‘Mañongo’ Valdés, entre la marihuana y el bazuco

4376

Pudo haber sido Campeón Mundial y ganar mucha plata, y hoy duerme en los andenes y deambula a pie pelado con los guayos en el hombro.

Por: Francisco Figueroa Turcios

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl boxeador Manuel ‘Mañongo’ Valdés deambula descalzo por  las calles del centro de Barranquilla, con sus guayos tenis en el hombro como su único patrimonio.

Este pugilista barranquillero le siguió los pasos al ex-campeón mundial Antonio Cervantes, el legendario Kid Pambelé, no en  las gestas  deportivas, sino en el mundo de la drogas. Hizo parte del grupo de boxeadores  que en el campo aficionado brillaron con luz propia en el concierto nacional al lado de Eliécer Julio, Simón Mejía y Julio Coronel, defendiendo los colores del Atlántico.

Eran las once de la mañana. Manuel se acababa de levantar, dormía plácidamente en un corredor de  calles 38 con carrera 46 de la capital del Atlántico. Estaba lúcido  porque  se le había pasado el efecto del último tabaco de marihuana que había consumido, según él, a eso de las tres de la mañana. Me reconoció y me dijo: “llegaste como mandado por Dios, tengo mucha hambre, no cargo una sola moneda pa’ comer, ni menos pa’ comprar un tabaco”.

Hizo una pausa y prosiguió: “no te tengo que echarte mentira, tú y Estewil (Quezada) fueron mis amigos periodistas cuando fui boxeador”.

La primera vez que fumó marihuana

OLYMPUS DIGITAL CAMERA‘Mañongo’ Valdés se quedó pensativo un momento…estaba retrocediendo el casette de su vida. Luego comenzó su relato de cómo ingresó al mundo de la droga..: «En el año 1994 en Estados Unidos, en el estadero del excampeón Mundial Roberto ‘Mano e´Piedra’ Durán, denominado ‘El bohío’. Fui invitado por unos amigos a una rumba. Nos tomábamos unos tragos. Uno de los que departía en la mesa con nosotros me llamó. Fuimos al baño y allí me ofreció marihuana. Yo estaba a tono con los trago y decidí recibirla para saber qué se sentía…allí comenzó para mí el infierno, porque hasta  hoy no he podido salir de este mundo”.

Manuel se  ha convertido en un habitante de la calle en los últimos nueve años y deambula por el sector del centro porque le queda fácil llegar a la zona deBarlovento. Allí compra la droga de acuerdo a lo que pueda obtener con las personas que lo reconocen y le regalan algo de dinero.

Comenzó con marihuana, ahora lo alterna con bazuco, que es lo peor de los alucinógenos. Por algo lo denominan ‘El campeón’, porque acaba con todos los que lo enfrentan. Manuel refleja en sus dientes un color marrón. Los tiene astillados como consecuencia del  consumo de la droga.

La gente lo reconoce como deportista, pero muchas veces lo tratan de evadir por el olor que emana, por los días y hasta meses que dura sin bañarse. Hoy es un indocumentado y más de una vez ha tenido contratiempos con la Policía. Primero empeñó la cédula para adquirir un pucho de marihuana y luego hizo lo mismo con el pasaporte para adquirir un poco de bazuco. «No tengo ningún documento de identificación, pero me acuerdo perfectamente del número de mi cédula y del pasaporte», añade ‘Mañongo’.

Al preguntarle si le proponen rehabilitarlo para que sea un hombre útil a la sociedad a sus 38 años, categóricamente responde: «las dos personas que me podían ayudar son Hugo Rivero, quien fue mi apoderado, hace poco me enteré que fue víctima de un atentado y es imposible que esté para estos menesteres; y Billy Chams, otro gran amigo que me ayudaba mucho, se murió».

Manuel espera que ojalá una entidad del Estado asuma su caso, pues al fin y al cabo se trata de un boxeador que en su momento fue brillante y merece la pena salvarlo del infierno de las drogas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(Próxima entrega: De consumidor a «mula»)

Compartir.

Acerca del Autor

Chachareros

Chachareros es una invitación a que todos nos envíen sus artículos. La Cháchara los recibe con gusto

8 comentarios

  1. Avatar

    Què horror tener que contemplar en ese estado a los deportistas que le han dado gloria al país. Pero esta crónica de Francisco toca las fibras y sería bueno que alguna fundaciòn le abriera las puertas a MaÑongo.

  2. Avatar
    orlando delgado el

    falta de educacion de nuestros deportistas,se pierden valores importantes por fisica ignorancia…

  3. Avatar
    Efrain Peñate R el

    Sugiero a Figueroa Turcios y a Estewil de quienes el afectado ex deportista dice que son sus amigos, tomar contacto con la oficina pertinente de la Alcaldía en la que han encaminado, a pedido del Presidente Santos en vista del exito del plan restaurador de bazuqueros de «El Cartucho» de Bogota, un operativo bien intencionado, programa en el que cabe este desposeído, no sin antes investigar en que clase de holgura economica andan quienes lo introdujeron a este mundo y le proporcionan el veneno, a fin de conminarlos a que le devuelvan algo de lo que obtuvieron como ganacias del trafico de estupefacientes. Algo en plata, para que lo doten de ropa, calzado y garantia de aseo diario, ademas de alimentacion .
    Peñate

  4. Avatar
    Guillermo L. Barrios M. el

    Un buen periodista es un comunicador social, en la exposición es claro, al alcance de todos los lectores, y en la proposición es moralizante y misericordioso. De estos dos factores redunda el tema de Francisco, hasta nos hace sentir incómodos en la conciencia por estar lejos y no poder ayudar al ex boxeador que no puede salir de las cuerdas donde lo arrinconó el vicio.

  5. Pingback: ‘Mañongo’ Valdés, de consumidor a ‘mula’