Edward Snowden: el hombre más buscado del mundo

1145

Este norteamericano reveló el plan de escucha y espionaje masivo de los EE.UU.  

En mayo de 2013 Edward Snowden expuso ante el mundo lo que sería catalogado luego por  personal interno de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos (EU) como la fuga de información más importante en la historia norteamericana. Documentos ultra secretos confirmaron sus testimonios acerca del Proyecto de Inteligencia para Vigilar en Privado a los Ciudadanos (Prism, por sus siglas en inglés), para vigilar secretamente a ciudadanos estadounidenses, especialmente aquellos que mantuviesen relación con extranjeros o familiares fuera de las fronteras de EU, lo que se convierte en una posible red de espionaje global. Esto, lógicamente, convirtió a Snowden en blanco de las autoridades norteamericanas para llevar de manera directa a juicio por cargos como traición, por ser contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés). Tales noticias desencadenaron la serie de eventos que hoy se aprecian en noticiarios de todo el mundo.           

 El hombre más buscado del mundo

Edward Snowden

Edward Snowden

La trayectoria de Snowden y todo el revuelo acerca de las increíbles revelaciones lo llevo a Rusia, donde ha hecho la petición de asilo, debido a su actual estado de ‘criminal internacional’, no solo allí sino también en países como Austria, Bolivia, la República Federativa de Brasil, el Reino de los Países Bajos, la República Federal de Alemania, Francia, Italia, España, entre otros.Estos últimos tres países, acompañados de Portugal, fueron protagonistas cuando hace solo un par de días hicieron retrasar al avión del presidente boliviano Evo Morales, al impedir su aterrizaje para reabastecerse, debido a sospechas de que Edward Snowden se encontrara entre la tripulación. En efecto, el aterrizaje de la aeronave no se efectuó jamás, por lo que se vio forzada a aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Viena para repostar y así poder continuar su viaje a La Paz.

En respuesta a tal violación de las leyes aeronáuticas internacionales, los altos mandos del gobierno boliviano, indignados por tal curso de acción, tomaron cartas en el asunto de inmediato, alegando que tales acciones no se toman “ni en tiempos de guerra” (palabras de Álvaro García Linera, Vicepresidente de Bolivia.) Denunciando así a los cuatro países ante las Naciones Unidas. La excusa original para evitar el aterrizaje fueron el famoso cliché norteamericano de los problemas técnicos, pero las comunicaciones del avión presidencial con autoridades en tierra demostraron que a dichas naciones se les comunico malintencionadamente que Snowden estaría en la aeronave. Estados Unidos aseguro no haber influenciado de ninguna manera las decisiones de  estos países, las versiones oficiales respaldan tal aseveración y aún no se conocen sólidos motivos para que estos países actuasen de tal manera.

El 4 de julio de 2013, el diario francés ‘Le Monde’ se unió a la causa de Edward Snowden al acusar a la Dirección General de Seguridad Exterior francesa (Dgse, por sus siglas en francés), de ejecutar acciones similares a las desarrolladas por Estados Unidos. No obstante, el congreso estadounidense aprobó secretamente tales proyectos. Mientras que en Francia estarían siendo practicados de manera completamente ilegal. Estos escalofriantes sucesos ponen a muchos ciudadanos, no solo de EU o Francia, inquietos con justa razón. La idea del espionaje gubernamental parece salida de filmes de Hollywood, como ‘Control Total’, y también se ven altamente influenciadas por las leyendas urbanas que rodean este mismo tema. De cualquier manera, Edward Snowden detonó inequívocamente una serie de acontecimientos sin precedentes que por lo pronto no parece acabar.

¿Qué hay detrás del escenario?

evo MORALES AVION

La situación ocurrida el 3 de julio de 2013 con el impedimento del aterrizaje del avión del presidente Evo Morales despierta sospechas bastante grandes que recaen sobre ¿quién dio a orden? Y  ¿Por qué? Cuesta creer que cuatro países, de los cuales tres de ellos fueron objetivo del intento para encontrar asilo de Edward Snowden, hayan evitado el aterrizaje de un avión presidencial solo por problemas técnicos. Bolivia también recibió la solicitud de Snowden y cabe destacar que el avión partió de Rusia luego de que el presidente terminara con sus obligaciones agendadas en Moscú. Estados Unidos es entonces el causante de esta situación. Utilizando sus fuertes influencias diplomáticas ha evitado que estos países reciban un vuelo presidencial y, al mismo tiempo, evitan que Edward Snowden logre alcanzar asilo en cualquiera de los países a los que ha enviado una solicitud. Los conflictos a nivel de derechos humanos no dejan de generarse, no solo por el asilo sino, además, por la fuerte controversia acerca del derecho de libre expresión que rodea a este personaje.Expertos y analistas de todo el mundo están de acuerdo en que, más allá de las razones apenas obvias de querer llevar a un traidor a la justicia, “Estados Unidos está utilizando su fuerte influencia diplomática para encerrar a Edward Snowden en un aeropuerto ruso, y que la demora en una respuesta de asilo se traduce al miedo de lo que pueda pasar si haces enfadar al gigante norteamericano”.

