviria Trujillo.

Uribe y los bichos que pican

Pero al llegar Álvaro Uribe Vélez a la Presidencia, en 2002, con la “simple reforma de un articulito” (como lo dijo en su momento su principal consejero y mentor Fabio Echeverri Correa), no solo se reeligió, sino que, mediante maniobras fraudulentas y truculentas que hoy tienen tras las rejas a sus principales asesores de entonces – y los que no están presos son prófugos -, quiso mantenerse en la silla presidencial por tercera vez. Por fortuna, no pudo.

Siguiendo así –sin ningún pudor ni vergüenza- una tendencia puesta de moda en Latinoamérica por el difunto Chávez en Venezuela, el vejestorio e inmoral Daniel Ortega en Nicaragua, el loquito Evo Morales en Bolivia y el incontinente verbal Rafael Correa en Ecuador.

Ahora al colombiano Juan Manuel Santos le picó el mismo bicho. Lo que produjo una reacción en cadena. Oscar Iván Zuluaga, aspirante del movimiento Uribe Centro Democrático, ratificó sus propuestas de gobierno como candidato de la extrema derecha uribista.

Quién lo diría: Santos contra la «tercería»

Hasta ahora, Santos y Zuluaga iban arriba, de lejos, en las encuestas. Con Santos adelante. Sin embargo, ya conocida la decisión definitiva del actual mandatario, no se sabe el rumbo de las tendencias de los potenciales electores. Además, están pendientes los acuerdos para constituir una tercería que les compita a los dos anteriores, dado el poco margen de credibilidad que tiene el Presidente y el desconocimiento que se percibe en la opinión sobre Zuluaga.

Están sobre la palestra las candidaturas del Polo Democrático (Clara López), Unión Patriótica (Aída Abella) y Colombia País de Regiones (Eduardo Verano De la Rosa).

Del mismo modo, hay que esperar los acuerdos para una posible candidatura del Partido Verde–Progresistas, en el cual compiten Enrique Peñalosa, Antonio Navarro, John Sudarsky y Camilo Romero; y la del Partido Conservador, entre Martha Lucía Ramírez y Pablo Victoria.

José Félix Lafaurie, quien aspiraba a la candidatura conservadora, declinó, molesto por el tendencioso aplazamiento de la Convención que iba a definir el 4 de diciembre al candidato. Este partido, que pertenece a la Unidad Nacional, que es la coalición de soporte de Santos, debate internamente entre apoyar al Presidente o competir con candidato propio. Parte de sus huestes están con Uribe.

En las pasadas elecciones, Santos se enfrentó al final contra el profesor Mockus, que en vez de entrar de frente a la campaña electoral por la presidencia, siguió impartiendo en el «ágora» un curso de filosofía política como si él no fuera un candidato mayor, sino una alternativa. Y Santos ganó.

Pero esta vez Santos puede que tenga que enfrentarse a su propio engendro: el de la «tercería». Es decir, aquella fuerza política que no está en oposición frontal sino que salta a la palestra con un discurso alternativo e innovador. Esta «tercería» la introdujo con éxito Tony Blair en Inglaterra. Santos, que ocupó su primer cargo de Estado en ese país durante el gobierno de Alfonso López Michelsen, ama a los británicos y copió este modelo del Premier inglés. O por lo menos lo quiso traer a Colombia hasta cuando las mieles de Uribe le picaron.

Las Farc participan en la democracia colombiana

Es curioso. Pero en 2014, al igual que en 1998, las Farc tienen la sartén por el mango. En aquella ocasión, de manera astuta, y estando aún vivo el viejo zorro guerrillero Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, (el guerrillero que murió de viejo, acostadito en su cama bajo un techo de estrellas y altos sauces), aprovecharon el mandato popular del pueblo colombiano que en las urnas se expresó mayoritariamente por la paz. El candidato Horacio Serpa se equivocó en la lectura de ese mensaje. En cambio Andrés Pastrana Arango, con la habilidad de un felino, mandó a traer veinte docenas de cajas de tabacos habanos y una caja de relojitos suizos Rolex y, furtivamente, se metió al monte a tomarse unas fotos con Manuel Marulanda (Tirofijo) y su séquito de barbudos, todos fumando tabaco habano y luciendo en su muñeca unos relojes que, según se supo después con la muerte de Raúl Reyes, eran falsos. Chimbos. Eso sí, de la versión AAA, pero es que los farsianos no saben de eso.

Presentación1

Y ganó Pastrana Arango, hijo del expresidente Misael Pastrana Borrero.

Esta vez la historia se repite. Es la misma vaina. La decisión de los electores se buscará por el respaldo o rechazo de las negociaciones que se cumplen en La Habana, de manera que las Farc siguen incidiendo en las grandes decisiones políticas de los colombianos.

Lo grave es que la historia registra que, cuatro años después, cuando las Farc y sus principales líderes se burlaron del Gobierno de turno de mil maneras y los diálogos de Pastrana con las Farc fracasaron de manera vergonzante, el astuto zorro paisa Álvaro Uribe Vélez se aprovechó al máximo. Sí, señores, el fracaso de los diálogos del Caguán elevó a Uribe a las nubes con el discurso de que las acabaría y el país le acompañó en ocho años, pues la política de “Seguridad Democrática” tuvo siempre alto respaldo y sirvió para que Santos, el candidato de Uribe, ganara con el argumento de que habría continuidad.

En esta ocasión de nuevo las benditas Farc están a punto de ser el fiel de la balanza, como lo han sido en los últimos 16 años. Santos inició unas negociaciones con las Farc que están a medio camino y en sus discursos recientes señala que su reelección es necesaria para culminar la tarea y entregar un país sin violencia política (paz) y con prosperidad. Así lo reiteró en su alocución para anunciar al país su decisión.

Ahora entran a jugar su papel de pitonisa dudosa la cadena de encuestas. Como las que este jueves 21 en la mañana realizó el «noticiero-cháchara snob» de La W, en el cual los «chachareros», en su mayoría, criticaban a Santos por haber traicionado a Uribe, quien supuestamente lo llevó a la presidencia.

La disputa presidencial entró con fuerza. Y está tan candente que nadie se atreve a asegurar si alguno de los candidatos será capaz de ganar en la primera vuelta en mayo, o si es necesario que los dos primeros se vayan a un segundo round en junio.

Compartir.

Acerca del Autor

1. Rafael Sarmiento Coley

Director general de Lachachara.co y del programa radial La Cháchara. Con dos libros publicados, uno en producción, cuatro décadas de periodismo escrito, radial y televisivo, varios reconocimientos y distinciones a nivel nacional, regresa Rafael Sarmiento Coley para contarnos cómo observa nuestra actualidad. Email: rafaelsarmientocoley@gmail.com Móvil: 3156360238 Twitter: @BuhoColey

Los comentarios están cerrados

 Vulnerability scanner