Mompox se viste de Jazz

8863

Un recorrido por el río Magdalena hasta los cimientos del Jazz en la depresión Momposina.

Quizás ninguno de los músicos que hicieron la travesía por el río Magdalena, ni los periodistas, ni los invitados, ni los espectadores del propio municipio, sepan que el primer Festival de Jazz de Mompox nació en la casa de Walter Gurth; un austríaco que cruzó el mundo “abandonando la modernidad” para, después de diez años de bitácoras marinas, cambiar su velero por una casa colonial abandonada en la ribera polvorienta de la Depresión Momposina.
Walter restauró esa casa y abrió un restaurante donde ofrece pizzas y otras comidas que él mismo prepara. Un día, atraído por la creciente fama del austríaco, el actual Gobernador de Bolívar, Juan Carlos Gossaín, fue a visitarlo. Desde entonces, entablaron una amistad en la que recorren el arte y la cultura (el Gobernador tiene una Maestría en estudios culturales).
En esos recorridos surgió la inquietud de hacer algo para promover el turismo de Mompox, manteniendo la cultura como eje del municipio. “La respuesta fue el Jazz”, dice el músico y carticaturista José Alberto Martínez, mejor conocido como “Betto”, director artístico del Festival. Y añade: “el jazz y el blues tienen el espíritu aventurero, libre y entrañado del río, igual que el espíritu que vive desde siempre en esta ‘ciudad valerosa’”.
Si se cumple la promesa del Gobernador Juan Carlos Gossaín, de mantener la continuidad del Festival, miles de visitantes podrán disfrutar los colores con los que el jazz pinta a este patrimonio de la humanidad que es Mompox; una historia palpitante en las calles, en las casas coloniales, en la gente, lo cual obliga a pensar que allí, hace mucho tiempo, ocurrieron cosas importantes y legendarias. Eso se respira en el aire y se mete por los vericuetos del alma.
Especialmente los niños abarrotaron las primeras filas de la presentación del maestro sucreño del jazz, Justo Almario, y bailaron al son de un género musical nuevo para ellos, que ahora hará parte de su naciente formación cultural. “Desde que tengo uso de razón, no había visto algo así en el pueblo. Es lo mejor que han hecho”, expresa convencido un niño, siguiendo el paso al saxofón.
Puede que las próximas generaciones no recuerden la anécdota de cómo nació el Festival de jazz de Mompox. Tal como ocurrió con la historia del famoso Festival de la Leyenda Vallenata, contada hoy desde Valledupar sin que se reconozca al árbol frondoso de Aracataca, Magdalena.
Cuentan los que saben, que un día de 1968, bajo esa sombra centenaria, Álvaro Cepeda Samudio organizó una parranda tan grande de acordeoneros en honor a su amigo, Gabriel García Márquez, que de ahí surgió la idea de continuarla para conmemorar “Cien años de Soledad”.
Ya ha empezado esta historia de Jazz en las riberas del Magdalena. Tal vez le ocurra también a ella lo que suele ocurrir en Mompox, donde “se acuesta uno y amanecen dos”.
Compartir.

Acerca del Autor

4. Jorge Mario Sarmiento Figueroa

Periodista y poeta. Editor General de Lachachara.co y conductor del programa radial La Cháchara, por 94.1 Uniautonoma FM Stereo. Desde los 8 años, siendo reportero radial de Voz infantil y presentador del noticiero de televisión infantil, Chiquinoticias, ha construido una experiencia de 20 años en medios de comunicación. Se ha desempeñado también como comunicador en empresas y catedrático universitario. Email: jorgemariosarfi@gmail.com Tw: @jorgemariosf

557 comentarios

  1. Pingback: Herve Leger Bandage Dresses