El juego continua…

Como estudiante de Relaciones Internacionales, mis apreciaciones y la manera en que analizo sucesos como este se remite meramente a la manera en que actores del sistema internacional, como lo son en este caso cada uno de los países a los que ha llegado una solicitud, China, Rusia, Estados Unidos y por supuesto el mismo Snowden, convergen en un mismo escenario para desarrollar distintos papeles; pero en ocasiones es fácil notar como actores se convierten en simples marionetas a merced de quien,  gracias a guerras, sangre y fuertes conflictos además de un crecimiento sin precedentes, económicamente hablando, se convirtió en el coloso que desde la caída del muro de Berlín controla de manera bastante cómoda los hilos del sistema internacional. Es cierto que el preciado trono de Estados Unidos como cúspide política y económica a nivel mundial no tardara, según la opinión de respetados expertos en el campo, más de un par de décadas, aun así, lo que desde los noventa se ha visto es lo mismo que tuvo que experimentar el avión del presidente boliviano.

Todos le temen al Tío Sam

Nadie quiere vérselas con un titán enfurecido como lo es Estados Unidos. No hay país en el mundo al cual se le hayan permitido tantas violaciones, hayan salido a la luz pública o no, a principios tan esenciales como el de no intervención, y que hayan salido campantes sin ningún tipo de complicación mayor. En prácticamente todos los organismos multilaterales a los que pertenece la nación, su posición, aunque no queda evidenciada en las cartas y tratados, es más ventajosa y, además, de mayor relevancia, producto de enormes cuotas de financiamiento para dichas organizaciones y el ‘orgullo’ de poder llamarse vencedores en conflictos trascendentales. Es el caso de la ONU y el Consejo de Seguridad.Estados Unidos, además de Rusia, China, Francia y el Reino Unido, ocupa un lugar privilegiado en donde las mociones y decisiones que se quieran tomar deben ser aprobadas por todos estos cinco permanentes, donde el Consejo de Seguridad tiene quince miembros y diez de ellos rotan, mientras que estas cinco potencias deben estar de acuerdo. Si una de ellas no lo está, el proceso se cierra y, simplemente, no hay más nada que hacer.

Lo ocurrido en Siria meses atrás y que hoy es noticia todavía, guerra revolucionaria que deja cifras alarmantes de damnificados y muertos para las Naciones Unidas; la violación de derechos humanos es más explícita que nunca y el debate acerca de intervenir con un proceso de imposición de paz que apoyase a los rebeldes por parte de la ONU en compañía de la Otan, dejó de debatirse hace tiempo. Las pláticas y especulaciones no llevan a ninguna parte mientras que países que en ocasiones anteriores hubieran tomado partido en la lucha, no lo han hecho y se quedaron con los brazos cruzados.

Nadie quiere meter la cuchara

Es claro que intervenir arbitrariamente en conflictos internacionales es cosa del pasado, pero hay que analizar el por qué en un momento en donde el conflicto no parece terminar y la crisis humanitaria es evidente, las fuerzas defensoras del bien internacional no hacen más que encontrar excusas para no meter la cuchara.

la_casa_blanca_1280x960

Casa Blanca epicentro del poder del coloso del norte

Resulta que tres de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad no están de acuerdo debido a intereses particulares que podrían verse afectados por dicha intervención, tratándose de aliados fronterizos con Siria a los que no se les puede perturbar. Grandes refinerías petroleras y negocios multimillonarios con países de la liga Árabe, hacen que estos países insistan en la negativa dejando a su suerte este pequeño país mientras que Israel indiscriminadamente ataca a su vecino con ánimos de acabar el conflicto, sin tener en cuenta sus consecuencias futuras.

Edward Snowden es la marioneta que corto sus hilos cuando se sacudió de encima el control gubernamental que recaía sobre sus hombros, y la manera en la que Estados Unidos lidia con sus acciones es una prueba más de como este país y las élites mundiales mueven sus influencias para hacer que la comunidad internacional funcione a su merced, hasta donde la Carta de las Naciones Unidas lo permita. Saber que el mundo se mueve de tal forma no es nuevo, pero sí se mantiene como una situación que, gracias a las revelaciones de Snowden, llega a niveles alarmantes de preocupación. Más allá de los sucesos concernientes al señor Snowden, sus motivaciones, tendencias políticas o su futuro, este capítulo de las relaciones internacionales es ejemplo contundente de que “El juego de las Influencias” se mantiene igual que antes y los roles que se nos otorgaron  difícilmente se pueden cambiar.

 Cabos sueltos como Snowden hacen visible lo que para el común parece invisible. El mundo lo controlan los intereses egoístas de las naciones más poderosas, las teorías de las relaciones internacionales, en su mayoría, están de acuerdo con esto, y los ideales de todo un planeta, plasmados en tratados, conversados en cumbres  y debatidos con frecuencia, siguen siendo un sueño en construcción. La partida no se ha terminado y al tablero aún le quedan bastantes casillas por recorrer. El juego de las influencias sigue y no podemos asegurar quién ganará o perderá, sin importar quién esté hoy, o tal vez mañana, a la cabeza.

SAM_0766

Carlos Andrés Mejía Villanueva,

 

 

Escribió Carlos Andrés Mejía Villanueva,: estudiante de Relaciones Internacionales, Universidad del Norte, Barranquilla, Colombia. camv.04@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

Los comentarios están cerrados